Inicio > Análisis > Rodea The Sky Soldier

Rodea The Sky Soldier

Cuando nos paramos a observar el nombre del autor del videojuego que hoy nos ocupa, los que contamos con algunos años no podemos sino sonreír. Yuji Naka, creador de obras maestras como Nights into Dreams o Sonic the Hedgehog, es la mente detrás de este título. Esperábamos algo de la talla de aquellos juegos… o al menos algo más de lo que nos hemos encontrado. Pero las complicaciones por las que ha pasado el desarrollo han acabado pasándole factura de una manera enorme. Nosotros hemos tenido la oportunidad de analizar la versión de Wii U, que se trata de la más floja de las tres que han aparecido del juego, dado que también está presente en Wii y en Nintendo 3DS.

El desarrollo comenzó en el año 2010 con un Yuji Naka muy ilusionado por el proyecto. Tenía ciertos parecidos con Nights y resultaba prometedor. En aquel entonces la plataforma en la que se trabajó fue Wii. En el año 2011 ya había sido completado y estaba apunto de ser comercializado. Pasó el tiempo y el juego no se lanzó. En 2013 ya se estaba trabajando en la versión de Nintendo 3DS para sorpresa de los usuarios, que pensaban que el proyecto había sido cancelado. En 2014 se anunció el cambio de plataforma de sobremesa: de Wii a Wii U. Pero la versión de Wii se incluiría como regalo en la de Wii U, como respeto al trabajo previo de Naka. Al final, en 2015, se pusieron a la venta las dos versiones, con la de Wii como complemento. Tanto cambio, desarrollo y retraso, acabó pasando factura a la edición de Wii U, que queda por debajo incluso de la de Wii.

Sobrevolando el argumento

La historia no tiene mucha complicación (el clichè japonés de adolescentes prototípicos en cualquier serie de anime se cumple a rajatabla): La princesa Cecilia del reino Garuda era la protectora de la Llave del Tiempo. Amenazada por el emperador Geardo, el cual asedió el reino de Garuda con sus robots, atacó para robar este preciado elemento. Tras la contienda, Cecilia decide partir la dichosa llave en dos partes para entregarle una a su fiel robot con corazón, Rodea.

Tras separarse para evitar la caída definitiva de Garuda, tomamos el control de Rodea. Pero algo ha cambiado… ¡han transcurrido 1000 años! Una mujercita llamada Ion nos ha reparado. Lamentablemente padecemos una amnesia que nos impide recordar la guerra de nuestro reino con el inefable Geardo, que todavía sigue mandando a su ejército Naga para tomar por la fuerza el reino de Garuda.

I believe I can fly

Puestos manos a la obra, observamos que nuestra mejor arma es, como bien parecía, volar. El robot Rodea puede moverse y atacar mientras sobrevuela o planea (habiendo fijado a un enemigo previamente). El control es un poco tosco: planeamos manteniendo pulsado el botón A y buscamos un objetivo con el stick analógico derecho. Sin embargo el tiempo de vuelo o planeo se gasta, por lo que hay que planear previamente nuestros movimientos para no malgastar nuestro impulso.

Disponemos de un mapa para estas orientaciones, aunque el movimiento no llega a ser del todo fluido en ningún momento. Es complicado acostumbrarse y orientarse en el juego, siendo éste uno de sus principales problemas, además de pequeños saltos de frames y movimientos interrumpidos levemente que nos descolocarán. A medida que avancemos podremos mejorar nuestra velocidad, defensa y otros atributos, como si de un RPG se tratase. También podemos repetir los niveles, batir nuestros récords y explorar partes del mapa ya jugadas.

A bumpy flight

Los que dominamos el inglés no nos paramos a pensar. Pero algo en contra de Rodea es ¡que no viene traducido al español! El doblaje está en inglés (o japonés si así lo preferimos), pero a los que tachan la lengua de Shakespeare de su lista de preferencias no les interesará este juego en absoluto. Una vez más, es una mala planificación por parte de Kadokawa Games. Musicalmente es sólido por ser rítmica y saber ser dramática en los tramos de historia más importantes, pero gráficamente Rodea es otro cantar. Echamos en falta unos escenarios y horizontes más trabajados y variados. En ocasiones nos pueden recordar a Drakengard 3, de un simplismo inusitado si nos paramos a observar con paciencia.

Técnicamente no es un juego que sobresalga, por decirlo finamente. Si bien las animaciones dan un punto interesante a la historia, gráficamente estamos ante un juego pobre y precario. Tras bombones gráficos y fluidos como Splatoon, Bayonetta 2 o Mario Kart 8… sabemos lo que Wii U puede dar de sí.

A los jugadores que les resulte interesante el concepto y disfrutar de la versión real del título, lo que recomendamos es conseguir la edición de Wii (aunque para ello tengáis que cargar con la de Wii U). La de Nintendo 3DS también es superior a la que hoy hemos analizado, pero la mejor es, sin lugar a dudas, la de pasada generación. No sabemos qué opinará Yuji Naka de esto, pero posiblemente quiera olvidar el tema Rodea.

Resumen
Para jugadores con paciencia o incondicionales de Yuji Naka, pero la versión de Wii U es la más floja.
Lo mejor
  • Cuidado en los aspectos sonoros. ¡Sube el volumen!
  • Algún horizonte lejano es espectacular, llegamos a sentir un poco de vértigo
Lo peor
  • Jugablemente duro, por mucho que te acostumbres nunca tendrás el control completo de Rodea
  • Técnicamente poco pulido. La versión de Wii o incluso la de 3DS son más competentes en sus plataformas
  • Historia predecible y con ínfulas de relleno
5.6
Jugabilidad - 5
Gráficos - 5.5
Sonido - 6.5