Inicio > Análisis > Shantae and the Pirate’s Curse

Shantae and the Pirate’s Curse

Los veteranos desarrolladores de WayForward han vuelto con una nueva entrega de la semi-genio más divertida. Shantae and the Pirate’s Curse es la tercera edición de una saga que empezó con la añorada Game Boy Color con un juego de aventuras en 2D que aprovechaba al máximo la paleta de colores de la consola. Mucho más tarde la saga consiguió resucitar digitalmente gracias a Shantae Risky’s Revenge, esta vez para Nintendo DS (DSiWare), PC (Steam) y App Store (iTunes). Con todo este recorrido la compañía ha preparado una nueva entrega titulada Shantae and the Pirate’s Curse, siendo una secuela directa de las anteriores aventuras. Este título está disponible en Nintendo 3DS y Wii U, siendo la versión portátil la que analizamos.

Si algo destaca en esta saga es su par de… personajes que la componen

La protagonista de la saga es Shantae. Una heroína (bastante ligera de ropa) con poderes mágicos que gracias a su cabellera y transformaciones podía atacar a sus enemigos con diferentes técnicas. Después de los sucesos de la anterior entrega Shantae ha perdido los poderes. Un buen día su archienemiga Risky Boots aparece de repente para intentar formar una singular alianza. La magia de Shantae se encuentra repartida en diversos fragmentos y está en manos del ejército de Risky. Estos al volverse poderosos se han vuelto contra ella. Lo peor es que están intentando hacer volver al maestro de Risky, el temible Pirate Master. Por ello, nos embarcamos con Risky y tendremos que explorar las diversas islas para impedir el retorno de tan temible enemigo.

Shantae y Risky son protagonistas muy carismáticas que darán mucho juego en sus conversaciones. También podremos encontrar en todo momento a todos los secundarios que han protagonizado las entregas anteriores, e incluso tendremos cameos de anteriores jefes de la saga. Todo con mucho humor y diálogos divertidos y frescos (por cierto, en perfecto español). En cuanto al diseño de personajes en las diferentes animaciones y diálogos notamos cómo todo se ha modificado a un estilo mucho más anime con personajes menos estilizados y con ojos más grandes. Aún con el cambio, no se pierde el punto sexy que tienen tanto protagonistas como secundarias.

Cambiando la magia por espada y trabuco

La saga ha ido evolucionando en cada entrega. Empezó bastante plataformera, pero ya con la segunda edición fue ganando elementos de mundo abierto en 2D al estilo Metroid o Castlevania, aunque mucho más simplificado. Shantae and the Pirate’s Curse no es menos. En esta ocasión el juego estará dividido en 7 islas que tendrán su pequeño mapa, el cual podremos explorar libremente. En cada isla nos encontramos con la parte de aventura y plataformas y la mazmorra de turno.

El sistema de juego sigue tan perfecto como las anteriores entregas. Shantae se controla a la perfección, cada acción y cada salto está perfectamente sincronizado con los movimientos del pad. Al haber perdido los poderes al principio solo contamos con nuestro pelo como arma. Mientras juguemos iremos consiguiendo diferentes armas, como pistolas que nos permitirán disparar a distancia y objetos como el sombrero que nos servirá para planear. Estos objetos, como en cualquier The Legend of Zelda, serán necesarios para continuar el nivel e incluso a la hora de ganar al enemigo final de la mazmorra.

Algo que nos nos ha acabado de convencer es el hecho de que en ocasiones para seguir avanzando necesites un determinado objeto. Este suele estar oculto en forma de algún puzle o diálogo bastante rebuscado. Esto frena el avance de la isla en la que nos encontremos y nos obliga a explorar las islas anteriores para buscar el objeto que nos deje progresar. Esta estructura alarga las horas de juego, pero corta el desarrollo de la aventura en seco.

La dificultad de los enemigos y jefes finales está muy equilibradá, adaptándose a la progresión del jugador. A cada isla que avancemos notamos un reto mayor. El juego en ningún momento llega a tener un pico muy elevado de dificultad, ya que en todo momento tendremos acceso a la isla central, donde podremos aumentar la vida, comprar items y mejoras para nuestras habilidades. Todo por un precio o recursos, como en el caso de los corazones que recolectemos en la aventura, que serán necesarios para, por ejemplo, aumentar la vida.

Al puro estilo de la saga Shantae

El diseño de personajes es fantástico. El juego continúa utilizando las mismas animaciones que vimos en ediciones previas, con un estilo muy pixelado que encaja perfectamente en el aspecto de la aventura. A destacar los impresionantes enemigos finales que en muchas ocasiones ocupan casi toda la pantalla. En cuanto a escenarios, son muy variados y están dotados de una gama de colores impresionantes. Se encuentran diseñados con diferentes capas, lo que les da profundidad. Escenarios como el bosque, los diferentes templos o una cueva llena de piedras y lava son una muestra de ello. La banda sonora es pegadiza y encaja correctamente en cada nivel, contando también con buenos efectos sonoros para cada animación y voces y gritos de nuestra protagonista.

En general tenemos un juego que se ha superado respecto a las anteriores ediciones de la franquicia. Para ser un juego descargable tiene un precio algo elevado (16,99 euros). Igualmente hay que destacar su gran duración, puesto que nos llevará más de 10 horas completarlo y algunas más si queremos coleccionar todas las mejoras.