Inicio > Análisis > Resident Evil 4

Resident Evil 4

¡Cuánto disfrutamos en el pasado recorriendo la mansión Spencer y Raccoon City! ¡Y cuánto sufrimos! Han pasado veinte años desde aquel primer Resident Evil y muchos han sido los cambios y polémicas de la saga. Pero nada puede empañar este veinte aniversario, o por lo menos no más de lo que lo empañó ya Resident Evil Umbrella Corps. Son muchos los que acusan a la saga de dejarse llevar por los derroteros de la acción en sus últimos títulos y de olvidar las raíces del survival horror. Por eso, con motivo de este vigésimo aniversario, Capcom nos ha deleitado con la llegada de Resident Evil Zero a PS4 y Xbox One, acabando así su exclusividad con GameCube, igual que hizo el remake del primer Resident Evil el año pasado.

Algunos aseguran que esta es la única forma que tiene Capcom de volver a deleitar a los fans, remasterizando los clásicos. Luego llegó el anuncio de Resident Evil 7 que nos dejó a todos patidifusos por olvidarse de la acción, la tercera persona y las cámaras fijas y acercándose más a los títulos de terror actuales en primera persona, al estilo P.T. Aquí hay polémica para rato, y por eso, mientras debatimos si son mejores las cámaras fijas, el terror o la acción, no hay un plan mejor que rememorar otro de los Resident Evil que nos han llegado remasterizados, el que para muchos tiene el término medio entre acción y survival, convirtiéndose así en uno de los más equilibrados: Resident Evil 4.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-001

Capcom ya sacó con anterioridad este mismo año en PS4 y Xbox One Resident Evil 6 y Resident Evil 5, en ese orden, por lo que le tocaba el turno a Resident Evil 4. ¿Qué tal habrá envejecido? ¿Cuánto han tocado el juego en lo visual? ¿Incluye alguna novedad respecto a las versiones clásicas? Vamos a descubrirlo.

Recordando el clásico

Resident Evil 4 fue uno de los títulos de la saga que tuvo la exclusividad de GameCube cuando llegó al mercado en 2005, y también fue el primero que la perdió, llegando unos meses después a PS2. Este título fue clave en la saga por ser el primero, tras el tibio Code Veronica, en abrazar un concepto más cercano a la acción. Aunque en cierto modo Resident Evil 3: Nemesis ya era un juego que se acercaba a la acción, aunque mantuviese las cámaras fijas y los sustos puntuales, y tampoco Resident Evil 4 era un juego con acción desbordante como veríamos en las dos entregas numéricas subsiguientes. Lo que más chocaba era su cambio de look, modificando las cámaras fijas por los escenarios tridimensionales y la cámara al hombro, cambiando zombis por infectados y añadiendo secuencias quick time events.

Recordemos también que éste fue el último Resident Evil desarrollado por Shinji Mikami, creador de la saga, por lo que para muchos aquí terminó la esencia de ésta y el equilibrio se perdió. Nosotros, rejugándolo, lo hemos visto de otra forma. Pero antes vamos a recordar de qué iba su argumento para ponernos en situación.

Tras los acontecimientos de Resident Evil 2, Leon S. Kennedy viajaba a un país europeo (no lo especifican, pero se trata de España, o de lo que Mikami piensa que es España). A ritmo de flamenco y junto a unos policías de lo más groseros que te puedes echar a la cara, Leon llega a un pueblecito de la España profunda plagada de aldeanos infectados por algo peor que el cuñadismo español, Las Plagas, unos parásitos que controlan tu voluntad, convirtiéndote en algo similar a un zombi, pero que corre, habla (aunque no en la lengua que debiese) y porta armas.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-002

