Inicio > Avances > Battlefield Hardline – Primeras Impresiones

Battlefield Hardline – Primeras Impresiones

Visceral Games se pone al frente de la multimillonaria saga de EA colgando el traje de soldado para enfundarse pasamontañas y placas de policía. Battlefield Hardline supone un giro más desenfadado al estilo de lo visto en los geniales Bad Company.

La siempre atractiva temática de policías contra ladrones, que tantas veces hemos visto en el cine y que recientemente nos acercaron los atracadores enmascarados de Payday, llega de forma mucho más abierta con esta nueva entrega. Promete tiroteos masivos, persecuciones de película por las calles de Los Ángeles y un intento de hacer el combate más cercano.

Probando la beta

DICE pasa el testigo a los muchachos de Visceral Games, creadores del terrorífico Dead Space, por lo que a priori, no podemos decir que caiga en malas manos, aunque sí poco experimentadas en el terreno de los shooters, con el permiso de Dead Space 3. Bromas aparte y después de probar bien a fondo la beta del juego, podemos decir con toda certeza que no tenéis nada que temer. Battlefield Hardline se siente y se juega como un Battlefield al uso.

La beta nos coloca de lleno en una gigantesca recreación de las calles de Los Ángeles, abarcando varias manzanas. Modelados de interior de edificios incluidos. Todo en la presentación es tratado con un tono sensacionalista que casa muy bien con el estilo de juego. Los tiempos de carga en forma de noticieros, los helicópteros sobrevolando la acción y la banda sonora más cañera de lo habitual, cada detalle se ha cuidado.

El objetivo del juego es el siguiente. Los ladrones han de asaltar un par de furgones blindados, colocando explosivos en ellos y recoger todo el dinero que puedan antes de que llegue la policía, luego tendrán que huir con el botín antes de que los hombres de uniforme les echen el guante.

Un objetivo simple sobre el papel pero que funciona a las mil maravillas. Una vez se nos ha asignado un bando nos desplegamos en nuestro puesto avanzado donde podremos elegir un vehículo para llegar lo antes posible al objetivo. Coches patrulla, sedanes, muscle cars, motocicletas deportivas, furgones policiales blindados y vehículos preparados para el asalto son algunas de las novedades que encontraremos para desplazarnos. Llegar lo antes posible al lugar del robo es fundamental para ambos bandos, por lo que elegir sabiamente el medio de desplazamiento se torna crucial si queremos arañar unos valiosos segundos extra.

Para esto se ha mejorado mucho el control de los coches: ya no parecen cajas de cartón piedra ortopédicas, su conducción es sensiblemente más satisfactoria. Se va notando que han salido algunos juegos de conducción con el motor Frosbite y EA ha ido recopilando experiencia.

Una vez llegamos al “fregao”, el juego se torna mucho más reconocible. Gente apostada en el suelo, pasando completamente del objetivo dedicándose a matar a diestro y siniestro, francotiradores que estrellan los helicópteros contra los tejados de los rascacielos para posicionarse allí durante toda la partida perjudicando gravemente al equipo y un sinfín de perrerías más que nos alejan exponencialmente de la experiencia magistral que apreciábamos en el tráiler. Los objetivos no se nos marcan en ningún momento de manera clara, generando que el jugador se distraiga fácilmente en la inmensidad del mapa, haciendo que pese a contar con 32 jugadores las partidas se resuman en un proceso de: salir – andar – buscar- morir – repetir.

Lo que puede venir

De momento esperamos que Visceral Games tome un par de decisiones que permitan que la jugabilidad cambie en cierto modo, haciendo que el juego luzca más parecido al tráiler. Sería recomendable limitar el espacio aéreo del mapa, imposibilitando la subida a las azoteas más altas. También suprimir el botón de tumbarse para evitar su abuso excesivo, o hacer que los jugadores aguanten más de 2 tiros, logrando así que el botiquín pueda valer para algo. No debería descartarse quitar un arsenal de armas tan desestabilizadoras como el lanzacohetes, que genera que nadie coja los coches de forma grupal por miedo a ganarse una “multimuerte”. Y sobre todo, estaría bien marcar de manera clara los objetivos a realizar en todo momento, no generando una experiencia tan caótica como en otros títulos.

Battlefield Hardline gráficamente ofrece texturizado y modelados que se mantienen a un buen nivel pese a tratarse de un producto en fase beta, con sus típicos fallos, claro está. Por ahora no se incluye, como ha ocurrido en otros juegos, algún tipo de animación para entrar y salir de los vehículos, algo que de estar presente aumentaría el realismo.

Un buen primer contacto

Nuestra primera experiencia con la beta de Battlefield Hardline nos ha permitido descubrir las bases actuales que ofrece el juego, inspirándose mucho en las anteriores entregas de la franquicia, tanto en términos técnicos como jugables. Queda mucho tiempo hasta el 21 de octubre, suficiente para que nos encontremos con más novedades que hagan que Battlefield Hardline se convierta en una experiencia de gran calibre. Por ahora los fans de Battlefield pueden estar tranquilos.