Inicio > Análisis > Pokkén Tournament

Pokkén Tournament

En los últimos años la saga Pokémon ha mutado de forma considerable, abarcando más géneros de los habituales y haciendo partícipes a los jugadores de títulos realmente variados. Ha sido una respuesta a la necesidad de los propios usuarios, que también han cambiado con el paso de los años. Estos han crecido y madurado, por lo que han sentido interés en experiencias alternativas. El original Pokémon Conquest de Nintendo DS, que no llegó a ser lanzado en España, fue una clara demostración de ello. Y hoy analizamos otro juego que también se convierte en un claro exponente de este afán por buscar nuevas experiencias. Hablamos de Pokkén Tournament, un juego de lucha desarrollado por Bandai Namco Entertainment que proporciona una experiencia que nos ha tenido absorbidos durante los últimos días.

Muy a nuestro pesar, nos da la sensación, y esperamos equivocarnos, de que Pokkén Tournament acabará siendo un título que pase sin recibir la gloria que merece. Es posible que sea “el Pokémon de lucha”, sin más, cuando nosotros lo definiríamos como uno de los juegos más potentes de Wii U en este 2016. Y no se nos va la rosca al afirmar esto, solo hay que invertir unas horas en él para saber que esto es así de manera inequívoca. Principalmente porque podemos decir, por otro lado, que es uno de los mejores juegos de lucha 3D que hemos visto en mucho, mucho tiempo.

Influencias de las mejores sagas

Hubo quien pensó que Pokkén Tournament sería “un Tekken de Pokémon”, pero al final Bandai Namco se ha dejado influir por muchos otros títulos de lucha. Hay momentos en los que este juego de Pokémon nos parece un Street Fighter más puro que Street Fighter V, aunque eso suene extraño. Y en otras situaciones tenemos la sensación de estar ante un juego influido del espíritu de The King of Fighters o de Marvel vs Capcom. Por supuesto, también tenemos amplias dosis de Tekken que confluyen en una mezcolanza de estilos de combate donde en algunas ocasiones nos vienen a la cabeza momentos hasta de la saga Psychic Force. Nos da la sensación de que el equipo de desarrollo ha estudiado muchísimo a la hora de definir el estilo jugable de este título del universo Pokémon. Y eso es algo que nos parece estupendo, porque el resultado es de categoría.

Los combates se dividen en dos fases: la cercana y la lejana, por explicarlo fríamente. Tenemos distintos movimientos y combos en cada una de ellas, por lo que conviene analizar bien a nuestro personaje a fin de no quedarnos nunca vendidos y saber siempre cómo reaccionar. El cambio entre las dos fases se produce de manera orgánica a medida que vamos luchando dependiendo de los golpes que demos y recibamos. En larga distancia podremos sacar partido de técnicas de disparo más pronunciadas, mientras que en distancias cortas habrá que sacar cerca a nuestros mejores combos para empalmar una y otra vez a nuestro rival, a ser posible sin dejarle caer al suelo una vez logremos levantarle.

Combates que sorprenden por su profundidad

Como buen juego de lucha sesudo y denso, tenemos todo tipo de movimientos a los que recurrir a lo largo de los enfrentamientos. Por ejemplo, podemos usar counter con el que quitarnos de encima al rival o hacer agarres para romper la defensa del enemigo que tenga costumbre de protegerse demasiado. También disponemos de un pokémon de apoyo al que podremos invocar cuando se llene la barra de energía pertinente. Las ayudas que nos proporcionan estos pokémon son variadas. En algunos casos veremos cómo el pokémon en cuestión ataca por nosotros, mientras que otras veces nos curará o nos potenciará de distintas maneras.

Estos pokémon de apoyo vienen siempre en pareja y podemos cambiar entre ellos en cada round. Es importante que seleccionemos una pareja a la que podamos sacar partido en cuanto a sus habilidades y que no nos dejemos influir por su aspecto. Esto último es lo que lleva a que la pareja formada por Cubone y Diglett sea una de las más usadas por mucho que su atractivo, por ejemplo, sea inferior al de las formadas por Espeon y Umbreon (por citar solo un caso). A nosotros nos ha sido especialmente útil el uso de Ninetales, puesto que tiene un ataque que paraliza y que nos permitía empalmar el especial de Gardevoir, nuestro pokémon de combate. Es bueno ir probando hasta dar con la mejor combinación, sobre todo teniendo en cuenta que las parejas se van desbloqueando a medida que jugamos.

A la hora de luchar también tenemos un estilo de combate que personalizamos para nuestro entrenador (y cuya variedad también se va desbloqueando) y el nivel del pokémon, que va creciendo mientras jugamos. Cada vez que subamos de nivel podremos repartir un punto en varias características, tanto fuerza y defensa como la afinidad de sinergía que tengamos, lo que será más útil en el momento de activar el modo especial del pokémon. Hay que decir, eso sí, que para subir de nivel hemos encontrado el modo multijugador muy útil, siendo el mejor lugar a la hora de aumentar niveles a destajo.

Volviendo a los combates nos queda hablar del modo de activación del pokémon que controlemos, en el cual podemos entrar al llenar la barra de sinergía. El efecto que se produzca depende del pokémon, pero siempre tenemos más fuerza y resistencia. En algunos casos veremos la evolución del personaje, mientras que en otros no notaremos un cambio físico apreciable. Lo que sí tendremos será la oportunidad de lanzar el ataque especial del pokémon, que viene acompañado de su breve secuencia animada. No importa si lanzamos el ataque al inicio de la activación del modo, puesto que este no se desactivará de inmediato, sino que seguirá activo hasta que perdamos la barra de sinergia que irá bajando de forma progresiva. Podemos jugar con la posibilidad de usar la técnica especial en cualquier momento para lanzarla cuando más nos convenga, dado que en algunos casos tiene capacidad para reducir la sinergia del rival o para aumentar la nuestra. Estos ataques especiales son espectaculares y quitan mucha vida, por lo que conviene intentar empalmarlos dentro de un combo para que no haya manera de bloquearlos.

