Inicio > Avances > Godzilla

Godzilla

Godzilla tiene una larga trayectoria en el mundo de los videojuegos, aunque llevábamos unos años sin verle el pelo (o las escamas, más bien). Su nuevo juego, titulado simplemente Godzilla, ya tiene un lanzamiento confirmado en Europa de la mano de Bandai Namco Games. Hace poco tiempo tuvimos la oportunidad de probar su versión de PlayStation 3 y hemos querido compartir las impresiones que nos produjo el juego. A los fans de la criatura les debemos decir, lo primero, que van a quedar muy satisfechos con la forma en la que se ha representado el título. Sus creadores han tomado en cuenta el afán de rendir tributo al monstruo, que es una de las figuras claves en el cine nipón (y últimamente también en el occidental gracias al buen sabor de boca que dejó su última película).

Todo comienza en 1954

En el año 1954 Japón se encontró con la llegada al país de una enorme criatura que recibió el nombre de Godzilla y que fue responsable de causar multitud de daños. Posteriormente desapareció, pero no antes de dejar rastro de la energía especial G-Energy. El gobierno japonés decidió utilizar esta nueva energía para construir una serie de generadores que repartió por todo el país. Los beneficios de los generadores fueron notables, impulsando a Japón en distintos aspectos por encima de otras grandes potencias mundiales. Pero la existencia de los generadores acabó llamando la atención de Godzilla, que se había recluido en el mar.

Su regreso estaba marcado por el objetivo de destruir los generadores y absorber toda la G-Energy para aumentar su poder. Lo peor de todo es que los generadores no solo llamaron su atención, sino también la de otros kaiju, que viene a ser el nombre con el que se conoce a estas criaturas. Fue entonces cuando el gobierno japonés decidió crear la G-Force, una fuerza especial dirigida a combatir la existencia de estos monstruos. A Godzilla, tal y como lo conocemos, le toca enfrentarse, bajo nuestro control, tanto a las fuerzas de la G-Force como a los kaiju. La diversión está asegurada.

Dominando a Godzilla

Podéis imaginar que manejar a Godzilla no podía ser algo sencillo tal y como mover el stick del mando. El equipo de desarrollo tiene en cuenta el enorme tamaño de la criatura y lo traslada al juego con un toque personalizado de control que no le sienta nada mal. El stick analógico izquierdo y el derecho nos permiten controlar su posición adelante y atrás, así como mover la cámara. Además, controlamos su giro hacia la izquierda y la derecha manteniendo pulsado el botón L1 o R1 respectivamente. Aunque puede parecer complicado, en pocos minutos empezaremos a cogerle el truco al sistema con el cual mover a Godzilla, ayudando mucho que la criatura tenga un alto nivel de resistencia a los ataques de sus enemigos (lo que nos dará tiempo de sobras para prepararnos).

Durante los niveles que hemos probado del modo Destruction (el principal) nos hemos encontrado con el objetivo de destruir los generadores de G-Energy. Mientras lo hacemos tenemos que estar al tanto para destruir a las tropas de las fuerzas G-Force que intenten hacernos daño. No es algo con lo cual tengamos que obsesionarnos, pero estarán ahí para darnos dolores de cabeza. También, de vez en cuando, aparecerán kaijus a los que combatir e incluso estará presente el MechaGodzilla creado por la humanidad para combatir a la criatura protagonista. En los combates más emocionantes nos veremos rodeados de soldados, asediados por los generadores y con algún que otro kaiju alrededor protagonizando batallas de auténticos titanes.

Los movimientos que tenemos a nuestra disposición como Godzilla no son precisamente pocos. Podemos dar garrazos, agarrar estructuras y electrocutarlas, lanzarnos en carrera golpeando con la cabeza o disparar rayos de energía por la boca. Si cargamos más energía también podemos lanzar una emisión de energía por todo nuestro alrededor que nos vendrá como anillo al dedo para acabar con los helicópteros que nos estén intentando atacar. Además, hay que tener en cuenta que a medida que destrocemos generadores y eliminemos enemigos ganaremos energía que le permitirá a Godzilla crecer. Comenzaremos con una altura de 50 metros y podrá llegar hasta 100 metros de alto, que será lo que necesitemos en el final del juego.

El modo Destruction nos llevará a través de varias rutas para que podamos alterar nuestro camino dependiendo del nivel de dificultad que estemos interesados en afrontar. Esto hace que el juego sea más rejugable, sobre todo por todos los elementos que incluye dirigidos a los fans.

Batallas de criaturas

Además del modo principal tenemos el modo King of the Monsters, que nos recuerda irremediablemente al arcade de mismo nombre que hubo en los 80. En este modo nos dejamos de generadores para concentrar la jugabilidad en los enfrentamientos que protagonizan las criaturas protagonistas. No solo podemos jugar con Godzilla, sino que se desbloquean otros monstruos para que tengamos mayor variedad jugable. La lista de personajes incluidos incorpora a muchos de los kaijus más reconocibles del mundo de Godzilla. Por ejemplo, tenemos a Mothra, King Ghidorah, Jet Jaguar, MechaGodzilla o Destoroyah, entre otros.

A nivel gráfico lo que más nos gusta de los enfrentamientos de las criaturas es ver cómo todo lo que les rodea acaba siendo insignificante. Es lo mismo que ocurre en el modo Destruction, donde tenemos la oportunidad de ver explotar edificios y estructuras a medida que damos zarpazos o que nos tiramos encima de los edificios corriendo en carrera. La versión de PlayStation 3 que hemos probado hace gala de unos gráficos coherentes con lo que podemos esperar, no sufriéndose ralentizaciones y ofreciendo una buena variedad de criaturas.

Todo ello lo veremos potenciado en PlayStation 4, estando previsto que ambas versiones lleguen a Europa el 17 de julio de 2015 de la mano de Bandai Namco Games. Los fans de Godzilla van a tener una cita ineludible con el juego.