Inicio > Avances > Hyrule Warriors – Primeras Impresiones

Hyrule Warriors – Primeras Impresiones

El universo de Dynasty Warriors se ha combinado a lo largo de su historia con multitud de marcas, licencias y personajes. Es habitual que nos lo encontremos representado con personajes muy reconocibles por los usuarios. Se han comercializado varias entregas cruzándose con Mobile Suit Gundam, con El Puño de la Estrella del Norte o con One Piece. ¿Qué impedía que también se produjera una edición ambientada en el mundo de The Legend of Zelda? Absolutamente nada.

Hablemos del enfoque

Nintendo está impulsando la popularidad de Wii U a base de buenos lanzamientos. La compañía quiere que cada vez su consola tenga más fama, tanto en Japón como en el resto del mundo. Si nos enfocamos en Japón, hay juegos que venden de una manera desproporcionada entre los nipones. Y uno de esos juegos es Dynasty Warriors. Si bien la franquicia de los 3 Reinos y el ecosistema Musou en general ha dado un bajón en los últimos años, aún hay que reconocer que sigue estando entre los juegos preferidos del público japonés. Esto hace que tenga mucho sentido que Nintendo ceda a sus personajes para que Omega Force los introduzca de pleno derecho en un juego de la franquicia Warriors. Muy acertadamente se ha decidido titular en Europa y Occidente en general Hyrule Warriors, mientras que en Japón lo conocemos como Zelda Musou (lo que traduciríamos como Zelda Warriors). El objetivo posiblemente es luchar contra esa sensación que pueden tener los hardcore fans de Zelda cuando carguen el juego y vean que no tiene nada que ver con los RPG de Nintendo. O dicho de otro modo, distanciar el juego de cualquier referencia a Zelda, pero mantener las referencias a Dynasty Warriors, dado que sí se quiere atraer a los fans de la saga de Koei Tecmo.

De esta forma, cuando el fan de Zelda vaya a las tiendas y encuentre el juego, no lo relacionará en términos psicológicos con un RPG de Nintendo, mientras que el fan de Dynasty Warriors sí lo relacionará con un juego de su franquicia favorita. Es lógico teniendo en cuenta que la jugabilidad es calcada a la de Dynasty Warriors y que se parece poco a la de Zelda. En Japón abundan por igual tanto los fans de Zelda como los de Dynasty Warriors, por lo que el juego se puede comercializar con el título de Zelda Musou sin ningún tipo de problema. En nuestro mercado el eliminar la palabra Zelda también evitará que jugadores casual que no saben qué es Hyrule, pero que comprarían un Zelda solo por ser un Zelda, se lleven un chasco.

Link y Zelda al ataque

Y después de esta disertación que no viene mucho a cuento de nuestra prueba del juego, os vamos a contar cuáles han sido nuestras impresiones de Hyrule Warriors. Enlazando con lo anterior, nos colocamos en un punto de vista abierto y flexible, pero reconocemos que disfrutamos con la saga Dynasty Warriors, lo que hace que Hyrule Warriors nos parezca un juego muy acertado.

Hemos podido jugar un único nivel, una batalla a campo abierto, tanto con Link en dos versiones distintas, como con Zelda. Al héroe principal le pudimos manejar con su espada clásica y con el cetro de fuego, lo cual aportaba un cambio significativo a la jugabilidad. Suponemos que no serán las únicas versiones disponibles, dado que el juego ya nos dejó claro que había huecos suficientes para la incorporación de muchos más personajes y versiones. Al fin y al cabo hablamos de un juego del universo Warriors, donde estamos acostumbrados a decenas y decenas de personajes distintos con los que luchar.

El sistema de combate es muy clásico en cuanto a lo que entendemos por un juego de la saga Warriors. Contamos con botón de ataque fuerte y botón de ataque rápido, cuya combinación puede dar como resultado multitud de movimientos distintos. Los combos están a la orden del día, sobre todo porque el campo a través del cual nos movemos está plagado de enemigos. En la misión en la que jugamos compartíamos batalla con Impa y conquistábamos zonas, muy al estilo clásico de Dynasty Warriors. También se introducen elementos reconocibles como el apoyo a personajes NPC o la lucha contra capitanes de zona para poder avanzar. Para ello, además de los movimientos básicos, podíamos usar el especial, el Musou de toda la vida, con resultados muy espectaculares. Un dragón de fuego por parte del Link con vara y un ataque mágico de gran potencia de la mano de Zelda limpiaban la zona de los enemigos que hubiera alrededor. No menos destructivos son los combos, como la lluvia de flechas de Zelda, que recuerda a algunas técnicas de guerreros varios de Dynasty Warriors.

Además de esto, contamos con pociones para recuperar vida (representada con los corazones clásicos de la saga The Legend of Zelda) y con una barra de energía que nos permite entrar en un estado de potencia añadida durante tiempo limitado. Por último, durante la partida también encontramos objetos, como las clásicas bombas arrojadizas de Zelda que nos permiten romper muros y que necesitaremos para eliminar al Rey Dodongo sin tener que invertir mucho rato golpeándolo de forma básica. Ya sabéis, cuando abra la boca le metéis las bombas y luego le dais de palos en el suelo, como en Ocarina.

Más potente de lo que podrías imaginar

A Omega Force, la desarrolladora clásica de la saga Dynasty Warriors, le preocupan varias cosas a la hora de plantear técnicamente sus juegos. La primera es que se puedan unir en pantalla cientos de enemigos sin que se produzcan ralentizaciones. Es algo que la compañía ha superado en el pasado y que también hace acto de presencia en Hyrule Warriors. Todavía no es la versión definitiva y el rendimiento ya es bueno. Al depositar tanto esmero en la estabilidad lo que suele hacer Omega Force es no incluir una gran cantidad de detalles en los personajes. A llegar a un nuevo nivel le ha ayudado Nintendo, que está presionando a la compañía para que se autosupere en este aspecto. El resultado son personajes muy bien detallados que ofrecen un estilo más que eficiente teniendo en cuenta el historial de la franquicia.

Todo ello nos lleva a quedarnos con muchas ganas de más y la buena noticia es que el juego se lanza el 19 de septiembre de este mismo año 2014. Además, hay que recordar que si bien no hemos podido probarlo, el juego tendrá modo cooperativo local para dos usuarios que se repartirán la visualización sin dividir pantalla: uno en la televisión y otro en el Wii U GamePad. Esto ya ocurrió con Warriors Orochi 3 Hyper y ofreció un rendimiento de primera categoría