Detrás de esta infección se encuentra la secta conocida como Los Iluminados, de Saddler, un loco que quiere acabar con la mayor potencia mundial, Estados Unidos, para lo que ha secuestrado a la hija del presidente del país, Ashley Graham, la “causante” de que Leon se adentre a un pueblo de nuestra querida Península Ibérica casi tan peligroso como Tordesillas. Durante el desarrollo del juego nos enfrentamos a los infectados con un arsenal amplio de armas de fuego (algo que no era nuevo en RE) compuesto por diferentes tipos de pistolas, escopetas, fusiles, rifles, granadas (fragmentación, incendiaria y flash) y hasta lanzamisiles que íbamos comprando y mejorando con dinero (nuestras queridas pesetas) a un misterioso y ya icónico buhonero, personaje mítico de los videojuegos donde los haya. Al buhonero también le podemos vender objetos que tengamos (curativo, municiones, armas…), pero nunca le podemos comprar nada que no sean armas o mejoras para éstas, así que las hierbas y los sprays curativos, además de la munición, las tenemos que ir cogiendo del suelo.

Al amigo Leon se le ponen las cosas duras

Los enfrentamientos son numerosos, y en ellos notamos los efectos de nuestros disparos según la extremidad a la que disparemos, pudiendo tirar al suelo o tirarles las armas que portan (generalmente, hasta cerca del final del juego, usan armas blancas). No son combates que agobien como los de los zombis, pero los infectados también pueden ser pesadetes. Además, cambian de estilo de combate (y hasta de frases) según el escenario en el que nos encontremos.

Posiblemente, una de las cosas que más podemos agradecer del juego, y que nos recuerda a los clásicos, es la presencia de puzles, que desaparecerían en los próximos. No son puzles ni mucho menos complicados (aunque la saga RE nunca tuvo puzles tan difíciles como los de Silent Hill), pero se agradece que nos hagan pensar un poquitín o dar algún paseíllo en busca de una solución.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-003

Uno de los elementos más acertados del juego fue, y sigue siendo, la gestión del inventario, el que más nos ha gustado de la saga. En los RE clásicos era tan pequeño que teníamos que dejar objetos en el suelo o saber cuándo cogerlos para que no nos ocuparán a lo tonto hasta necesitarlos, en Resident Evil 4 en cambio lo gestionamos de verdad, no dejando en el suelo objetos hasta el momento idóneo, sino colocándolos muy bien gestionando las casillas, cambiando su y agrupándolos por tamaños, convirtiendo esta gestión del inventario (o maletín, que además podemos ampliar pagando al buhonero) casi en un minijuego. Otro elemento clásico que se mantuvo fueron las máquinas de escribir para guardar la partida, solo que esta vez hay a patadas y no se necesitan cintas para poder guardar, así que podemos hacerlo a lo loco.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-004

Según vamos avanzando recorremos el pueblo, un castillo o una mina, nos enfrentamos a aldeanos, sectarios o soldados y conocemos a villanos que se convierten en jefes finales monstruosos como el alcalde Bitores Méndez, Ramón Salazar o Jack Krauser. No faltan tampoco personajes que ya eran clásicos como Ada Wong o Albert Wesker y nuevos como Ashley Graham o Luis Sera (nuestro querido policía madrileño). Y sí, puede que a veces resulte algo molesto proteger a Ashley, pero, paradójicamente no molesta tanto como Sheva en RE5 (que se defendía), pues a Ashley solo hay que mandarla esconderse en algún contenedor. ¡Y ni se os ocurra mirarle las bragas cuando esté en un lugar elevado!

Hoy día así es como lo vemos

En su día todo esto nos encantó, y hoy nos sigue gustando, pero no de la misma manera. Muchos alaban que es el RE más equilibrado, pero, al final, lo que hace es mantenerse a medio camino entre ambos “mundos” y no nos encontramos ni ante un survival horror ni un gran juego de acción. De hecho, nos atrevemos a escribir sin que nos tiemble el pulso que como juegos de acción son mejores el 5 y el 6, como Resident Evil ya no decimos nada que no queremos que nos persigáis antorcha en mano como los infectados. Los años le pesan y Resident Evil 4 ha envejecido un poco mal, sobre todo en cuanto a controles se refiere, que, para lo que estamos acostumbrados hoy día, resultan incómodos (correr manteniendo un botón, tener que girar al personaje para apuntar, no movernos al apuntar…) por lo menos en las remasterizaciones del remake del primer RE y del RE Zero podíamos cambiar entre control clásico y uno nuevo actualizado.

