Inicio > Análisis > Rabbids 3D

Rabbids 3D

Los conejos más locos de Ubisoft se estrenan en Nintendo 3DS con un juego de plataformas de auténtico sabor a divertido clásico.

Rabbids 3D Portada

Título: Rabbids 3D
Nota: 80
Plataforma: 3DS
Artículos
Género: Plataformas
Imágenes
Lanzamiento: 25/03/11 | 10/04/11 | 24/03/11
Vídeos
Desarrollador: Ubisoft Casablanca
Trucos
Editor/Distribuidor: Ubisoft/Ubisoft
Saves
CÓMPRALO:

Ubisoft ha sido una de las empresas que más han apoyado el lanzamiento de la nueva consola de Nintendo, y lo han hecho aprovechando el tirón de algunas de sus marcas más famosas. Los rabbids, esos conejos locos, que dieron sus primeros pasos en compañía de Rayman, protagonizan un juego de plataformas de lo más divertido. Se trata de Rabbids 3D, un título totalmente original, desarrollado desde cero para la ocasión, que nos permite adentrarnos en una emocionante aventura plataformera de corte clásico y adicción garantizada.

JUGABILIDAD

Nos temíamos que Ubisoft Casablanca, la desarrolladora de Rabbids 3D, creara otro recopilatorio de minijuegos inspirándose en las últimas entregas protagonizadas por los conejos. Pero en lugar de esto, que no hubiera sido tan extraño, nos ofrecen un juego de plataformas totalmente nuevo, con mucha diversión y estilo. Es un juego de plataformas de los clásicos, de los desarrollados en scroll horizontal y con jugabilidad de dos dimensiones, de esos que ya no se ven a menudo y que desgraciadamente no despiertan pasiones entre los medios especializados más hardcore.

Pero Rabbids 3D es un juego dirigido a todos los públicos, especialmente a los más pequeños de la casa, quienes se van a encontrar con cuatro mundos distintos dotados de un buen número de niveles en cada uno. La progresión es amena y adictiva. Vamos recorriendo mundo por mundo, recogiendo objetos y desbloqueando niveles ocultos, además de conseguir cada vez más prendas y disfraces con los que personalizar a los rabbids. También desbloquearemos fotografías y figuras, añadiéndose así una mayor rejugabilidad para mantenernos interesados a repetir los niveles una y otra vez hasta completarlos al máximo.

El sistema de juego es el clásico de los juegos de plataformas más legendarios y tradicionales. Manejamos a un rabbit, que puede saltar y atacar, además de realizar otros movimientos y acciones, para llegar al final de cada una de las pantallas. En ocasiones participaremos en pantallas especiales y habrá modo contrarreloj y misiones adicionales en las que recoger patos en tiempo límite, eliminar enemigos lo más rápidamente posible, o terminar el nivel en cuestión sin perder ninguna vida. El sistema del juego se fundamenta en unos controles muy sencillos. Saltaremos con un botón y golpearemos con otro. El rabbit avanza a una elevada velocidad, así que no es necesario mantener ningun botón secundario para ir más rápidos. Lo que sí podremos hacer será espachurrar a enemigos cayendo desde el aire (o romper cajas del suelo), deslizarnos cuando pasemos por una pendiente, agarrar y lanzar objetos, y lanzar golpes aéreos. Son movimientos de lo más sencillos, por lo que en pocos minutos habrán aprendido a utilizarlos todos los jugadores.

A lo largo de la partida, además de recoger objetos de puntuación y vida, podremos conseguir potenciadores que nos darán habilidades especiales durante un tiempo limitado. Por ejemplo, la invencibilidad, para que nadie nos pueda tocar, o el supersalto, con el que será más fácil alcanzar zonas elevadas donde nos estén esperando objetos de bonificación. Por otro lado, no hay que olvidar la gran cantidad de objetos y disfraces con los que podremos personalizar el aspecto del rabbid protagonista.

GRÁFICOS

Puede parecer un juego sencillo, especialmente porque opta por una presentación de scroll horizontal, pero lo cierto es que Rabbids 3D hace muy buen uso del potencial de Nintendo 3DS. Los escenarios son complejos y están muy detallados, con gráficos coloridos que brillan especialmente en cuanto a los fondos. Estos se disfrutan especialmente gracias a las tres dimensiones, creándose un excelente sentimiento de profundidad, y siendo posible sobresaltarnos incluso por elementos que aparezcan por el fondo y que no llegarán a tocarnos, pero que sí lo parecerá. Entre otras cosas, los dinosaurios del mundo de la prehistoria, o los escorpiones que se pegarán a la pantalla en el mundo de Egipto, serán algunos de esos pequeños detalles visuales que aprovecharán el potencial de las 3D. Cuando perdamos una vida, por otro lado, veremos cómo el rabbid se estampa en la pantalla con un más que gracioso efecto en tres dimensiones. En términos generales, y dejando de lado las 3D, los decorados son de un alto nivel de detalle y cuentan en ocasiones con rutas alternativas para alcanzar la meta, lo que es una buena forma de animarnos a rejugar los niveles. Por otro lado, las animaciones de los rabbids que aparecen son tan divertidas como de costumbre, y los extras visuales, como las fotografías, ayudan a aprovechar la gran comicidad de estos singulares personajes.

MÚSICA & SONIDO

A los rabbids no les vamos a entender, porque como de costumbre no hablan, sino que se limitan a gritar de manera alocada sin ningún tipo de sentido. A estas voces a modo de gritos de pánico se les unen unos más que apropiados efectos de sonido, y una banda sonora animada y simpática que pega perfectamente con los distintos mundos en los que nos vamos introduciendo. Estas canciones son pegadizas y hacen un papel más que efectivo.

CONCLUSIÓN

Puede no plantear el sistema de juego más revolucionario, pero los juegos de plataformas existen y seguirán existiendo porque ofrecen gran diversión de manera inmediata. Rabbids 3D gustará a los amantes más acérrimos del género y a los más pequeños de la casa, sobre todo por su gran cantida dde contenido. Al modo principal, con cuatro mundo y decenas de niveles, se les unen los modos secundarios, como el misiones y el contrarreloj, además de los distintos desbloqueables, quedando un resultado de lo más efectivo. Por otro lado, hay que aplaudir el esfuerzo de Ubisoft por innovar con estos simpáticos personajes, que últimamente se han limitado demasiado a los recopilatorios de minijuegos, cuando títulos como Rabbids 3D demuestran que son capaces de muchísimo más.