Inicio > Análisis > Winx Sirenix Power

Winx Sirenix Power

De origen italiano, Winx Club es una de las marcas televisivas de mayor fuerza de los últimos años en el sector infantil. Su éxito en la pequeña pantalla ha sido tal que las Winx también han triunfado posteriormente en el mundo del cómic y en el cine, así como en los videojuegos. En lo que nos toca, llevamos encontrándonos con juegos de Winx Club desde los tiempos de Game Boy Advance y PlayStation 2. En dispositivos móviles habíamos visto varias propuestas, pero de forma oficial no había debutado ningún juego que dijera en voz alta que se trata de un título licenciado. Este estreno lo ha producido Tsumanga Studios con el lanzamiento de Winx Sirenix Power.

JUGABILIDAD

Pensando en lo flexibles que son las historias de Winx y sus protagonistas, resulta difícil imaginar que los desarrolladores de Winx Sirenix Power hayan tenido problemas para idear un sistema de juego. Se pueden crear tantos títulos interesantes que es difícil pensar en un solo género. Pero dado que el juego se basa en la nueva temporada de la serie, la que se desarrolla bajo el mar, se ha buscado una mecánica que casara con esta situación. El resultado es un título de acción en el cual tenemos que mover a la protagonista, conduciendo su posición mientras avanza por el mar hacia el final del nivel.

No es un Temple Run propiamente dicho, dado que hay final de nivel, pero el sistema recuerda a este concepto. Mientras avanzamos tenemos que mover al personaje a los lados y hacia arriba y abajo para recoger todos los corazones que podamos y pasar por los aros. Lo hacemos moviendo el propio dispositivo. Podremos destruir contenedores de residuos para ayudar a limpiar el fondo del mar y recoger corazones azules que son a favor de una causa benéfica, lo cual es un bonito detalle. Al margen de esto hay que esquivar los obstáculos y ser rápidos. El control en un dispositivo tablet está poco recomendado, dado que resulta más bien imposible. La dificultad es muy elevada, demasiada teniendo en cuenta que es un título para niños, pero se acrecienta si no usamos un smartphone.

Se incluyen dos niveles, uno de ellos gratuito y otro de pago, así como dos personajes, Bloom y Stella. Pero si bien Bloom, la heroína por excelencia de Winx Club, es gratuita, para jugar con Stella tendremos que pagar. Si le añadimos las microtransacciones para desbloquear el segundo nivel, nos queda una propuesta free to play que no lo es tal, y que esconde demasiados pagos para atraer a los niños que crean que se trata de un juego totalmente gratuito. Las microtransacciones son correctas según las miremos, como las que nos permiten comprar más corazones, pero no es justo que también afecten a elementos fundamentales, como el segundo nivel y el segundo personaje.

El nivel que nos permiten jugar es Infinite Ocean, que cuenta con un total de cuatro retos con 12 estrellas que debemos intentar conseguir, tres en cada uno. Los dos primeros desafíos son bastante sencillos, recogiendo objetos y mejorando nuestra habilidad. En el tercero, titulado Beat Tritannus, tenemos que estar atentos a este personaje que aparecerá en el nivel, mientras que en el último, Rescue Serena, las cosas se complicarán por la aparición de las Trix. Si los dos primeros desafíos son difíciles, pero viables, con los dos últimos ocurre lo contrario. Las opiniones sobre el juego en Google Play e iTunes están siendo bastante positivas, pero dudamos que la mayor parte de los niños haya podido desbloquear las cuatro pantallas debido a su alta dificultad.

Con esfuerzo podemos obtener cajas Sirenix al cumplir determinados logros, la mayoría obtenidos por repetir y repetir los desafíos una y otra vez. También podremos acumular corazones y usarlos a la hora de adquirir objetos que potencien a nuestro personaje, a fin de obtener unos resultados más positivos. No obstante, estos añadidos no solucionan las carencias y los muchos errores del juego, que es una constante decepción desde la primera hasta la última de las partidas.

GRÁFICOS

Un elemento ambientativo tan limitado como es el océano provoca que los escenarios, por bonitos que resulten al incorporar corales y todo tipo de peces y colores, resulten repetitivos. Los fans apreciarán que estos entornos están totalmente inspirados en los vistos en la serie de televisión, pero echarán de menos una mayor variedad. No hay gran diferencia entre uno y otro de los desafíos, mientras que los elementos secundarios que aparecen en pantalla tampoco son especialmente llamativos. Al menos hay un buen trabajo artístico y un uso del color adecuado. Del personaje principal tampoco se puede decir nada negativo, dado que cuenta con varias animaciones que irá realizando en base a lo que hagamos mientras avanzamos.

MÚSICA & SONIDO

Las voces pueden ser un poco molestas y repetitivas, con gritos que cansan sobre todo en el desafío que realizamos contra Tritannus. Por suerte, el juego nos permite, en todo momento, llevar a cabo la desconexión tanto de la música como de las voces. Respecto a la banda sonora, aunque puede resultar reiterativa, al menos mantiene el estilo de la serie, lo que agradecerán los fans.

CONCLUSIÓN

Si entramos en el apartado de tienda de Winx Sirenix Power vemos que no solo nos ofrecen la compra de Stella, sino que ya están anunciados nuevos personajes que también se venderán mediante microtransacciones: Aisha, Flora, Musa y Tecna. El precio de Stella es de 1,79 euros, por lo que podemos hacer cuentas para ver lo que nos costaría el juego completo. En cuanto a niveles, el segundo disponible actualmente, Shark Eye Mountain, se vende por 2,69 euros, pero ya están anunciados otros cuatro que también llegarán bajo pago real. Se está jugando demasiado con el concepto del free to play y desvirtuando su naturaleza, jugando con los sentimientos de los niños y proporcionándoles un juego que es muy poco recomendable, no solo por las microtransacciones, sino porque en sí mismo, es una propuesta aburrida, mal programada y de una dificultad extrema.

1 Comentario

  1. es genial

Los comentarios están cerrados para esta publicación