Inicio > Análisis > Steel Diver

Steel Diver

La consola Nintendo 3DS recibe su primer juego de simulación de submarinos, un título en el cual Shigeru Miyamoto ha depositado grandes esperanzas.

Steel Diver Portada

Título: Steel Diver
Nota: 61
Plataforma: 3DS/span>
Artículos
Género: Acción
Imágenes
Lanzamiento: 03/05/11 | 27/03/11 | 12/05/11
Vídeos
Desarrollador: Nintendo
Trucos
Editor/Distribuidor: Nintendo/Nintendo
Saves
CÓMPRALO:

Steel Diver es un juego que lleva circulando entre las consolas de Nintendo desde hace un buen tiempo, y que tras muchos cambios finalmente ya ha llegado a la consola 3DS. Es un juego atípico, diferente, una de las ideas particulares de Miyamoto, creador de juegos que es reconocido por saber cómo crear experiencias originales. Pero si bien otros títulos del mismo diseñador han contado con un enfoque más bien amplio y abierto, dirigido a un espectro de público elevado, Steel Diver se convierta en un juego que busca un tipo de público muy determinado.

JUGABILIDAD

Lo que nos propone Steel Diver es un juego de simulación de submarinos, con todo lo que eso conlleva. No es un juego de submarinos donde vayamos a desplazarnos debajo del agua a toda velocidad disparando cohetes, usando el periscopio y destrozando minas acuáticas o piedras. Es un juego en el que haremos todo esto, pero desde el punto de vista de la simulación, con unos controles táctiles implementados de manera que se transmita al usuario la sensación de que controlar uno de estos vehículos no es nada sencillo.

Los controles del submarino son totalmente propios de simulación. En el modo submarino la pantalla superior nos enseña al vehículo principal, así como el escenario por el que se mueve, mientras que en la inferior está el panel de controles y el mapa. Haciendo uso del lápiz óptico de la consola podemos regular el movimiento de avance hacia adelante, y el de hacia atrás, además de la profundidad a la que se encuentra el submarino. Desde esta propia pantalla táctil también podemos girar el submarino cuando se de el caso con el vehículo, disparar los torpedos, y usar un modo de protección con el que desviar los torpedos que nos lancen los enemigos. Son controles para tener el stlyus en constante movimiento, controlando la velocidad y la dirección del submarino rápidamente y con precisión para no chocarnos contra ningún elemento ni dejarnos nada por destruir. Porque si bien inicialmente sólo tenemos que avanzar, pronto comenzarán a aparecer barcos y submarinos enemigos, además de minas y piedras que destruir usando nuestros cohetes. En cualquier caso, es una forma de juego pausada y de simulación, no apta para todos los jugadores, especialmente para los que quieren títulos de acción rápida y directa.

El modo submarino es el principal, donde nos encontramos siete misiones distintas y tres submarinos diferentes (compacto, mediano y grande), con opción de contrareloj. No es una duración demasiado prolongada, más bien lo contrario, pero Steel Diver tiene otras dos modalidades a las que prestar atención. Por un lado está el modo periscopio, en el que participamos en combates directos que se desarrollan en primera persona, con tres tipos de embaración, navíos, navíos de mar gruesa y submarinos. Los controles son similares a los del modo submarino, pero el objetivo pasa por destruir barcos enemigos de forma constante. Es una variante más que atractiva de la modalidad antes vista, y se puede disfrutar en partidas contra la computadora u otros jugadores. Por último tenemos el modo batalla naval, que viene a ser una versión evolucionada y táctil del hundir la flota, aunque con particularidades. Esta modalidad se puede disfrutar con modo Descarga DS o contra la computadora, y una vez entendemos cómo funciona su sistema, que no es nada complicado, engancha bastante.

GRÁFICOS

Los menús y la ambientación en general está bien implementada, y hay que decir que Steel Diver ofrece un desarrollo muy sencillo y claro. En los niveles los gráficos no son demasiado variables, en parte algo coherente, dada la situación en la que se desarrolla el juego. De todas formas, el apartado visual podría ser más impactante, al menos en lo referente a los escenarios y a los elementos que acompañan a nuestra progresión debajo del mar. Respecto al efecto de las tres dimensiones, ni el modo submarino ni el modo periscopio logran sorprender, aprovechando la capacidad de la consola de manera más bien escasa. Jugar con el efecto puesto o sin él no será determinante.

MÚSICA & SONIDO

El apartado general del sonido ayuda con ritmos muy marineros a que la sensación sea de un tipo más marítimo si cabe. A las melodías, que hay que reconocer que no hacen mal trabajo, se añaden un buen número de voces y frases varias en inglés que dotan a los sonidos de un toque más realista. Estas voces y los sonidos en general, de disparos, golpes y explosiones, hacen que nos sintamos un poco más dentro de la experiencia de controlar un submarino. Especialmente cuando estemos recibiendo impactos y la situación se ponga más tensa, el sonido hará todo lo posible para que entendamos que estamos muy cerca de encontrarnos con el mensaje de game over.

CONCLUSIÓN

Steel Diver es una apuesta personal de Miyamoto que confirma que el famoso diseñdor no tiene porqué pensar siempre en usuarios generales y públicos abiertos. Este título, que él mismo define como tener una mascota de submarino en un acuario, es un juego que no resulta recomendable para todos los públicos, pero que cuenta con calidad y entretenimiento suficiente a la hora de ofrecernos una buena experiencia. Eso sí, dada la particularidad del juego, de su escasa profundidad, y de su tipo de control y sistema, se recomienda intentar echarle un vistazo antes de hacerse una opinión definitiva sobre él.