Y en cuanto ambientación, por una parte es impresionante y da mal rollito, y por otra roza lo ridículo y esperpéntico: españoles hablando español neutro, enemigos repitiendo frases constantemente como: “cogeslo, cogeslo, cogeslo, cogeslo” o “morir es viviiiiir” con acento sudamericano, pesetas en el año 2004, lingotes de oro que valen 5000 pesetas y cofrecitos con unas pocas monedas que valen 50.000… es un cúmulo de absurdos, pero que al final hacen gracia y son estas cosas las que, sobre todo en nuestro país, han convertido al juego en un icono del sector que merece la pena vivir en nuestras carnes. Todos debemos escuchar, al menos una vez en la vida, cómo nos dicen eso de: “detrás de ti, imbésil”.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-005

Y, ¿qué incluye este remaster a mayores? Nada. Cierto es que los contenidos protagonizados por Ada Wong, Separate Ways (un pequeño modo historia desde la perspectiva de Ada paralelo al de Leon) y Assigment Ada (manejamos a Ada en la mina poniendo bombas en la isla) que incluye este remaster, y que ya vimos en 2005, hoy día serían DLC que nos hubiesen vendido aparte y que en una edición remasterizada nos hubieran vendido junto al juego. Tampoco le falta el mítico modo Mercenarios.

A pesar de haber pasado 11 años no creáis que visualmente ha envejecido tan mal, y con el pequeño pulido que nos trae el remaster detallando más las texturas y haciendo correr el juego a 1080p y 60 frames la cosa mejora, aunque haya fallos en algunas texturas, algún parpadeo o expresiones faciales de los personajes faciales mejorables. Con todo, no escandaliza negativamente para lo que estamos acostumbrados hoy día.

Puede que tenga sus defectos, que en algunos apartados le pesen los años, que el argumento se desmadre un poco (más se desmadraría más adelante con Resident Evil 6), pero el caso es que estamos ante un juego muy disfrutable, equilibrado en su ritmo, con momentos chulos como la parte de los láser o el combate a cuchillo vía QTE entre Leon y Krauser, y momentos inolvidables gracias a la localización “española” y las frases de los infectados. Si no lo habéis jugado nunca en alguna de sus muchas versiones (GameCube, PS2, Wii, PS3, Xbox 360, PC…) tenéis la oportunidad perfecta de hacerlo ahora en PS4 y Xbox One y deleitaros cuando un infectado os diga: “te voy a haser picadillo” antes de hacerle picadillo vosotros a él.

resident-evil-4-hd-ps4-xo-006

Resumen
Con este remaster de Resident Evil 4 volvemos a disfrutar del último RE de Mikami, al que le notamos más sus defectos, pero con el que seguimos disfrutando.
Lo mejor
  • Buen ritmo y algún momento memorable
  • Visualmente disimula muy bien el paso de los años y no resulta dañino a la vista
  • Poder (RE)vivir un icono de la saga y hasta de los videojuegos
Lo peor
  • Ha envejecido mal en algunos aspectos como el control
  • No incluye nada nuevo que no viésemos en su día, aunque no faltan los modos de Ada o el Mercenarios
  • A veces da vergüenza ajena por los fallos garrafales de localización, pero al mismo tiempo es lo que le da ese encanto tan especial. Y recuerda: puedes correr, pero no te puedes “escondir”
7.4
Jugabilidad - 7.8
Gráficos - 7
Sonido - 7.2

1 Comentario

  1. Buen sitio amigo.

    Es es único juego que he jugado en la ps2 y en la pc, Y el modo que as disfrute es en los extras. expero disfrutar posteriormente el resident evil 5.

Los comentarios están cerrados para esta publicación