Inicio > Análisis > World of Tanks

World of Tanks

Aunque pueda parecer que son una minoría, los adeptos a los juegos de guerra se cuentan por cientos. Los juegos de tanques, sin embargo, aunque no son un género en sí mismo, sino que más bien se consideran juegos de guerra como tal, también cuentan con un nicho de mercado bastante amplio. Prueba de ello es este World of Tanks que tan buenos resultados de crítica y público cosechó en Xbox 360 y que nos llega a ahora a la consola de nueva generación de Microsoft.

Para demostrar lo comentado en el anterior párrafo, solo hay que echar un vistazo al historial del estudio desarrollador del título: Wargaming, que comenzó su andadura cuando el siglo pasado llegaba a su fin. Comenzó con proyectos de estrategia y desde entonces siempre ha seguido una misma línea, algo totalmente lógico y comprensible, puesto que si algo funciona, ¿para qué vamos a cambiarlo? Y es que seguro que muchos modelistas o aficionados a los carros de combate se han iniciado en esto del ocio digital gracias a proyectos como estos.

El último pelotazo, lo dieron con la versión de PC de World of Tanks, hace cuatro años, que fue porteado a 360 el año pasado para aterrizar ahora en Xbox One, entrando a formar parte de ese reducido pero valiente grupo de empresas que han empezado a introducir el free to play en consolas. Si esto ya es algo aplaudible de por sí, hay que felicitar a los chicos de Wargaming por ser los pioneros en insertar el juego cruzado entre plataformas. Sí, amigos. Los usuarios de World of Tanks de Xbox 360 pueden mezclarse y jugar contra usuarios de Xbox One y viceversa. Esta es una jugada maestra, muy a tener en cuenta, ya que esto hace que haya siempre un número mayor de jugadores del título y, como todos bien sabemos desde pequeñitos: ¡cuantos más seamos, más reiremos!

¡Mi carro, me lo mejoraron!

Es lo primero que salta a la vista durante la toma de contacto de un videojuego. Al igual que en otras disciplinas, es el aspecto visual lo que nos lleva a hacernos una idea aproximada en nuestra mente respecto a lo que nos vamos a encontrar. En nuestro caso, al haber probado previamente la versión de 360, el impacto ha sido mayor, ya que técnicamente el juego luce a nivel muy superior al que ya habíamos disfrutado. Esto es algo que hay que agradecer al estudio, que no se ha conformado con lanzar un simple port para salir del paso.

Los 1080p brillan de un modo radiante y, aunque corre a 30 fps, el rendimiento es espléndido y es una gozada moverse y combatir por el entorno con un nivel técnico tan pulido. Pero no se queda ahí la cosa, y es que alto número de texturas mejoradas y rediseñadas dota a la acción de un realismo brutal, que ayuda enormemente a sumergirte en la batalla, siendo mucho más inmersivo que la versión de 360. Pero estas mejoras no solo se aplican en los escenarios, sino también en los propios carros de combate, que lucen y ruedan en pantalla de un modo más majestuoso y amenazante.

Es una auténtica proeza que hayan mimado tanto estos detalles, si tenemos en cuenta la enorme cantidad de tanques que tendremos a nuestra disposición (más de cuatrocientos) y la gran cantidad de escenarios y elementos que nos rodean en las contiendas.

¡Señor, para obedecerle debo entenderle, señor!

Otro detalle del que deberían aprender otros estudios y tomar buena nota de cara al futuro y nuevas producciones, es la perfecta localización que incluyen. Para ser un juego free to play, es sorprendente que no hayan desechado el tema del doblaje. Gracias a esta política de ofrecer buenos en cada zona, respetando el idioma de cada región, los chicos de Wargaming han lanzado el juego perfectamente doblado al castellano, con lo que no tendrás que perder valiosos segundos leyendo subtítulos en pantalla para entender las órdenes y comentarios de la tripulación del carro blindado, y disfrutar así de una experiencia más llevadera e intuitiva.

Además de tener todas las voces en español, como no podía ser de otra manera, también podremos navegar por los complejos menús en el idioma de Cervantes. De este modo, personalizar tu tanque, comprar mejoras y añadir equipo será mucho más sencillo para los que no nos defendemos bien con el inglés. El estudio ha hecho un esfuerzo titánico, ya que los MMO no se caracterizan por tener menús precisamente escuetos, con lo que han tenido que traducir muchísimas líneas para que redunde en que el jugador disfrute de un modo más sencillo y eficaz de todas las posibilidades que ofrece el título.

Volviendo al apartado de audio, melodías y efectos cumplen sobradamente, aunque sí que es cierto que algunos usuarios podrían esperar un poco más de espectacularidad. Si tienes auriculares 5.1, no dudes en utilizarlos para que la experiencia gane un par de enteros.

¿Te gusta conducir… tanques?

Si la respuesta es no, puede cambies de idea cuando pruebes World of Tanks. Pero antes de vender todo el pescado, debemos entrar en matices. Y es que a pesar de que el control es muy bueno y ofrece muchas posibilidades, cuesta bastante adaptarse a él. Tardarás en convertirte en un experimentado piloto de carros de combate, pero cuando lo consigas, integrarte en una batalla será mucho más sencillo. No dejará de ser tosco, sin embargo dejarás de enredarte con él cuando lleves a tus espaldas un buen historial de contiendas.

Page 1 de 2Siguiente