Inicio > Avances > Mario Party 10 – Primeras Impresiones

Mario Party 10 – Primeras Impresiones

Llevamos de fiesta con Mario Party tantos años que ya empezamos a sentirnos carrozas. Cuando Mario Party comenzó no eran fiestas, sino que eran guateques. En cualquier caso, la saga lleva entre nosotros ya desde que el primer juego debutara en 1998 para la consola Nintendo 64. No se puede decir que no fuera una época dorada para Nintendo, porque fue en aquella generación donde también nacieron sagas instauradas del estilo de Super Smash Bros. Ahora Mario Party 10 se acerca a protagonizar su décima entrega con aires renovados. Y aunque la saga no pasa por su momento de mayor popularidad, no estando al nivel de Mario Kart y otros títulos característicos de Nintendo, todavía nos sabe garantizar gran diversión si decidimos confiar en ella.

La filosofía de lanzamiento de Mario Party es distinta a la de otras sagas de Nintendo y quizá ahí se encuentre el motivo de porqué sus entregas no despiertan tantas pasiones. No se limita a una edición en cada consola, sino que se llegan a lanzar diversos títulos de forma continuada. En Nintendo 64 hubo tres episodios, en GameCube cuatro, en Wii hubo dos juegos y también los hemos visto en formato portátil. La primera edición de Wii U, Mario Party 10, se pondrá a la venta en el próximo año 2015 y recientemente estuvo presente en el E3. También fue uno de los títulos que estuvo en el evento de prensa que Nintendo organizó en Madrid para que pudiéramos probar sus nuevos juegos.

¡Es una fiesta!

Ya conocemos bien la jugabilidad de Mario Party 10, que si bien introduce novedades, es muy consecuente con lo que hemos visto anteriormente en la franquicia. Nos introducimos en tableros donde avanzamos con el lanzamiento de dados a fin de ir avanzando y participando en minijuegos que se activan una vez caemos en las casillas correspondientes. El juego se mantiene muy fiel a las ediciones previas, sacando provecho especialmente al factor de utilización del wiimote, que sigue manteniéndose como el mando principal. Se ha incorporado también una serie de minijuegos en los que vamos a utilizar el Wii U GamePad permitiendo que un quinto jugador se añada a la partida. Este usuario también influirá de otras formas en el desarrollo de la partida. Más allá de esto nos encontramos con muchas similitudes con los anteriores títulos y es algo que sin duda van a agradecer los usuarios.

Cuidado con Bowser

El quinto jugador, el que se sentirá como Bowser, va a tener la oportunidad de participar en las partidas de una forma distinta. Normalmente el papel de Bowser era controlado por la computadora, que siempre estaba preparada para darnos algún que otro quebradero de cabeza. Ahora toda la responsabilidad de que Bowser haga de las suyas recae en el usuario que utilizará el Wii U GamePad. Será quien tenga el poder. Por ejemplo, en el minijuego de la rueda de Bowser (Bowser’s Wicked Wheel), el jugador que tome el control del villano tendrá que tocar la pantalla táctil para incrementar el ritmo del lugar por el cual están tratando de correr los protagonistas. Cuanto más tiempo sobrevivan más posibilidades tendrán de ganar, pero el quinto usuario tendrá que esforzarse, a su modo, para hacer que no consigan mantenerse en pie. Mientras el jugador que maneja a Bowser toca la pantalla táctil los demás agitan el wiimote con rapidez intentando sobrevivir a la velocidad que puede alcanzar la rueda.

Pudimos ver otros tres minijuegos distintos: Bowser’s Bad Breath, Bowser’s Fire Bar Fury y Bowser’s Painball. En el caso de Bowser’s Fire Bar Fury, la misión de los jugadores es ir saltando las llamas de fuego que se mueven por la pantalla, simbolizando las llamaradas habituales del villano. No es fácil, sobre todo teniendo en cuenta que es el quinto jugador quien controla el movimiento de las llamas. El escenario es cerrado y las llamas de fuego se plasman en la forma de una línea de posición horizontal y una vertical. El quinto jugador lo que hace es mover el Wii U GamePad con la intención de controlar el movimiento de las llamas. Si quiere moverlas más rápido o más lento, hacia una u otra dirección, queda en las manos de su decisión. Para los jugadores, claro está, será cada vez más difícil una vez el quinto jugador vaya ganando más confianza y se le pasen por la cabeza intenciones más crueles.

El minijuego Bowser’s Bad Breath también va a resultar un reto para los participantes, quienes tendrán que moverse por un escenario de no demasiado tamaño esquivando las bolas de fuego de Bowser. Por su lado, el quinto jugador deberá apuntar con la pantalla del Wii U GamePad a fin de definir la trayectoria que tome el propio lanzamiento de estos ataques. El giroscopio del mando ayuda a que la experiencia desde el punto de vista de Bowser sea muy fácil de entender y de disfrutar, y nos podemos apoyar en mirar la pantalla en algún momento para apreciar cómo nuestras bolas impactan desde el lado contrario, dado que en el Wii U GamePad tendremos una vista en primera persona.

Por último tenemos el minijuego Bowser’s Painball, donde los jugadores se convierten en protagonistas de un pinball mortífero en el cual el quinto jugador tendrá que golpearles con caparazones de pinchos. El manejo por parte del quinto usuario se plasma como si estuviera disfrutando de un pinball clásico, por lo que los jugadores más habilidosos en este tipo de máquinas van a poder acabar con sus rivales de una forma contundente.

Diversión y más posibilidades

El aprovechamiento del Wii U GamePad y de las nuevas características del juego parece que hará que Mario Party 10 ofrezca nuevos niveles de diversión. Nintendo ha anunciado que el juego también será compatible con las figuras amiibo, lo que deja abierta una ventana a disfrutar de funciones adicionales de las que todavía no se ha desvelado nada. Dado que su lanzamiento no se producirá hasta el próximo año 2015 aún tenemos tiempo de descubrir con el paso del tiempo más novedades.