Inicio > Análisis > World of Tanks

World of Tanks

El estudio, conocedor de este pequeño hándicap, ha implementado en la versión de Xbox One un nuevo modo de juego denominado Campo de pruebas, que se convierte en un genial tutorial para hacerte con los controles básicos y practicar hasta que te veas más seguro y con posibilidades de arrasar con el enemigo.

Mientras tanto, te tocará comer plomo. Lo decimos literalmente. Y es que no se puede negar que cuando te introduces en un juego en el que controlas carros blindados que parecen fundidos y ensamblados para arrasar con todo lo que se cruce en nuestro camino, se te pase por la cabeza la idea de que nada más empezar la partida, la mejor opción es ir a destruir al enemigo a saco. ¡Craso error! World of Tanks es un título que hay que jugar con cabeza y toneladas de estrategia. Si vas a lo loco puede que acabes con algún enemigo durante las primeras acometidas, pero enseguida te verás en el ojo del huracán, con todos los cañones apuntando a tu posición y con un nudo en tu garganta. Salir con vida de un aprieto de esas dimensiones sí que sería todo un logro. Por este motivo, se recomienda desde un primer momento ir con cuidado y coordinarse con el resto de miembros de nuestro pelotón.

Como veis, de nuevo nos llevamos una grata sorpresa con un juego free to play, ya que nos ofrece unas mecánicas complejas, que nos regalará momentos épicos inolvidables y un motivo más para darle una oportunidad al título.

La batalla interminable

Con todas las opciones de personalización, las variantes de carros de combate disponibles, así como las clases (artillero, anti-tanque, pesados, medios y ligeros), modos de juego y escenarios disponibles, te tendrán ocupado durante meses. Este no es un juego de temporada, sino que te verás revisitándolo periódicamente y a menudo tras haberle dedicado cientos de horas.

World of Tanks es un multijugador masivo, con lo que durará lo que dure el interés del jugador por ese mundo en guerra que ha diseñado Wargaming. Realmente no tiene fin, y podrías dedicarte a él en exclusiva durante toda la vida útil de la consola. Y es que esto de ir superando refriegas para subir de nivel y mejorar nuestros tanques sobre la marcha es una fórmula que se ha demostrado que es harto adictiva.

Sí que es cierto que tras desbloquear todos los tanques el interés por él decaiga en un porcentaje importante, pero no olvidemos que hay una gran variedad de modos de juego y más de cincuenta escenarios (con diferentes climatologías) para que la fiesta no decaiga.

Además, si eres de los que les cuesta un poco más de lo normal conseguir buenas estadísticas en las contiendas o prefieres suber de nivel con mayor rapidez y facilidad, como en todo buen MMO, en Wargaming puedes adquirir la Cuenta Premium y, de este modo, conseguirás un 50% más de experiencia por batalla, un 50% más de experiencia para la tripulación por batalla, un 50% más de créditos por batalla y un garaje más limpio.

AnteriorPage 2 de 2