Inicio > Análisis > Story of Seasons

Story of Seasons

¿Alguna vez te has detenido a meditar y te has dado cuenta de que realmente no has hecho nada en la vida? Que tal vez un cambio de aires te ayudaría a enfocar las cosas de otra manera o, simplemente, que quieras romper con todo haciendo las maletas e irte lejos, muy lejos… ¿Y por qué no a la montaña? Vivir la vida tranquila en un pueblo, dirigir… ¡espera! ¿¡Por qué tienes que irte lejos para ser granjero si puedes serlo cómodamente en el sofá de tu casa!?

Hace ya casi 20 años que la compañía nipona Natsume creó Harvest Moon, una de las sagas más largas sobre el género de simulador de granja. Mucho ha evolucionado desde ese montón de píxeles con una jugabilidad limitada con el que se presentó (cuando transcurrían 2 años en el juego este terminaba) hasta llegar a esta nueva entrega donde incorpora bastantes mejoras respecto a su anterior episodio. También encontraremos nuevas aventuras y decenas de personajes que sabrán, a su manera, llamar nuestra atención mientras, como buen granjero, sacamos adelante nuestra granja para que sea la mejor del lugar. Y por cierto, si Story of Seasons no se llama Harvest Moon es por una compleja situación de derechos, pero la esencia sigue siendo la misma.

¿Listo para trabajar duro?

Si piensas que Story of Seasons se limita a ser un simulador de cuidado de granja, lamentamos deciros que estáis equivocados (aparte de recomendaros que si buscáis ese tipo de simuladores optéis mejor por Farming Simulator). No se limita simplemente a ser un simulador de este tipo, sino que es ambicioso y busca tener un concepto un tanto más abierto y tocar diferentes campos. En esta saga no solo tenemos que cuidar una granja (aunque esa sea la idea principal del juego), también podemos centrarnos en hacer amistades con el magnífico simulador de vida social con el que cuenta o incluso centrarnos en decorar la ciudad y sus alrededores.

Como novedad el juego incluye el modo Safari, un lugar donde podemos llevar a nuestros animales a desestresarse o practicar la minería, que en esta ocasión es más sencillo que en entregas anteriores, haciendo que el conseguir un tipo de metal o piedra preciosa en concreto quede en manos del azar y la paciencia. Mucha paciencia. Pero el modo Safari no se limita solo a eso, nos ofrece un nuevo lugar de pesca y buceo. Aunque lo mejor, sin duda alguna, es la posibilidad de alimentar animales salvajes y, ¡conseguir más a base de agrandar la zona! Porque si ya era complicado agrandar la casa donde vivimos, en Story of Seasons el juego nos hace sudar la gota gorda un poquito más añadiendo lugares para ampliar a base de obtener los materiales requeridos.

La obtención de materiales cuenta con dos modos de dificultad que repercuten en la cantidad de objetos requeridos para ampliar cosas. La dificultad también se ve reflejada, básicamente, en la rapidez en que se gasta la energía en cada acción que hacemos, pero también a la hora de comprar objetos que resultan más caros. Si somos positivos apreciaremos que los productos que creamos o producimos se venden por una cantidad más elevada en el modo original. Es importante tener en cuenta qué dificultad queremos, ya que no se puede cambiar a lo largo del juego.

Otra novedad que nos trae Story of Seasons, y es que parece que es la entrega con más novedades, no es solo que podemos criar conejos, sino que también es posible criar peces. Para ello nos beneficiamos de acciones como saltar al río para nadar, bucear y poner criaderos de peces. Así, más allá de cuidar una granja, podemos centrarnos en ser grandes pescadores y criadores de pescados.

El comercio es tal vez la parte más divertida de esta entrega, y es que podemos ser unos grandes comerciantes si jugamos bien nuestras cartas. A medida que vamos avanzando en el juego van apareciendo mercaderes de otros países que están interesados en hacer negocios en nuestro pueblo y, como es evidente, cada país es especialista en algún aspecto en concreto. Hay países expertos en productos obtenidos de animales (lanas por ejemplo), en semillas e incluso en minería. Como podéis intuir, la posibilidad de comprar materiales necesarios es amplia pero los negocios que podemos hacer con cada país no se limitan en comprar su género, también podemos vender nuestros productos al mejor postor.

Cada semana en un país están más cotizados unos productos u otros y por tanto su precio se eleva y podemos venderlo por un pico bastante alto. Hay que tener en cuenta estos factores a la hora de vender nuestros productos para encontrar un buen postor dispuestos a ayudarnos a hacernos el agosto vendiendo nuestras cosas. Hay que tener en cuenta que si vendes mucha cantidad de esos productos, dejarán de estar tan cotizados y su precio decaerá, haciendo así que lo vendamos por un precio mucho menor que el original. Por ello debemos estar en un constante tira y afloja, revisando nuestra mochila para hacer un croquis de a quién vender qué.

