Inicio > Avances > Destiny – Primeras Impresiones Alpha

Destiny – Primeras Impresiones Alpha

¡Guardianes! Todo se está preparando para que os convirtáis, como nosotros, en miembros del grupo que queda en el universo para defender la humanidad. No va a ser una tarea fácil, os lo aseguramos. Vais a tener que sufrir, vais a tener que matar, vais a tener que luchar en compañía de vuestros aliados y saber apoyaros en ellos para que los resultados sean los que estáis buscando. Esto es Destiny, un juego que nos prepara para un futuro de pura ciencia ficción en el cual los enfrentamientos serán constantes tal y como hemos podido descubrir en la versión alpha para PlayStation 4.

Activision nos invitó hace unos días a probar la alpha y así sentirnos como parte de los Guardianes, el grupo que, como indicamos, se ocupa de la protección del último rincón que todavía es seguro en nuestro querido planeta. Comenzamos esta versión de prueba con el personaje en el nivel 4 y tuvimos la oportunidad de llegar hasta nivel 8 con esfuerzo y tesón. Nos encontramos con otros hermanos de armas que combatieron a nuestro lado y que nos ayudaron a sobrevivir mientras aumentábamos nuestras posibilidades desde la Torre.

Personalización antes de la batalla

Comenzamos tomando la decisión más importante al inicio de la partida: nuestra clase. Tenemos tres opciones titan, hunter y warlock. La clase titan nos proporciona un equipamiento de combate ideal para las batallas y disponemos de las habilidades Striker y Defender. Con Striker realizamos un ataque de luz que golpea con fuerza a nuestros oponentes, mientras que Defender nos proporciona la oportunidad de crear un escudo que nos protegerá. Lo bueno es que el escudo no solo nos da protección a nosotros, sino que esta también se aplica a los aliados que estén a nuestro alrededor.

La clase hunter es la que nos va a permitir devorar, metafóricamente, a nuestros enemigos. Seremos precisos de una manera que ni siquiera hemos imaginado y podremos acabar con los rivales con espectacularidad. Su habilidad principal es Gunslinger, que hace uso de la energía solar para que disparemos a nuestros oponentes. Con Bladedancer cargaremos nuestra espada con luz a fin de que nuestros golpes sean más contundentes.

En último lugar tenemos la clase warlock, la cual controla el entorno de una manera mucho más activa que los demás roles y que se concentra en el uso de Voidwalker y Firesinger. Con Voidwalker desatamos un rayo de luz que destruye a nuestros enemigos con contundencia. En el caso de Firesinger, nos potenciamos de una manera absoluta en todas nuestras habilidades con la intención de ser todavía más efectivos en el campo de batalla.

Una vez definida la clase pasamos a la personalización visual. El editor que nos ofrece Bungie nos permite definir el género, el aspecto de la cara, el pelo y las marcas de la cara. Las variedades en cada uno de los rasgos son elevadas. Por ejemplo, en pelo disponemos no solo de la opción de alterar el color, sino también del peinado, y algunos son realmente curiosos. Cuando acabemos ya estaremos listos para nuestra primera misión.

Un primer contacto espectacular

La primera visión que nos proporciona el juego de su mundo es impactante, con un uso del color y de las animaciones del entorno que nos llaman la atención de forma inevitable. Una vez pasamos a la primera persona recibimos nuestra primera misión, poner rumbo a la torre de control. Las partículas del entorno, las pisadas, la hierba moviéndose con el viento… la ambientación no podía introducirnos mejor en lo que nos espera cuando nos encontremos con nuestros enemigos. Los primeros Fallen empiezan a cruzarse en nuestro camino, por lo que tenemos que acabar con ellos. Unos cuantos muertos y subiremos a nivel 4, momento en el cual se nos habilitará una mejora con la cual darle mayor personalización a nuestro personaje.

Destiny es un juego progresivo, de ir evolucionando a medida que avanzamos, y de tenernos en constante tensión mientras acabamos con los enemigos. Llegados a cierto punto, cuando nos encontremos con un obstáculo insalvable, será el momento de sacar a relucir nuestro ghost, que se ocupará de ayudarnos a avanzar. Posteriormente nos enfrentaremos contra un ser distinto a los demás que habíamos eliminado y daremos final a la misión inicial. Será el momento del recuento, de ver cuántas muertes hemos producido y de cómo hemos acabado respecto a otros parámetros. Luego, desde nuestra nave, podremos definir el siguiente destino al que pondremos rumbo.

Explorando el universo

En la Torre será el sitio donde formar alianzas, encontrarnos con otros guardianes y mejorar nuestro equipamiento. También podremos ir a la Tierra, que ya sabemos en qué situación se encuentra, y donde los enemigos nos esperan impacientes. Y por último tenemos la oportunidad de visitar el crucible, en el cual será posible poner a prueba nuestras habilidades luchando contra otros guardianes. La vida que se disfruta en la Torre no deja nada de lado y se nota que no es simplemente un hub en el cual hacer una o dos acciones antes de volver al menú principal. Comprobaremos nuestra mensajería, nos haremos con vehículos y mejoraremos nuestras posibilidades.

Volvemos al campo de batalla y nos introducimos en una auténtica experiencia multijugador, en la cual se demuestra que cooperar es más ágil de lo que podríamos imaginar. Nos apoyamos en nuestros aliados y luchamos sin descanso. También hemos podido ver las misiones Strike, en las que nos encontramos con oleadas imparables mientras avanzamos por un escenario lleno de enemigos que desemboca en la batalla contra un jefe. Es solo una de las muchas situaciones en las que nos vemos envueltos, lo que también incluye eventos en los que luchar contra grandes enemigos en enfrentamientos en los que nos ayudarán otros jugadores. Moriremos, resucitaremos, miraremos luchar a nuestros aliados, y volveremos a combatir una y otra vez. En definitiva, una experiencia que aún en fase alpha, promete.