Inicio > Avances > Sonic Lost World

Sonic Lost World

Mucho se está escribiendo sobre la situación actual de Sonic, que no es ni mucho menos en la que estuvo en el pasado. Sonic Lost World, creado por el Sonic Team para su versión de Wii U, será una nueva intentona por actualizar al personaje y obtener así el reconocimiento. Parece que existe cierto componente crítico anexo al héroe en la actualidad y es algo de lo que nos hemos intentado evadir para adoptar un punto de vista que no se vea influenciado por nada. Dicho esto, ¿qué nos ha parecido la prueba de tres niveles que hemos realizado de Sonic Lost World?.

UN ESTILO NOVEDOSO

Mucho se dice sobre la similitud existente entre algunos de los niveles de Sonic Lost World y el conocido Super Mario Galaxy. ¿Pero y si recordamos el juego Sonic X-treme?. Este título, creado en su origen para Saturn, terminó siendo cancelado después de encontrarse con muchos obstáculos en su desarrollo. Para el recuerdo quedaron materiales visuales de cómo habría resultado, presentando una jugabilidad 3D y muchos de los ingredientes que posteriormente se utilizaron en Super Mario Galaxy (coincidencia o no, eso no es algo a discutir en este caso). Dicho esto, es cierto que Sonic Lost World cuenta con pantallas que recuerdan a Super Mario Galaxy, pero en este caso sí habría que recordar que antes existió momentáneamente Sonic X-treme.

Estas pantallas nos colocan en la espalda del héroe, que avanza en niveles 3D de aspecto lineal, avanzando a velocidad mientras activa palancas, salta sobre los enemigos y recolecta rings. La particularidad principal de estas pantallas es que podemos movernos hacia los lados y darle la vuelta al escenario, como si fueran los planetas de Super Mario Galaxy. Es un concepto interesante, que se beneficia de la oportunidad de ganar velocidad pulsando un botón para avanzar a un ritmo mayor hacia el final de las pantallas.

Las habilidades de Sonic para moverse por el nivel con agilidad, algo que ya ha demostrado en juegos previos, se convierten en algo imprescindible. No hablaríamos de parkour tal y como lo conocemos en la realidad, pero lo que hace Sonic en muchos casos se encuentra cerca de esta práctica. El modo es interesante y cumple, salvando animalitos y chaos por el camino, aunque resulta menos adictivo si no conseguimos cogerle la medida al encadenamiento de movimientos para mantener la velocidad. Como ya se sabe, un juego de Sonic en el que avancemos lentamente no termina siendo demasiado divertido. Gráficamente se hace uso de mucho color, de escenarios e ingredientes reconocibles, y de una tasa de velocidad que intenta ser estable y elevada para sorprender al jugador.

OTROS DOS TIPOS DE JUEGO

Cambiamos de tercio y abandonamos la cámara 3D para colocarnos en una pantalla más clásica, con scroll horizontal que nos hace pensar en los primeros Sonic. El zoom de la visualización es elevado, por lo que vemos un escenario de un tamaño respetable. Hay muchos saltos y encadenamiento de movimientos, pero lo que resulta imprescindible es mantener pulsado un botón que sirve para avanzar corriendo a toda velocidad. Es otra forma de aportarle a Sonic una dinámica mayor, con un ritmo de juego rápido que se va reduciendo en cuanto a intensidad por los muchos saltos y enemigos que esquivar, pero que puede ser un buen complemento al primer tipo de nivel. Posiblemente será, por otro lado, la mecánica entre las tres incluidas, que más gustará a los usuarios que prefieren al Sonic más clásico de entre todas sus distintas versiones que hemos visto en tiempos recientes.

Por último hemos tenido la oportunidad de probar un tercer tipo de nivel, con Sonic haciendo caída libre desde el cielo a toda velocidad mientras esquivamos obstáculos. La dificultad está en conseguir pasar por los rincones más complejos, tubos que nos permitan seguir bajando sin caernos al vacío y eliminar a todos los enemigos que nos vamos encontrando por el camino. Es otro tipo de jugabilidad que está bien implementada, pero de la cual todavía queremos llegar a probar más, sobre todo a la hora de tener más tiempo de hacernos a los controles.

Son en total tres mecánicas de partida y control diferentes, lo que podría entenderse como que no hay mucha confianza en ninguna de ellas, pero también como que el Sonic Team le quiere proporcionar al público la mayor cantidad de posibilidades. En general Sonic Lost World hace gala de una jugabilidad que apuesta por cosas nuevas y esto no siempre es algo que da buenos resultados. En este caso apreciamos que hay buenas intenciones, así que quedará ver cómo se junta todo ello en el juego definitivo.

CONCLUSIÓN

Sonic Lost World parte de la intención de buscar algo nuevo con lo que complacer a los seguidores. Cuando en la época de Dreamcast se llevó a Sonic al mundo de Sonic Adventure también hubo riesgo de por medio, dado que no se sabía exactamente cómo reaccionaría el público. En ocasiones es necesario probar nuevas ideas que permitan sorprender al público y, con suerte, establecer una nueva forma de pasarlo bien con el característico héroe. Para Sonic Lost World, como indicamos, hay buenas ideas de por medio y el resultado, al menos de momento, parece cumplir con muchos de los rasgos que exigiríamos a cualquier buen juego de Sonic. Pero el desarrollo todavía no ha llegado a su final y aún es pronto para dar un veredicto.