Inicio > Avances > Call of Duty Advanced Warfare

Call of Duty Advanced Warfare

El tiempo pasa, la tecnología mejora, las consolas evolucionan y sus juegos con ellas… más o menos. Al igual que lo hace la guerra. Todo lo horrible que tuvo la Segunda Guerra Mundial lo tuvo de fascinante a la hora de ponernos a los mandos de nuestra consola para revivirla. Call of Duty fue uno de esos shooters que con mucho acierto nos hizo revivir este conflicto entre los Aliados y las Potencias del Eje. Pero, como nos pasa con todo, la Segunda Guerra Mundial nos cansó debido a su explotación, llegando el momento de la guerra moderna, que entró con fuerza en la séptima generación gracias a Call of Duty 4 Modern Warfare.

Después de dos entregas más de la subsaga Modern Warfare, alguna durante la Guerra Fría y dos más en un futuro no muy lejano, la saga fue perdiendo encanto. Si bien con Black Ops II supieron mantenerse a flote con un juego relativamente fresco y con algunas novedades interesantes, con Ghost, que nos presentaba una línea temporal alternativa enmarcada en un futuro aún más cercano, la saga empezó a cavar su propia tumba. Parecía que este shooter subjetivo estaba lejos de recuperar el prestigio de antaño, pero Sledgehammer, la desarrolladora que colaboró con Infinity Ward en el desarrollo de Modern Warfare 3, ha puesto todos sus esfuerzos en ofrecernos algo diferente, en dar un paso hacia la evolución evidente de la saga. Pasamos de la guerra moderna a una todavía más avanzada.

Acción en Madrid Games Week

Call of Duty Advanced Warfare parece querer ofrecernos algo distinto dentro de sus posibilidades. Si bien nos encontramos ante un juego con características similares respecto a entregas anteriores, sí nos ofrece un elemento diferenciador, la época en la que se enmarca, que parece será más determinante que en Black Ops II, el único COD de corte futurista. Y es que, a falta de probar la historia, que no sabemos si mantendrá la escasa duración de siempre y nos ofrecerá un desarrollo manido o algo más original, hemos probado su modo online.

Nuestro compañero y experto en shooters Willkill40 ya lo probó en profundidad en un evento para la prensa organizado por Activision con una partida de una hora y media. En esta segunda prueba, aprovechando la Madrid Games Week, disfrutamos en una partida de dos rondas que duró más o menos diez minutos. Y sí, como Willkill40 nos contó en su momento, Advanced Warfare no arriesga en exceso, va a lo seguro, a lo que funciona en Call of Duty, pero no se deja llevar por la desidia de Ghost, por el conformismo de lo que ya funciona. Parece, en este primer contacto, querer ir un poco más allá.

Uno de los stands con la cola más larga y el más concurrido de la zona de Microsoft era el de Advanced Warfare. Mientras esperábamos contemplábamos la cara de nuestros rivales y aliados, poco acostumbrados a verles el rostro a los enemigos que nos acribillan a balazos sin piedad, a los que derribamos sin dejar de sudar, a los que maldecimos cuando nos cogen por sorpresa, todos ellos estaban allí, expectantes por probar el primer Call of Duty de Sledgehammer.

Entramos, nos posicionamos, nos ponemos los auriculares que nos aíslan del jaleo de la feria para adentrarnos en la cruenta batalla. Agarramos el mando de la Xbox One que se nos ha asignado. Seleccionamos una clase que podemos cambiar durante la partida a nuestro gusto. Miramos a los lados observando el nerviosismo, la tensión, las ganas de hacer correr ríos de sangre y pólvora (o laser) virtual, de oír los gritos de otros jugadores, de masacrarlos hasta que… Vale, vale, que no fue para tanto. Solo fue un pique sano entre los allí presentes.

Armas de gran potencia

Después de un rato de espera la partida comenzó en un mapa no excesivamente grande como los de Ghost o Modern Warfare 3, pero tampoco tan preciso e interesante como los de Black Ops II. Se trataba de una zona en ruinas con recovecos por todos los sitios. Durante los diez minutos de partida probamos todas las armas disponibles, que sin ser excesivamente revolucionaras, ofrecen algo de novedad en el frente. Por ejemplo un arma que dispara un rayo láser continuo con el que acabar con nuestros enemigos. Por supuesto no faltan las armas clásicas como ametralladoras o escopetas (bastante más potentes y bestias), pero con un aspecto un tanto más futurista. Aunque el arma que se lleva el premio en potencia fueron dos ametralladoras enormes (una para cada mano) con una capacidad de destrucción que asustaba. En combates tan directos como los de Call of Duty (cosa que no cambia en Advanced Warfare) seremos un peligro con armas como estas en la mano con las que podremos acribillar a todo el que se nos cruce sin miramientos. De hecho, una vez probadas todas, fue con la que nos quedamos.

Como apoyo tenemos granadas de diferentes tipos que lanzamos desde un dispositivo colocado en nuestro antebrazo y un escudo que podemos generar delante de nosotros. Aunque con las ametralladoras que os mencionábamos el escudo que generábamos nos envolvía, aumentado considerablemente nuestra resistencia, pero agotándose en poco tiempo, como es lógico.

Algunas de estas armas (como la del rayo láser), los escudos de fuerza o el propulsor que podemos utilizar en cualquier momento para elevarnos y planear, nos han recordado poderosamente a Destiny, el juego que lo está “petando” desde septiembre. Sin duda, es el momento de los shooters futuristas, y Call of Duty no iba a ser menos.

Las partidas siguen siendo rápidas y directas, sin muchas complicaciones. En cuanto a los modos, nosotros jugamos al modo uplink en el que conseguimos puntos encestando un satélite por un aro, tal y como explica perfectamente Willkill40 en su avance. Ahora, seamos sinceros, un servidor se dedicó a probar las armas y a matar desenfrenadamente a todo el que se cruzaba olvidándose un poco del objetivo principal.

Satisfacción

La partida terminó. Observé orgulloso mis catorce bajas en las estadísticas, era el momento de salir glorioso y triunfante del stand para…¡oh, espera! ¡Si he quedado último! El primero ha matado a treinta y tres, lo cual deja claro que este Call of Duty será todavía más directo, más destructivo, con armas más potentes que se dejarán notar en los resultados finales. “Sí, lo que tú quieras” estaréis pensando, “pero tú quedaste último”. Así es, aunque fui el peor de mi equipo y no de la partida en general, preferí salir cabizbajo, evitando la mirada al compañero que había realizado treinta y tres bajas, no quería ser testigo de sus ojos inyectados en sangre mientras recogía el premio del ganador.

Yo me conformé con una bebida energética que nos dieron al resto, la morralla, los jugadores de relleno; para ver si bebiéndola se nos pegaba algo y nos convertíamos en auténticos monstruos dispuestos a dejar nuestra huella en el campo de batalla de Advanced Warfare.