Inicio > Avances > Far Cry 4

Far Cry 4

Después de lo bien que fueron recibidos los dos últimos Far Cry, vemos que Ubisoft ha querido mantener el nivel con el lanzamiento de la cuarta entrega numerada. Esta se encuentra entre los títulos más potentes que la empresa francesa tiene entre manos, y ha sido uno de los juegos que ha estado presente en la reciente edición de los Hardays organizados por Ubisoft en Madrid. A los asistentes no solo se les proporcionó una rápida presentación de la mano de Li Kuo, que ha sido uno de los encargados del guion del juego, sino que también hubo una versión demo con varios niveles de prueba en los que apreciar el gran rendimiento del título.

Y aunque no era una versión final, a tenor de que el juego no se comercializará oficialmente hasta el día 18 de noviembre, ya nos hemos podido hacer a la idea del tono que va a tener el juego. Y hay que decir que tenemos muy claro que Far Cry 4, por su ambientación y por sus personajes, tiene un lanzamiento exitoso casi asegurado. Mucho tendría que encontrarse el juego por el camino para que no se transformara en otra rentable edición de la saga para las arcas de Ubisoft.

A tiros montados en elefantes

Lo que más nos ha llamado la atención de lo que hemos podido probar de Far Cry 4 es la espectacularidad y variedad de sus secuencias de acción. Por mucho que ya nos hubieran dicho que el país de Kyrat iba a ser realmente variado y misterioso, no esperábamos tener algunas de las opciones con las que nos hemos encontrado. Lo primero que hemos hecho en el nivel que hemos jugado ha sido mirar hacia adelante y encontrarnos con la presencia de un elefante. Si bien seguro que hay muchos jugadores que lo primero que hubieran hecho habría sido disparar al animal, lo que hicimos nosotros fue montarnos en él. Como si fuera un coche, pero con colmillos y un poco de mal genio. Al montarnos en él no nos disponemos a dar simplemente un paseo, algo que sin duda podríamos agradecer para disfrutar de los paisajes que nos ofrece Kyrat, en ocasiones bastante atractivos. Lo que hacemos es cruzar la puerta donde están las fuerzas armadas del ejército que nos quiere matar por una u otra razón y comenzar una matanza montados en un poderoso elefante que no cae con facilidad.

A la hora de jugar es casi, casi, como cualquier otro vehículo. Tenemos el punto de mira de nuestra ametralladora o pistola y vamos apuntando y disparando a los enemigos que pasen por la pantalla. Si nos queremos mover y disparar al mismo tiempo lo pasaremos bastante mal a la hora de apuntar. Se recomienda tener un poco de paciencia y apuntar con precisión, pero hacerlo cuando el elefante se encuentre detenido. Una vez matemos a cada enemigo nos podemos ir moviendo para cubrir todas las posiciones de la pantalla y acabar con la totalidad de los soldados que aparezcan en la misma.

Además de las dos armas mencionadas, tenemos granadas que podemos lanzar, algo que resulta recomendable en el momento en el cual llegan vehículos llenos de soldados. Con una granada debajo de uno de los vehículos haremos que este salga volando por los aires y que la amenaza quede totalmente contrarrestada. La principal diferencia con un coche se encuentra en que el elefante, si nos acercamos lo suficiente a los enemigos, no dudará en lanzarles por los aires como si fueran auténticos muñecos de trapo. El poder del elefante es espectacular y resulta tan capaz que acabamos dependiendo del mismo en muchos momentos. Si no tenemos mucho cuidado llegará el duro momento en el que veremos cómo nuestro elefante cae al suelo abatido por los disparos de nuestros enemigos. Si habíamos pensado que ellos iban a tener algo de cuidado por no matar al animal, nos habríamos equivocado, aunque es cierto que se agradece que no intenten acribillar su piel nada más vernos aparecer en escena. Cuando bajamos del elefante y seguimos con la misión, el sistema de juego sigue siendo fiel al de la franquicia, contemplando la forma de atacar y de movernos tradicional, con un gran surtido de posibilidades para derrotar a todos los enemigos. Podemos atacar a distancia o golpear a los oponentes en distancias cortas si así lo acabamos necesitando.

Page 1 de 2Siguiente