Inicio > Análisis > Turd Birds

Turd Birds

No es políticamente correcto que podamos hacer caca sobre las imágenes de nuestros amigos, al menos no es algo que nos hayamos planteado llevar a cabo. Pero en 2K Games han pensado que bien podría ser uno de los conceptos sobre los que se asiente uno de sus nuevos juegos para móviles. Su propuesta se titula Turd Birds, y llega con el objetivo de ofrecer otro punto de vista a los endless runner en 3D, aquellos que se parecen a, por ejemplo, Temple Run.

JUGABILIDAD

La mecánica de avanzar sin parar se materializa tal y como lo recordamos de otros juegos similares. En vez de correr, nuestro protagonista vuela, lo que significa que va por encima en perspectiva de las cabezas de las personas con las que se encuentra. El objetivo no solo se encuentra en avanzar sin parar, sino en realizar misiones que se nos van encomendando de forma dinámica. Además de cumplir los objetivos que vayamos encontrando a lo largo de nuestro camino, como “haz caca encima de 5 ancianas”, el juego también nos dará misiones que tendremos que cumplir para avanzar hacia el siguiente objetivo general de partida, del estilo de “recoge 2 plumas en una carrera” o “recorre x número de metros”. Son dos tipos de misión que hacen un buen papel a la hora de mantenernos ocupados.

Mientras avanzamos tenemos que recoger objetos y power-ups, así como bonus, esquivar obstáculos y cuando lo requiera, o cuando nos apetezca, hacerle caca encima a la gente que veamos. En ocasiones habrá que hacer caca encima de un coche y también habrá la posibilidad de hacer caca sobre la imagen de perfil de alguno de nuestros amigos de Facebook. La mecánica de movimiento es un poco incontrolable en algunas ocasiones, sobre todo porque pulsamos la pantalla para hacer caca de una manera constante mientras movemos al personaje. La detección no está mal implementada, pero es cierto que en algunos momentos, cuando tenemos que esquivar a máxima velocidad, resulta muy complicado lanzar excrementos al mismo tiempo.

Uno de los atractivos principales de Turd Birds, se encuentra en el cambio de escenarios del que vamos disfrutando mientras avanzamos. Se aprecia una notable variedad, pero es una pena que cada vez que comencemos se reinicie el recorrido. El juego tiene objetos diversos, y hay varios que están destinados a que nos saltemos zonas del camino para avanzar más rápidamente hacia las partes más complejas. No obstante, en esto ya entra en juego la recolección de monedas y las microtransacciones. Podemos comprar con las monedas mejoras para el pájaro y objetos extra. Además, con distintos objetos que recolectamos por el camino será posible desbloquear más personajes, cada uno dotado de sus propias características. Si no tenemos objetos suficientes podremos invertir las monedas de oro en adquirir cajas sorpresa con las que ganar más objetos, pero no es precisamente algo fácil de conseguir. Lo único drástico que se debe adquirir mediante microtransacciones son las gemas que nos permiten continuar partida cuando morimos, aunque como de costumbre, no son algo fundamental.

En general es un juego tan reiterativo como otros endless runner, pero que tiene la ventaja de contar con escenarios muy dinámicos en cuanto a los obstáculos que nos encontramos, aderezados por las misiones que se nos van encomendando. Es un juego que recompensa mucho al usuario que logra sobrevivir una gran cantidad de tiempo y que resulta divertido aún después de varias partidas. Además, las mejoras de pájaro y los personajes desbloqueables son una buena razón para seguir jugando por mucho que no resulte fácil conseguirlos.

GRÁFICOS

El estilo visual de Turd Birds está caracterizado por el gran color que destila su escenario, el cual va manifestando de forma muy adecuada el cambio en el recorrido que vamos adoptando. Si bien comenzamos en la playa, no tardaremos en cambiar de aires y llegar incluso a volar por encima de una carretera llena de coches. Los personajes que pueblan los escenarios son variados, con muchos modelos distintos de humanos a los que echar caca encima con el objetivo de ganar puntos. En cuanto a los obstáculos, el repertorio es imaginativo, e incluso hay algunos insalvables salvo con el lanzamiento de caca a interruptores que nos permitirán seguir avanzando.

MÚSICA & SONIDO

Con un planteamiento jugable y unos gráficos como los de Turd Birds, en los que se representa el lanzamiento de caca tal y como la hacen los pájaros, de forma blanca y pringosa, no podía haber un sonido que no fuera divertido. Tanto la banda sonora como los efectos sonoros que nos acompañan son bastante divertidos y humorísticos, consiguiendo que el juego destile ese gamberrismo implícito en un título donde tenemos que defecar como parte de su jugabilidad.

CONCLUSIÓN

Turd Birds no consigue encumbrarse como un endless runner 3D que sorprenda por sus gráficos o por su jugabilidad, pero al menos resulta divertido, y eso es decir mucho. Además, aún siendo un free to play, cuenta con un sistema de microtransacciones y compra de objetos que no es agresivo y que permite a los jugadores tener la seguridad de conseguir todo lo necesario aunque sea poniendo mucho esfuerzo en ello. En resumen, y dentro de todo el catálogo de endless runner que llegan a dispositivos móviles, este Turd Birds destaca por al menos saber entretener sin querer tener una mayor ambición más allá de proporcionarnos diversión durante unas cuantas partidas.