Inicio > Avances > Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition

Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition

Queda muy poco para que se produzca el lanzamiento de Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition en consolas y por tal motivo Blizzard nos ha invitado a un lujoso loft en el cual probar el juego con todas las comodidades del mundo. Después de haber sido jugadores de las versiones previas de Diablo III teníamos ganas por ver cuáles eran las mejoras que se habían incorporado en esta edición a consolas del ya conocido juego. Porque si bien Reaper of Souls apareció recientemente en PC, ya sabemos que los equipos de desarrollo de consolas y PC son distintos, y es habitual que los de consolas suelan introducir algunas novedades para ver si se ajustan a los intereses de los usuarios. En la edición básica de PlayStation 3 y Xbox 360 vimos una mejora en el sistema de inventario y ahora se potencia con novedades para que la experiencia sea todavía más intuitiva.

La batalla definitiva

Después de que la versión de PlayStation 3 y Xbox 360 nos dejara más que satisfechos teníamos muy buenas vibraciones sobre esta nueva edición. No solo incluirá el contenido de Reaper of Souls que ya hemos visto en PC, sino que también añadirá, en las ediciones de PlayStation 4 y Xbox One, lógicas mejoras técnicas. Y aunque gráficamente no nos vamos a quedar con la boca abierta, lo cierto es que desde el primer momento de partida notamos mucho cómo ha mejorado el rendimiento técnico. Los escenarios hacen gala de una gran calidad visual, con más detalles que en la pasada generación y con un especial énfasis en lo referente a los efectos de iluminación. Si las magias y los efectos derivados de los ataques de los personajes lucían bien en la entrega original, en esta ocasión son aún más vistosos. Ayudan a que las batallas sean todavía más rocambolescas cuando con cuatro jugadores empezamos a repartir estopa a diestro y siniestro.

Bloques de hielo cayendo desde el cielo, llamas de fuego que rodean a los enemigos, las estelas de las espadas de los guerreros o invocaciones. Todo se reúne en pantalla de forma muy eficiente y fluida mientras los enemigos van cayendo a nuestro paso. En nuestro caso, en la prueba que hemos podido realizar, teníamos personajes potenciados, así que os podéis imaginar el frenesí de ir avanzando a máxima velocidad destruyendo todo con lo que nos encontrábamos y provocando efectos visuales por todas partes. Tan bonito que llegaba un momento en el que querías quedarte parado para ver cómo los personajes realizaban sus animaciones de ataque, algo en lo que no nos solemos fijar cuando estamos enfrascados en la batalla.

Sobre las novedades, uno de los problemas de la edición original, la gestión del botín, se ha simplificado. Era habitual que en la versión previa nos encontráramos con que todos los jugadores iban a por los objetos que caían y que luego descubrían que no podían utilizarlos. Esto daba lugar a situaciones del estilo de “lo suelto y lo coges tu si te sirve” constantes que ralentizaban mucho el desarrollo de la partida. Ahora esto se ha simplificado y mejorado de dos maneras. Por un lado, se sigue potenciando que la cantidad de objetos sea inferior, pero que estos tengan una mayor calidad. Por otro lado, ahora en cada objeto aparece una indicación que marca para qué jugador está recomendado. Dicho de otro modo, podemos pasar por encima de un objeto y ver si nos sirve. Si no nos sirve, ¿para qué lo vamos a coger? Lo dejaremos para que uno de nuestros compañeros se lo lleve. Al mismo tiempo, se mantiene el equipamiento rápido del objeto, así que tampoco habrá que perder mucho tiempo pasando por los menús de personalización.

Más posibilidades de acción

Otro de los aspectos que nos interesaba probar era la nueva clase incorporada: el cruzado. Se trata de un personaje de poder devastador, que se convierte de forma automática en un incuestionable héroe para ir de cara a por los enemigos y que golpea con gran fuerza. Entre las habilidades que pudimos probar nos llamó especialmente la atención la carga de caballería, la invocación de una montura en la que nos subimos durante unos segundos para atacar a los enemigos cercanos con gran intensidad. También cuenta con otros recursos más que interesantes, como el destello de escudo que ciega a los oponentes y la provocación, a fin de que los enemigos vayan a por el personaje. Es un héroe más que prometedor y que aún con su potencia dispone de movimientos más ágiles de lo que podríamos haber esperado.

Con este nuevo personaje y los añadidos, como el aumento de nivel hasta 70 o las nuevas zonas de acción, Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition nos garantiza que estaremos mucho tiempo enganchados a su propuesta. Los jugadores que hubieran disfrutado de la versión previa se podrán llevar a su personaje a esta nueva edición, con todo lo que eso conlleva para la experiencia de los usuarios. No obstante, nos consta que serán muchos los jugadores que comenzarán una nueva partida con el cruzado, que al fin y al cabo ha sido incluido para que lo disfrutemos. En este caso nos beneficiaremos de la utilización, si hemos reservado el juego, del equipamiento de los cubrehombros infernales, que hacen juego con el yelmo infernal que pudimos obtener en la anterior versión.

Por otro lado, cabe mencionar que esta edición incorpora un ajuste de nivel para que todo el mundo pueda disfrutar del juego en el modo local. Este ajuste implica que si un nuevo jugador se une a una partida en la que hay dos jugadores de nivel 60, recibirá un aumento automático de nivel para que pueda ajustarse a las exigencias de la batalla. De otra manera el nuevo jugador, que es posible que no vuelva a jugar porque sea algo esporádico, no tendría ninguna posibilidad de abrirse camino entre los enemigos y se convertiría en un lastre. Otras novedades incluyen más contratos, criaturas adicionales y toda la parte de historia adicional que se une procedente de Reaper of Souls. Así mismo, no podremos perdernos las fallas nephalem, mazmorras que se generación de una manera aleatoria, el modo aventura con movimiento libre y la presencia de la artesana mística.

Como último extra hay que decir que los usuarios de consolas PlayStation tendrán acceso a dos contenidos adicionales: una falla nephalem que se basa en The Last of Us y un conjunto de transfiguración inspirado en el universo del clásico Shadow of the Colossus.

Un verano acompañados de Diablo

Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition es ese tipo de juego que para la época del verano nos viene fenomenal. Nos podemos reunir con los amigos para jugar en compañía, subiendo de nivel, destrozando enemigos y sacando provecho a uno de los juegos que más profundidad y diversión nos aportan dentro de su género. Si ya jugamos a Diablo III en PlayStation 3 y Xbox 360, volveremos a pasárnoslo bien, y si es nuestro primer contacto con el juego más vale que nos preparemos, porque es posible que acabemos por no levantarnos del sofá. Al menos es la sensación que nos ha quedado tras la prueba que hemos realizado y conociendo el juego por su encarnación previa. Pero os contaremos más próximamente.