Inicio > Análisis > Sonic Jump

Sonic Jump

El erizo de Sega protagoniza un remake de un juego que se comercializó originariamente en el año 2006 para la operadora T-Mobile y que inspiró al ya clásico Doodle Jump.

Sonic Jump Portada

Sonic Jump
Nota: 80
Plataforma: Android e iOS (analizado)
Artículos
Género: Acción
Imágenes
Lanzamiento: 18/10/12 | 18/10/12 | 18/10/12
Vídeos
Desarrollador: Hardlight
Trucos
Editor/Distribuidor: Sega/Sega
Saves
CÓMPRALO:

¿Qué vino antes el huevo o la gallina?, erróneamente se cree que el huevo. Si bien es un dato que se ha olvidado, Sonic Jump para iOS y Android es un juego que no se inspira en Doodle Jump, sino que le inspiró. Si nos metiéramos en discusiones podríamos llegar a decir que incluso Doodle Jump, con toda la fama que ha llegado a sumar, es una copia de Sonic Jump. La historia podría cambiar todo lo que se conoce sobre el juego, que se trata de uno de los fenómenos culturales para móviles de los últimos años, y posiblemente es algo que Sega quiera que llegue a ocurrir. El relanzamiento de Sonic Jump es una demostración de la mano de la compañía del erizo, de demostrar que Doodle Jump no fue un juego tan original como se llegó a pensar. Ni siquiera se modificó demasiado el título y la distancia de lanzamiento entre ambos juegos era bastante elevada. Normalmente se suele referenciar a que Doodle Jump se inspiró en PapiJump, juego japonés que se cree responsable de haber inspirado a la producción de Lima Sky, pero también es un error: Sonic Jump fue el original en el año 2006.

JUGABILIDAD

Polémicas al margen, Sonic Jump es un juego donde comenzamos desde el suelo y con desplazamiento vertical debemos ascender hasta la cima de cada nivel. Podemos detenernos en las plataformas y saltar una y otra vez encima, porque el personaje nunca se detiene, pero el juego es muy rápido e invita a que no nos paremos en ningún momento. Nuestro objetivo es llegar a la cima superando los obstáculos, recogiendo todos los rings que podamos y haciéndonos, si tenemos la oportunidad, con los tres rings rojos que determinarán las “estrellas” con las que terminamos la pantalla.

El sistema es fácil de aprender, dado que sólo tenemos que dar un toque en la pantalla y el personaje, no decimos Sonic porque hay también otros héroes, saldrá disparado con su primer salto. Los saltos posteriores, siempre y cuando Sonic caiga en algo que le permita impulsarse, serán automáticos. Lo que podemos hacer es usar la pantalla táctil para darle un impulso al personaje a modo de doble salto, lo que también nos da opción a terminar con los enemigos que vayamos encontrando. Por otro lado, se incorporan muchos de los rasgos característicos del universo de Sonic, como los objetos, que nos permitirán obtener redes de salvamiento, imanes para atraer anillos o incluso los clásicos escudos protectores que hemos usado desde el inicio de la franquicia. El movimiento del personaje se realiza moviendo con delicadeza el propio dispositivo, lo cual aporta gran diversión, sobre todo porque podemos llevar al protagonista de un lado al otro de la pantalla haciéndole pasar por el extremo de cada uno.

La mecánica es muy retadora e incrementa su dificultad nivel a nivel intercalando en ocasiones combate contra jefes, en los que será necesario, como ocurría en los juegos de plataformas, memorizar rutinas de ataque y saber golpear en el momento justo. Mientras juguemos iremos subiendo de nivel, cumpliendo retos y consiguiendo, poco a poco, más personajes que nos aportarán variedad. Porque cada uno de los protagonistas, entre los que están todos los indiscutibles del universo de Sonic, como Tails, Amy o Rouge, cuentan con su propia habilidad, lo que hace que el desarrollo de los niveles sea un poco más diferente.

Con decenas de niveles distintos, el reto de obtener todos los rings rojos en cada uno, y los desbloqueables, así como compra de potenciadores, Sonic Jump consigue entretener en partidas rápidas que se sucederán una detrás de otra. Es un concepto muy sencillo que ya ha demostrado ser eficiente en el pasado y que firma un buen acercamiento de Sonic a los dispositivos móviles.

GRÁFICOS

Los sprites de los personajes y enemigos no son excesivamente grandes, pero esto se debe a que se intenta dar una mayor presencia a los decorados y a la amplitud de los mismos. En un juego como este es importante que el personaje estorbe lo menos que sea posible y que podamos centrarnos en mirar los obstáculos y objetos recolectables que hay por el escenario. Sonic Jump logra un buen resultado gracias a crear unos decorados largos y variados, desarrollados en distintos entornos ya clásicos para el mundo del erizo, pero que cumplen sin ningún tipo de problema. Los enemigos son algunos ya conocidos, y hay pequeños detalles que los fans del personaje agradecerán, como el cartel al final de las pantallas, el salvamento de animales después de un jefe o la aparición de los objetos. Todo está representado con mucho color y de forma muy clásica.

MÚSICA & SONIDO

El fan de Sonic requiere escuchar, nada más comenzar la partida, el característico efecto que representa al erizo de Sega, y esto es algo que ocurre en Sonic Jump de manera inmediata. Esto se combina con otros efectos de sonido que dejan una buena sensación y con una banda sonora que, eso sí, está por detrás del trabajo sonoro al que estamos acostumbrados cuando hablamos de juegos de Sonic. De todas formas, es un apartado consecuente con lo que estamos buscando, dado que no serán pocas veces en las que jugaremos incluso sin el sonido encendido.

CONCLUSIÓN

Cuando trasladas un juego representativo de consolas a dispositivos móviles es importante pensar en que estás adoptando una nueva plataforma y filosofía. Ubisoft lo hizo con Rayman Jungle Run y tuvo unos resultados de primera categoría, mientras que Sega también ha dado en el clavo con este juego. No se puede hacer simplemente lo que se plasma en consolas, dado que los métodos de control y la filosofía de las partidas es distinta. Sonic Jump es una buena actualización del juego original (que sólo tenía seis niveles) y una forma adecuada de manifestar, de la mano de la desarrolladora Hardlight, que Sega tiene que tener un hueco en los dispositivos móviles.