Inicio > Análisis > The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D

The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D

El catálogo de juegos de Nintendo 3DS crece en calidad con el lanzamiento del remake de uno de los títulos más importantes de la historia de la compañía.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D Portada

Título: The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D
Nota: 99
Plataforma: 3DS
Artículos
Género: Action RPG
Imágenes
Lanzamiento: 17/06/11 | 19/06/11 | 16/06/11
Vídeos
Desarrollador: GREZZO
Trucos
Editor/Distribuidor: Nintendo/Nintendo
Saves
CÓMPRALO:

The Legend of Zelda: Ocarina of Time es un título que merece todos los adjetivos positivos que se puedan atribuir a su experiencia. Es innegable que a su paso por la consola Nintendo 64 capturó la atención tanto de jugadores como de críticos de la época, que lo convirtieron en uno de los juegos más importantes de la historia de sus creadores. Con el paso de los años se ha mantenido fresco y su leyenda es elevada, por lo que su debut en Nintendo 3DS se salda con unos resultados tan exitosos como los que se podrían esperar. No sólo se convierte en el número 1 en calidad del catálogo de Nintendo 3DS, sino que obtiene el título de clásico instantáneo debido a la efectividad de su jugabilidad, sus gráficos y su historia, que resulta inmersiva desde la primera escena del juego.

JUGABILIDAD

En The Legend of Zelda: Ocarina of Time se reunieron todos los ingredientes más clásicos de la franquicia de Nintendo, pero al mismo tiempo, en la época, se añadieron ideas revolucionadoras. En la actualidad muchos de estos conceptos ya se han adoptado en el universo de Link y compañía, pero no por ello dejan de ser menos meritorios. Este título de las aventuras de Zelda y Link mantiene todos los elementos caracterizadores de la franquicia, así como un argumento y un desarrollo que te introduce de lleno en una historia que es difícilmente olvidable. El ritmo de la aventura no deja al margen ningún detalle, y por medio de objetos y situaciones específicas, como el uso de la ocarina, consigue mantener a los jugadores interesados de manera sobresaliente. Es una aventura de la que es fácil sentirse parte desde el principio, y que ofrece una jugabilidad con suficientes ingredientes, novedades y mecánicas de juego combinadas para que la experiencia deje muy satisfechos a los jugadores.

Cara al remake de Nintendo 3DS se han mantenido todos los parámetros conocidos de la edición original de Nintendo 64. Los desarrolladores sólo han puesto de manifiesto algunos pequeños cambios para ayudar a que la jugabilidad aproveche el potencial de la consola de las tres dimensiones, así como el formato portátil de la misma. Por ejemplo, la pantalla táctil ofrece un sistema de acceso al menú y el inventario muy avanzado, intuitivo y de lo más cómodo. Aquellas situaciones ligeramente engorrosas que se podían dar en la versión original, desaparecen por completo. Por medio de toques táctiles cambiaremos de objeto y configuraremos cualquier elemento relacionado con el inventario del protagonista. La pantalla táctil también es determinante para enseñarnos el mapa del escenario sobre el que nos estamos moviendo, lo que simplifica mucho las cosas, ya que no habrá que estar abriendo el menú cada vez que queremos verlo. No menos importante, con ella tenemos la posibilidad de mover la consola de manera real y que así el apuntado de Link reaccione en consecuencia a ello. Esto es de lo más cómodo para usar el tirachinas, el boomerang o el arco que tendrá el protagonista llegado cierto momento de la historia. También se puede usar el modo con stick de toda la vida, evitando la mejora que plantea el sistema giroscópico de la consola Nintendo 3DS, por lo que quien no se acostumbre tendrá capacidad para elegir cómo jugar en este sentido.

Un añadido interesante para el juego son la incorporación de las piedras sheikah, que ofrecen a los jugadores la oportunidad de conseguir pequeños clips de vídeo con los que recibirán una pequeña ayuda para avanzar en esos momentos en los que no saben qué hacer o cómo hacerlo. No son de uso obligatorio, ni mucho menos, por lo que se convierten en un buen recurso para jugadores de nueva generación que se encuentren con dificultades para superar obstáculos.

A la aventura principal, The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D une algunos añadidos bien conocidos por los seguidores de esta franquicia de Nintendo. Estos se desbloquearán al terminar el juego y aportan valor añadido para aumentar la rejugabilidad. Por ejemplo, se incluye la Master Quest del título, donde nos encontramos con mazmorras alteradas y más enemigos, además de un nivel de dificultad superior, con oponentes que quitan muchísima más vida al jugador, entre otros cambios. En añadido a esto hay que mencionar el Boss Challenge, una opción en la que lucharemos contra todos los jefes del juego en orden, uno detrás de otro. Aunque una vez terminada la aventura ya conoceremos las rutinas de estos enemigos, no será nada sencillo acabar con ellos de manera efectiva, y posiblemente necesitemos varios intentos para terminarlo.

GRÁFICOS

La mejora visual respecto a la edición de Nintendo 64 es clara, y The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D se transforma en uno de los juegos de Nintendo 3DS más cuidados en lo gráfico. Los escenarios, que nos introducen en un mundo lleno de magia donde la variedad es elevada, atravesando decorados de muy variados estilos, son uno de sus puntos a favor. También destaca el diseño de los personajes, con gran carisma y personalidad, además de las mazmorras y la fluidez de los movimientos y enfrentamientos que se lleven a cabo. El juego gana puntos adicionales en lo relacionado con su ambientación, con la experiencia que produce y el sentimiento que emana de cada una de las escenas, además de un mundo que se encuentra claramente vivo. Las tres dimensiones ayudan a notar una mayor profundidad y hacen que el redescubrimiento de un juego que recordamos con cariño de su paso por Nintendo 64, ofrezca todavía un nivel de espectacularidad mayor, además de un soplo de aire fresco. Esas zonas en las que iremos montados a caballo por grandes escenarios resultarán todavía más épicas gracias a las tres dimensiones. Además, y no menos importante, todo el apartado gráfico ha sido revisado respecto a Nintendo 64 y ha mejorado en cuanto a la definción y la calidad con la que se muestran los diseños.

MÚSICA & SONIDO

La banda sonora que el músico Koji Kondo compuso para el juego original de Nintendo 64, se mantiene prácticamente inalterada, y es que ya era de por sí una selección de temas más que sobresalientes. El estilo de la música compuesta por Kondo acompaña con intensidad y emotividad cada uno de los momentos del juego, y de forma sorprendente se convierte en una de las herramientas de más efectividad para narrar la historia del protagonista. De los efectos de sonido se puede decir tres cuartos de lo mismo, dado que se escuchan con alta calidad de reproducción y recuperan todos esos sonidos característicos del juego original, incluidos los gritos constantes de Navi.

CONCLUSIÓN

Para amantes de los juegos de rol, o para cualquier tipo de jugador que quiera ser partícipe de una aventura histórica, The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D es un juego que resulta imprescindible. Se convierte en el máximo representante de lo que puede dar de sí la consola de Nintendo, y ofrece un apartado jugable y visual a la altura de las circunstancias. Es un remake, pero uno de los remakes que más se esperaban desde hace mucho tiempo. Un juego para soñar y descubrir, y una aventura capaz de dejar muy satisfechos a todos los jugadores.