Inicio > Análisis > Temple Run: Brave

Temple Run: Brave

La película Brave (Indomable) se convierte en el tema elegido para una nueva versión móvil del famoso juego de habilidad y reflejos Temple Run.

Temple Run: Brave Portada

Temple Run: Brave
Nota: 80
Plataforma: Android, iPad (analizado) e iPhone
Artículos
Género: Acción
Imágenes
Lanzamiento: 14/06/12 | 14/06/12 | 14/06/12
Vídeos
Desarrollador: Imabgi
Trucos
Editor/Distribuidor: Walt Disney/Walt Disney
Saves
CÓMPRALO:
|

Con la llegada del film Brave (Indomable), que se estrenará el día 10 de agosto de 2012, no han tardado en comenzar a verse los productos y adaptaciones oficiales. Tal y como las consolas tienen un videojuego de aventura y acción en toda regla de Brave, los dispositivos móviles disfrutan de la presencia de Mérida mediante una versión personalizada del juego Temple Run. La idea del juego es la misma que en la versión original, pero cambiando al personaje principal, mejorando los gráficos e incorporando alguna pequeña novedad jugable.

JUGABILIDAD

Temple Run es uno de los títulos que mayor éxito han obtenido en el género de correr hasta el infinito para obtener puntos. Su punto de vista, velocidad y diseño de obstáculos le ha permitido llegar a miles de jugadores de todo el mundo con eficacia. Esta versión, titulada Temple Run: Brave, mantiene toda la esencia del juego original y la mejora con novedades suficientes como para causarnos interés más allá de sentirnos atraídos si nos gusta la película.

En base la mecánica, como decimos, es la misma. El personaje avanza hacia adelante corriendo de forma automática mientras nosotros interactuamos con él de lado a lado, deslizándonos o saltando para hacer frente a los distintos obstáculos que aparezcan. Troncos o agujeros serán algunos de los problemas con los que nos encontraremos, pero también deberemos tener en cuenta que nos estará persiguiendo un terrible oso desde la lejanía (en sustitución de los monos de Temple Run). En nuestro camino no sólo importará sobrevivir, sino recoger cuantas más piedras preciosas y monedas podamos. No siempre será sencillo hacerlo y ahí se encontrará la diferencia entre llegar al Game Over por intentar llevarnos unas monedas difíciles de alcanzar o avanzar y no hacer una puntuación demasiado elevada. Siguiendo esta pauta avanzamos a través de escenarios mientras recogemos las piedras. Pero en Temple Run: Brave hay una particularidad jugable, y es la aparición de dianas en el nivel a las que deberemos tocar para disparar una flecha con el arco de Mérida. Esto nos proporcionará una puntuación mayor, y mientras lo hacemos seguirán apareciendo monedas y gemas, lo que se convertirá en un buen momento para dejar de esquivar troncos de forma momentánea.

El único problema de las secciones de arquería es que las dianas pueden ser difíciles de ver a la velocidad a la que avanza el juego, principalmente por lo cargado y los colores que se combinan en los escenarios. Pero si dejamos de lado esto, se trata de un añadido que le da otro estilo a la jugabilidad y que no hace un mal papel. Por otro lado, el juego mantiene también el uso de las monedas que hayamos conseguido para obtener distintos potenciadores, así como trajes para la protagonista. Los fans encontrarán motivos suficientes para jugar y jugar, sobre todo porque también se pueden desbloquear fondos de pantalla.

La diversión general de Temple Run: Brave, por otro lado, se encuentra en que repitamos y repitamos las carreras de Mérida para mejorar nuestras puntuaciones y conseguir más monedas. Como hemos dicho, hay una gran cantidad de elementos a desbloquear, por lo que siempre tendremos un claro incentivo a la hora de seguir jugando. No se trata de un título que se pueda acabar en una tarde, y por otro lado, se encuentra recomendado para pequeñas dosis que nos permitan no cansarnos de una mecánica que solicita a gritos que lo juguemos poco a poco. Por otra parte, es muy accesible, y cualquier tipo de jugador, mayores o pequeños, podrá disfrutar con él, sobre todo después de una o dos partidas de iniciación en las que aprender los controles.

GRÁFICOS

Aunque el añadido de la arquería es un punto interesante a tener en cuenta, el mayor salto que ha dado Temple Run: Brave respecto al juego original se encuentra en los gráficos. Se ha realizado un lavado de cara en el diseño de los escenarios, de las texturas y de los objetos, e incluso el personaje está mejor diseñado, con unas animaciones efectivas que representan bien los movimientos de la heroína. Como decíamos en la jugabilidad, el único inconveniente se encuentra en la cantidad de colores que llega a combinar el juego, demasiado oscuros en su mayor parte y que hacen que algunos momentos de la partida sean confusos. Lo que por otro lado hay que aplaudir es la incorporación del efecto niebla, muy consecuente con la película original creada por Disney y Pixar.

MÚSICA & SONIDO

Como es tradición en este tipo de juegos, las frases de Mérida, la protagonista, tienden a resultar repetitivas de manera irremediable. No obstante, se convierten en una característica del juego que rápidamente vinculamos con él y que acompaña. En cuanto a la banda sonora, suena con buen ritmo y anima mucho el desarrollo de la partida, contando con toda la esencia de la música de la película. Los efectos sonoros representan la recolección de monedas, saltos, esquives y lanzamiento de flechas tal y como podríamos esperar.

CONCLUSIÓN

Temple Run: Brave es un juego que aporta un buen añadido a la versión original y que, en cierto modo, justifica su adquisición a los fans de Disney, Pixar y de la película en general. No hay que olvidar que el Temple Run original es gratuito, por lo que si no tenemos muy claro si esta versión nos gustará, podemos descargar la básica y echarle un vistazo. La personalización realizada del juego es apropiada, y como decimos, encantará a los fans de Mérida.