Inicio > Avances > Mario Maker – Primeras Impresiones

Mario Maker – Primeras Impresiones

Lo que hizo Nintendo en los años 80 con la creación del primer Super Mario Bros. ahora puede parecer sencillo a primera vista, pero no lo fue precisamente. Aún así, la compañía ha conseguido simplificar tanto la experiencia y su forma de establecer niveles, que ha creado una herramienta muy práctica y jugable que nos da la oportunidad de dar forma a nuestras propias pantallas de este clásico título. El nombre de este producto se llama Mario Maker, y se trató de una de las presentaciones más curiosas que se dieron en el pasado E3.

No hablamos de Mario Paint, de Art Alive o de juegos similares que dejaban que nuestra creatividad se expandiese muchos años atrás. Es algo parecido, en cierta manera, pero mucho más profundo, divertido y activo, por decirlo de alguna manera. Mario Maker se establece más dentro del concepto que está triunfando actualmente en otras propuestas, donde se proporciona a los usuarios la oportunidad de llegar a crear sus propias experiencias de juego. Lo hemos visto en títulos como Disney Infinity, en el cual la Toy Box permite a los jugadores dar rienda suelta a su creatividad y representarla en forma de minijuegos de pleno derecho. Si Nintendo pensaba en la mejor manera de sacar partido a este concepto, el nombre de Mario era algo que tenía que estar vinculado a ello, dado que el fontanero siempre es el encargado de probar las nuevas experiencias. Y por ahora tenemos que decir que Mario Maker nos ha llamado mucho la atención.

El Wii U GamePad es tu herramienta

Como decíamos antes, aunque se puede considerar un sucesor muy espiritual de Mario Paint, la relación es escasa. Encontramos más sucesión a Mario Paint en las publicaciones de muro que hacemos en Miiverse con el uso de sellos en Super Mario 3D World que lo que nos ofrece esta experiencia. Cuenta Nintendo que realmente dibujar, como lo hacíamos en Mario Paint, es realmente más complicado que crear niveles en Mario Maker, dado que no se requiere ese mismo tipo de habilidad o talento. Así que si no has cumplido con las lecciones y cursos de Art Academy, o tu habilidad para el dibujo es nula, vas a poder disfrutar igualmente con Mario Maker.

El juego-aplicación confía en el uso del Wii U GamePad como herramienta fundamental. Con él vamos a ser amos y señores de todo lo que ocurra en pantalla. Comenzamos con un lienzo, un escenario principal básico del mundo de Super Mario Bros. que podemos personalizar a nuestro gusto. La interfaz, como podéis ver en las imágenes, cuenta con una iconografía muy fácil de entender colocada en la parte superior. Vemos una línea donde aparecen iconos de los elementos que podremos colocar sobre el escenario donde creamos más conveniente. Para ello, desde la pantalla del mando, solo hay que tocar con el stylus el icono correspondiente y luego colocarlo donde nos apetezca. Tenemos bloques de ladrillo, bloques de interrogante con regalo, bloques de seta, muros, tuberías, saltadores, vigas, otro tipo de ladrillo, monedas y distintos tipos de enemigos, así como alas para hacer que estén en el aire. Lo que hagamos con estos elementos es algo que queda a voluntad del usuario y creador del nivel.

Mientras vamos creando el nivel lo podemos poner en marcha para comprobar si no nos estamos olvidando de nada o si lo estamos creando de forma demasiado sencilla o demasiado complicada. Poco a poco iremos viendo que cubrimos el terreno necesario hasta llegar al poste de la bandera que determinará el final de la pantalla.

Distintos ejemplos, distintas posibilidades

Los diferentes ejemplos que hemos podido ver nos han dejado claro que las posibilidades en Mario Maker van a ser de una extrema variedad. Los usuarios que no sean tanto de crear, sino de disfrutar, se beneficiarán del sistema para compartir niveles que incluirá el juego. En cuanto comencemos a compartir niveles y obtener los de los creadores más imaginativos empezaremos a descubrir las muchas posibilidades y diversión que ofrecerá Mario Maker. Ya algunos de los niveles que hemos visto son un alarde de fantasía para los jugadores. Por ejemplo, pantallas llenas de cientos de monedas o de decenas de bloques que tenemos que romper para avanzar. Y qué decir de fases en las que, justo antes del poste de la bandera, nos espera una reunión de enemigos con malas pulgas dispuestos a que no alcancemos la máxima puntuación cuando demos el salto de gracia.

A esto hay que decir que el juego permite cambiar entre dos estilos visuales para que siempre podamos elegir el que se ajuste más a nuestros gustos. Uno de los estilos es el clásico, el retro del primer Super Mario Bros., mientras que el otro usa los gráficos actualizados en HD que hemos podido ver en New Super Mario Bros. U, lo cual también es muy positivo. De esta forma las dos generaciones de jugadores que siguen con interés el progreso de Mario se dan de la mano en un título que los va a entretener a todos por igual.

Creatividad ante todo

Dado que Mario Maker no llegará hasta el próximo año 2015, tenemos claro que lo que hemos visto es una buena demostración de sus características, pero que todavía queda mucho por ver. Nintendo lo está tratando con mucho mimo en cuanto a su desarrollo, contando con Yosuke Oshino en tareas de dirección, un programador que asciende con este encargo y que anteriormente trabajó en títulos como los dos primeros episodios de Pikmin. No es el lanzamiento de Nintendo que más focos de atención está captando por ser menos activo que otras propuestas, pero si le prestamos atención no tardamos en ver porqué Nintendo tiene tanto interés puesto en su creación.