Inicio > Análisis > Return to PopoloCrois: A STORY OF SEASONS Fairytale

Return to PopoloCrois: A STORY OF SEASONS Fairytale

¿Alguien en la sala con ganas de un buen RPG? Entonces atentos a la interesante propuesta de Marvelous al juntar el modo de juego de dos sagas muy distintas como son el RPG PopoloCrois y el simulador de granjas Story of Seasons (antes conocido como Harvest Moon). Seguramente muchos aquí presentes no conozcan la saga PopoloCrois, la cual consta de 5 entregas en su historia principal, con mangas o incluso con dos series de anime (una de ellas llegó a España). Pero ahora Nintendo nos trae desde el inicio la historia del príncipe Pietro y su épica aventura de vuelta a casa para salvar su reino junto a los fieles amigos que va encontrando en su aventura.

Que no os confundan las entregas de Rune Factory, donde también podíamos disfrutar de simulador de granjas y RPG, este título es completamente diferente a lo que estábamos acostumbrados en la franquicia unida a Harvest Moon. Esto nos permite disfrutar de una nueva forma de ver la unión de ambos géneros y, de paso, traer del pasado una gran saga como lo fue en su momento PopoloCrois.

¿Preparado para emprender el viaje de tu vida?

Nada más comenzar, lo primero que llama la atención no es su método de juego ni su personalización inicial de las opciones, sino su video inicial, el cual muestra unos diseños que recuerdan mucho a los de la saga profesor Layton. Pero no hace falta que corráis a buscar información, el creador de Layton no está detrás del apartado gráfico de Return to PopoloCrois: A STORY OF SEASONS Fairytale. Eso no quita que los clips de video resulten agradables con diseños infantiles y colores llamativos.

Ese aire kawaii no se limita solo a los vídeos. También podemos disfrutarlo con sus gráficos, los cuales son completamente diferentes a las entregas de PSP de la saga PopoloCrois, aunque estos siguen teniendo una gran carga retro al recordarnos a grandes RPG de los 90. Un detalle que sorprende es la personalización de estos gráficos. Nada más empezar el juego nos dan a escoger entre que los personajes tengan un contorno negro a su lado, el cual define más al personaje, o que no lo tengan, cosa que hace que resulte más natural la interacción del personaje con el entorno. No os preocupéis en pensar mucho qué opción escoger, ya que se puede ir modificando a lo largo del juego. Y como es obligatorio en esta plataforma, no podemos omitir el 3D que ofrece, el cual puede costar un poco apreciarlo pero una vez encontramos el punto de enfoque correcto, resulta estar bien definido, aunque puede llegar a cansar un poco a la vista.

Para ser un crossover entre PopoloCrois y Story of Seasons, la sensación que nos da es que no han sabido explotar las posibilidades que nos da el último nombrado. Tal vez sea que la jugabilidad y posibilidades que nos dio la saga Rune Factory dejó el listón alto o las grandes expectativas de juntar ambos juegos en uno, sea lo que sea el simulador de granjas deja un poco de desear. Lo primero en llamar la atención es que no hay noción del tiempo, lo que hace que nos confunda un poco de cara a plantar y recoger las cosechas. Por suerte, mientras recorremos el mundo nos van saliendo cartelitos avisando si las cosechas están secas, si ya están para recogerlas o si los animales que tenemos tiene hambre o están listos para recibir su producción. Esto es un detalle que hace que la jugabilidad en ese aspecto resulte más sencilla y fluida con la historia principal.

Como era de esperar, hay diferentes solteras en las ciudades que podemos visitar. Cada una tiene gustos diferentes y nuestra meta será encontrar el regalo idóneo para dárselo y conquistarlas. Y una vez que lo logramos, podemos convencerla a que venga a vivir a nuestra granja. Por desgracia podemos camelarnos a todas, pero solo tener a una en nuestro hogar.

Por su parte, a medida que avanzamos la historia se van desbloqueando diferentes jardines donde cultivar. Porque si, según qué semilla tengamos se puede plantar en un jardín o en otro, provocando que resulte más divertido de cara a las misiones donde diferentes personajes nos piden que les demos un cultivo en concreto, un objeto en particular o que matemos a unos enemigos. En este punto podemos apreciar mejor la unión de ambas sagas y ver cómo han explotado lo mejor de cada una para crear una jugabilidad entretenida y divertida. A medida que vamos cumpliendo misiones, obtenemos objetos más o menos interesantes de cara a mejoras de equipo o semillas que dan frutos más valiosos, ya que como en Story of Seasons, podemos vender nuestros cultivos y producciones para ganar dinero y así invertirlo en objetos o equipamiento.

Y dejando de lado su lado de simulador de granjas, no podemos evitar maravillarnos por su sistema de batallas, las cuales son por turnos donde nos dan un margen para movernos e intentar alcanzar al enemigo para golpearlo. Pero no todo es golpear sin más, también están las Skills, en las que se usa un divertido y atractivo sistema de afinidad. Cada personaje tiene una química distinta con sus compañeros y esto se demuestra en que algunos tienen ataques conjuntos y otros no. Ese sistema de ataques son interesantes porque van desde el poder curar a toda la party a letales ataques a todos los enemigos. ¿Lo que no encaja? Que no podemos configurar la party a nuestro antojo. Esto hace que tengamos que acostumbrarnos al modo de pelear de cada personaje y explotar sus puntos fuertes para poder conseguir ser letales sobre todo de cara a los enemigos finales.

Como ya os adelantábamos, hay un sistema de personalización de opciones alto y no solo a nivel gráfico: también en el sonido. Nos dan la opción de poder jugar con las voces en inglés o en japonés. En este último idioma esta la opción de usar voces infantiles o unas un poco más maduras, y tal y como pasa con el apartado gráfico. Esta elección se puede modificar en cualquier momento. En cuanto sus voces, podemos escuchar las conversaciones entre personajes solo en momentos importantes de la historia, dejando las conversaciones secundarias en simples onomatopeyas o frases escuetas. Esto hace que esa continua sensación de estar jugando a un RPG de la antigua escuela se agrave y más cuando prestamos atención a la delicia de banda sonora con la que cuenta. Melodías que se adecuan a la historia y que dan ganas de jugar con el volumen al tope para poder disfrutar de estas.

Regusto a clásico

Aunque el nombre promete mucho, a la hora de la verdad este crossover puede confundir un poco hasta que le pillas el truco. Esto hace que sea diferente a todos los RPG que hayamos podido jugar en la última generación de Nintendo, dejándonos una sonrisa tonta en los labios al traernos un juego interesante que tiene una historia y jugabilidad que recuerdan a la época dorada donde se crearon auténticas joyas del RPG en Nintendo.

Resumen
Con una banda sonora exquisita, una historia entretenida y gráficos infantiles pero agradables, el príncipe Prieto sabe cómo atrapar al jugador desde un principio y encima alegrarle al recordarle que en Nintendo 3DS también hay RPGs sobresalientes.
Lo mejor
  • La unión perfecta entre RPG y simulador de granja
  • La personalización de opciones
  • Su sistema de misiones
Lo peor
  • La mecánica para cortejar a las chicas no está bien implementada
  • La falta de avance de los días o el tiempo
  • No se puede personalizar la party
8.0
Jugabilidad - 8
Gráficos - 6
Sonido - 8