Inicio > Análisis > World of Tanks Blitz

World of Tanks Blitz

Se ha convertido en uno de los símbolos de los juegos online gratuitos: World of Tanks simboliza palabras mayores en cuanto a juegos de tanques. Su atractivo ha llegado a convencer a usuarios de cualquier rincón del mundo gracias a un eficiente sistema de juego que combina estrategia y acción a partes iguales. Incluso en Japón, donde no son precisamente unos enamorados de este tipo de experiencias, han caído presas de su éxito gracias sobre todo a las colaboraciones con las chicas de Girls und Panzer.

Anteriormente ya hemos hablado de sus versiones de sobremesa y ahora analizamos World of Tanks Blitz, que supone el debut de la franquicia en formato móvil a través de su aparición en iOS. Teniendo en cuenta las exigencias de los juegos para móviles, lo que ha hecho Wargaming en este caso es partir de toda la jugabilidad que ya conocemos, pero adaptándola a las necesidades de jugar en una pantalla táctil. El resultado es la experiencia que ya conocemos, con algunas modificaciones, aunque con toda la adicción del título original.

Menudo tanque tienes

Nuestro primer contacto con el juego ha sido demoledor. La progresión con la que se encuentra el jugador, partiendo de los tanques básicos e invirtiendo horas y horas en ir obteniendo mejores vehículos y mejoras es más que adictiva. En nuestro caso hemos hecho un poco de trampa y gracias a Wargaming nos hemos potenciado con todo el garaje de tanques, millones de créditos y oro suficiente para apreciar cada uno de los detalles que esconde el juego a corto y largo plazo. Lo primero que apreciamos es que indudablemente World of Tanks Blitz es un título que nos va a mantener muy ocupados incluso con el paso del tiempo. No es uno de esos títulos free to play en los que en dos semanas de juego intenso vamos a tener todo lo imaginable, con todos los tanques subidos de nivel y todas las mejoras obtenidas. No, tendréis que convertiros en unos maestros del control de tanques si queréis alcanzar este éxito. Y cuando lo hagáis todavía podréis pensar en los consumibles, porque no penséis que los usuarios no hacen uso de ellos, ni mucho menos. ¡En la guerra todo vale!

El control de los tanques era posiblemente el aspecto más sensible en cuanto al traslado del juego a móviles. En nuestro caso hemos utilizado un iPad como dispositivo para el análisis y podemos decir que la colocación del stick virtual queda de lujo. Nuestro dedo se ajusta bien y nos sorprende lo rápido que aprendemos a mover el tanque. Con que tengas un mínimo de coordinación acabarás conduciendo bien el vehículo aunque no seas ningún experto en este tipo de juegos. El stick de movimiento se sitúa en la izquierda y permite avanzar, girar, retroceder y realizar cualquier acción de desplazamiento del tanque. No es complicado.

Tal y como nos enseña el útil y muy bien implementado tutorial, disparar y combatir contra los demás tanques no es cuestión de simplemente apuntar y disparar. En World of Tanks Blitz hay más profundidad en este sentido. Hay distintos tipos de munición y diferentes partes de cada carrocería de los tanques enemigos en los que podemos dispararles. Cuando avistemos un objetivo en la lejanía, tendremos opción a hacer un sistema de zoom con el cual ver más precisamente a los enemigos. Habrá que buscar la zona correcta donde dispararles para hacer más daño. Dependiendo de cómo lo hagamos veremos que baja o no la vida del enemigo y también escucharemos un comentario personalizado de nuestro piloto que nos informará de si lo hemos hecho bien o mal.

Vas a necesitar a tus aliados

Lo que podría ser un mero “avanzo, disparo e intento sobrevivir”, como hacíamos en los juegos de tanques de 8 bits, aquí es un más complejo y estratégico sistema de lucha. Tenemos que escondernos de la visión de los tanques enemigos e intentar sorprenderles desde posiciones ventajosas. La sensación de cazar a un tanque rival, o mejor incluso, a un grupo de ellos, desde un lugar en el cual sabemos que estamos protegidos, y acabar con los enemigos de forma impactante, es superior. Lo es más si conseguimos jugar de forma eficiente en equipo y creamos estrategias avanzadas del tipo de dos tanques menores cubren al tanque de nivel alto con munición de gran calibre que puede acabar con los rivales mientras sus aliados sirven de carne de cañón. Como suele ocurrir en los juegos online, la experiencia cambia mucho dependiendo de con quién juguemos. En total se enfrentarán equipos de siete contra siete jugadores, y entre los usuarios más hardcore ya hemos visto que incluso se forman llamadas en grupo a través de servicios telefónicos para mantener un chat de voz constante, lo que demuestra el nivel de compromiso de la comunidad.

La profundidad de World of Tanks Blitz se aplica no solo al sistema de combate, sino también a las modalidades de partida y a la progresión del jugador. Hay tres ejércitos distintos presentes, diferentes tipos de tanque en base a sus características y mejoras a montones que podemos ir ganando con el oro y las monedas que vayamos obteniendo. Las partidas se desarrollan con objetivos variables en mapas distintivos que nos llevan a algunos de los escenarios principales del juego original. Sorprende la forma en la que las partidas resultan de una duración rápida, para que podamos entrar y salir sin importar el momento del día y que vayamos calmando nuestras ganas de combatir. Si morimos en una misión podremos quedarnos como espectadores para seguir en el grupo o salir y dejar el tanque que ha sido destruido en reparación hasta que se arregle.

Atención al detalle

Wargaming demuestra que para ellos tiene tanta importancia este World of Tanks Blitz que la versión clásica del juego disponible en PC y Xbox 360. Los gráficos nos introducen con eficiencia en escenarios que saben capturar la esencia de los ambientes donde se disputan este tipo de enfrentamientos y los tanques tienen unos modelados perfectos. La velocidad de juego cumple sobradamente y en general tenemos esa sensación y experiencia que esperamos en comparación a lo visto en la edición original. Los menús, por su lado, están muy bien implementados y son fáciles de navegar, no requiriendo muchos toques de pantalla para llegar a todo lo que necesitamos.

El mismo nivel de calidad se presenta con las voces, que sorprenden incluso gracias a un doblaje al castellano de primera categoría, el cual ayuda mucho a introducirnos más en la batalla.

En definitiva, World of Tanks Blitz es un juego que sabe sacar un buen partido a los dispositivos móviles y que sabe complacer desde el primer momento. Su formato free to play está bien ajustado para que quienes paguen no tengan una ventaja extrema respecto a los usuarios que aprovechan solo el contenido gratuito, siendo al final lo importante la habilidad que tengamos. Y las modificaciones realizadas en control se ajustan a lo que necesita un juego de móviles.