Una gran serie de posibilidades

Podemos decir que Pokkén Tournament tiene más profundidad en cuanto a modos de partida que muchos de los otros juegos de lucha que hemos visto recientemente en el mercado. Y ya sabéis a qué nos referimos. Tenemos un excelente (aplauso) modo historia en el cual vamos participando en ligas y torneos para mejorar nuestro rango mientras como telón de fondo se va desarrollando una historia con el Mewtwo oscuro. No es que el argumento sea espectacular, pero resulta más que suficiente para que tengamos un objetivo a la hora de combatir y combatir. Además, las ligas clasificatorias se disputan con rangos de puntuación al puro estilo Mario Kart y tiene algo que engancha, mientras que en los torneos no podemos perder ni siquiera una vez. Esta filosofía juega totalmente en contra del “pierdo y continuo y no pasa nada” de otros títulos de combate, lo que resulta muy agradable.

Desde el menú central podemos hacer varias visitas por el mundo de Pokémon. Una de nuestras preferidas es la que nos lleva al fondo de personalización que tiene el juego. Otro aplauso, bien sonoro por favor, para quien tuvo la idea de permitirnos personalizar tantas cosas y coleccionar tantos objetos desbloqueables. Nos encanta. Podemos editar a nuestro entrenador-entrenadora y también a nuestra guía (la chica que nos acompaña a lo largo de la partida dándonos información). El grueso de la personalización se lo lleva el entrenador, accediendo a un abanico de prendas, accesorios, estilos de pelo y demás que no tiene nada que envidiar ni a los juegos con los editores más burros. Estos elementos de personalización se tienen que desbloquear y se pueden comprar con dinero en la tienda o ganar como bonificaciones mientras jugamos.

También podemos poner 5 amiibos una vez al día para llevarnos 5 de estos desbloqueables. Por otro lado, cabe decir que entre los desbloqueables también hay cientos de títulos para personalizar nuestra ficha de personaje. Con ella nos presentaremos en el modo online.

Luchando contra otros jugadores

El modo online (bendita Nintendo por permitirnos probarlo) nos ha dejado totalmente satisfechos. Primero, no hemos tenido ni un problema de conexión jugando por Wi-Fi. Segundo, hay un sólido sistema que nos permite jugar contra la computadora mientras esperamos a que alguien se conecte y le de al botón de buscar partida. En nuestro caso nos pasamos una mañana jugando contra alemanes y nos lo pasamos genial. Hay varios modos donde combatir, siendo especialmente interesante el modo donde las victorias nos permiten subir de rango para ir progresando. El juego mide nuestra clasificación para que, si así lo deseamos, nos enfrentemos con jugadores de nuestro nivel. En el multijugador es donde se ven las perrerías máximas que ofrece el juego y hay momentos en los que nos dio la sensación de estar luchando contra auténticos Ryu y Ken cuando nos enfrentábamos al Blaziken de los alemanes.

Como decíamos antes, en el multijugador podréis subir el nivel de vuestro pokémon de una manera escandalosa. Y a todo esto, ¿sabéis que aún no hemos dicho cuántos personajes jugables hay? En total tenemos 16 distintos, con una selección que incluye pokémon de distintas épocas y estilos. Quizá nos ha parecido un poco exagerado introducir a Pikachu enmascarada teniendo en cuenta que tampoco hay tantos personajes disponibles (aunque jugablemente se diferencia mucho del Pikachu normal), pero hay que entender que en el arcade fue un añadido de después del lanzamiento. En cuanto a Mewtwo oscuro, no os preocupéis si no tenéis la tarjera amiibo, puesto que con ella lo único que hacéis es desbloquearlo antes. Nintendo no os va a dejar sin el gusto de probarlo, pero tendréis que invertir unas horas en conseguirlo.

Pokkén Tournament tiene una gran personalidad

Esperábamos que el juego nos dejara una buena sensación, pero al final lo que nos ha propuesto este título de Bandai Namco está por encima de las expectativas que teníamos. Es un juego de lucha muy sólido, con un sistema de juego profundo que puede llegar a resultar incluso complicado (esto no va de aporrear botones precisamente…) y modos de partida a los que dedicar nuestro tiempo. Gráficamente es una delicia, destacando sobre todo los escenarios y las animaciones de los personajes, mientras que la banda sonora tiene un corte animado y rítmico que encaja muy bien en los enfrentamientos. Se incluye audio en inglés o japonés (sí señor) y el modo online es sólido gracias a un buen matchmaking, distintas opciones de partida y estabilidad en las conexiones.

Nos falta una mayor cantidad de personajes teniendo en cuenta las muchísimas posibilidades que ofrece el mundo de Pokémon, eso no lo vamos a negar. Y quizá le hubiéramos dado alguna utilidad mayor a los amiibo, porque hay momentos en los que se nos queda cara de “jo, quiero usar más de 5 al día” o de “los de Pokémon no hacen nada especial”. Pero más allá de esto, mucha atención, porque es un must have para este 2016.

Resumen
Pokkén Tournament es un excelente juego de lucha con suficiente contenido y profundidad como para encantar no solo a los fans de pokémon, sino a los amantes del género.
Lo mejor
  • Un estilo de combate profundo y sesudo con grandes influencias
  • La presentación del juego y sus posibilidades
  • El modo online va de lujo
Lo peor
  • 16 personajes saben a poco
  • Los amiibo podrían ser más útiles
9.0
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 9
Sonido - 9