La importancia del comercio no llega solo hasta aquí. A lo largo del mapa hay diferentes tierras con distintas características, por ejemplo que son buenas para el cultivo de flores. ¡Si era ya difícil mantener una granja, tenemos rivales granjeros que competirán con nosotros por esas tierras! Para ponernos en materia, las diferentes tierras que están desperdigadas por el mapa se pueden “alquilar” durante un periodo de tiempo durante el cual podremos trabajarlas. Para optar a ellas debemos superar diferentes retos a fin de ganar a nuestros rivales. Estos pueden ser vender más objetos en el comercio o más variedad de productos, entre otros retos que hacen que la pelea por esas tierras sea lo más parecido a un circo romano buscando sobrevivir a la batalla.

En cuanto al componente de simulador de vida social, sigue la línea de sus antecesores, donde podemos ir subiendo la amistad con la gente del pueblo a base de hablar con ellos o hacer regalos. Algo curioso es el hecho de que si somos incívicos, la amistad con ellos cae. Así que es importante pensárselo dos veces antes de decidir lanzar basura al río o eso repercutirá negativamente en el entorno. Lo mismo pasa en algunos festivales donde podemos ver que la amistad sube de forma notoria dependiendo de la contribución o donación que hagamos. Por otra parte, seguimos con esa lista de solteros y solteras dispuesta a vivir un bonito idilio con nosotros y, ¿por qué no? Casarse y tener hijos. En esta ocasión la lista de personajes es amplia y muy variada, provocando que lleguemos a dudar de a quién queremos agasajar para que sea nuestra futura esposa o el futuro marido y madre/padre de nuestros hijos

Algo que no podemos evitar comentar es el hecho de que en su anterior entrega dijeron que en un futuro encontraríamos un juego de la saga que permitiría las relaciones homosexuales… por desgracia parece que este no es el caso. Aunque casarse y tener hijos no es uno de los meollos del asunto del juego (pero si algo divertido ir viendo cómo va creciendo y fortaleciéndose una relación) hubiera sido un detalle que hubieran tenido en cuenta a la comunidad LGB, lo que además sería una revolución, puesto que hay pocos juegos que permitan tener relaciones homosexuales.

Los mejores diseños de la saga

Su apartado sonoro resulta ser bastante discreto hasta el punto de que no importa mucho si juegas sin sonido, algo que es una pena, ya que las melodías que se escuchan son agradables pero poco variadas. Sus efectos de sonido, más trabajados, resultan ser también algo que pasa muy desapercibido, lo cual no debería ser así con el diseño de escenarios que tiene.

Catalogado como el juego de la saga que tiene los diseños más bonitos de la entrega, nos encontramos que el nivel de personalización es alto no solo a nivel físico, también a nivel de atuendos y complementos. Esto hace que con un poco de paciencia podamos ir creando un personaje que físicamente se pueda parecer a nosotros y luego poder vestirle con el estilo de ropa que más nos guste. Y es que con un total de 158 prendas de ropa y 42 tipos de sobrero distintos, ¡es raro no encontrar alguna prenda que nos guste! Aunque hay que tener mucho ojo con esto ya que según qué ropa usemos les gustará más o menos a la gente del pueblo, así que ten cuidado que look quieres usar sobre todo de cara a la conquista de tu objetivo amoroso.

Dejando de banda la personalización de los personajes, los retratos de estos cuando hablan resultan ser muy agradables, demostrando allí también por qué los fanáticos de la entrega lo ven con los mejores diseños. Cada personaje tiene diferentes poses que le dan un poco de veracidad a lo que dicen y hace que nos resulte más ameno leer la historia. Aún así, por mucho que nos gusten sus gráficos, el modo 3D resulta un poco difícil de disfrutar, por lo que desechamos la idea de jugar en 3D si lo que buscamos es una jugabilidad cómoda y entretenida.

¿Ves lo fácil que es ser granjero sin moverte de casa?

Desde que la saga tuvo tiempo ilimitado de juego, es decir que no tiene un final, se ha convertido en un juego en el que ocurre el fenómeno de “juego sin parar durante horas y horas y horas hasta que me aburro, lo dejo y a los meses vuelvo a jugar horas sin parar” y así se repite el ciclo eternamente, el mismo ciclo que ocurre con juegos como Los Sims. Esto no lo hace aburrido ni mucho menos, pero si algo repetitivo a la larga, porque siempre nos limitaremos a las rutinas que vayamos marcando a lo largo del juego. Y ya sabéis que la rutina es lo que mata una relación. Pero ya os aseguramos que con Story of Seasons pasaréis muchísimas horas delante de la pantalla cuidando lo cultivos, animales y amistades mientras van apareciendo eventos aleatorios a lo largo de los año. Sin ir más lejos ¡nosotros tardamos más de 30 horas en superar el primer año, así que imagina las horas de juego que puede llegar a tener!

Resumen
Un simulador de granja y vida que engancha y que proporciona un nivel de satisfacción realmente elevado. No lo dejes pasar si te gusta el género.
Lo mejor
  • Muy adictivo desde el primer momento
  • Un simulador que lo abarca todo, hasta las relaciones sociales
  • Horas de juego ilimitadas
Lo peor
  • Los mapas son un poco confusos
  • El 3D no está muy logrado
  • A la larga es repetitivo
8.5
Jugabilidad - 8
Gráficos - 8
Sonido - 6