Inicio > Avances > Mario vs. Donkey Kong – Primeras Impresiones

Mario vs. Donkey Kong – Primeras Impresiones

El enfrentamiento entre Mario y Donkey Kong viene de lejos, de muy lejos. Su primer encuentro se produjo cuando Donkey secuestró a Pauline, la primera chati del fontanero, que fue así misma una de las primeras mujeres en hablar en un videojuego. Posteriormente, en el año 2004 se puso a la venta el juego Mario vs. Donkey Kong para Game Boy Advance, en el cual la directora Yukimi Shimura sorprendió con un juego muy distinto a lo habitual. Este título tuvo mucho éxito y aunque Shimura ya abandonó Nintendo, en la compañía han seguido aprovechando la mecánica para dar forma a nuevos títulos.

El último hasta el momento se puso a la venta de forma digital en Nintendo 3DS bajo el título de Mario and Donkey Kong: Minis on the Move, y ahora llega una nueva entrega que conocemos de forma provisional como Mario vs. Donkey Kong. Su jugabilidad se mantiene en la línea de lo que hemos visto con anterioridad y el objetivo de Nintendo es comercializarlo a través de la eShop de Wii U en un momento no determinado del próximo año 2015.

Guía a los Marios de juguete

Ya nos hemos acostumbrado mucho a la jugabilidad de la saga Mario vs. Donkey Kong y hay que reconocer que nos encanta por mucho que no sea el primer título en el que pensamos cuando nos vienen a la cabeza los nombres de Mario o Donkey Kong. En Wii U se mantiene la filosofía original, lo cual nos parece ideal teniendo en cuenta que se ajusta de una manera absoluta al uso del Wii U GamePad como herramienta de juego. Ya en las portátiles táctiles de Nintendo se hacía un trabajo más que eficiente, pero la ventaja que aporta el mando de Wii U es elevada, principalmente por el gran espacio de campo de juego que tenemos.

Usaremos el stylus para interactuar con el escenario y así intentar ayudar a que los juguetes de Mario lleguen al final de cada pantalla de manera exitosa. Recordamos que, como en anteriores ediciones, Mario vs. Donkey Kong no es un juego de control activo, sino que sigue una filosofía más parecida a la de los clásicos Lemmings. Es decir, nosotros tenemos que ayudar y guiar a los personajes a que lleguen a su destino, pero si no somos habilidosos es posible que les acabemos llevando hacia un destino cruel e inevitable.

Cada vez más difícil

Aunque los primeros niveles son muy sencillos, del estilo de guía a los juguetes del punto A al punto B sin prácticamente encontrar ningún obstáculo, la jugabilidad no tarda en complicarse. Lo hace introduciendo varios aspectos más complicados, como la presencia de enemigos. De esta manera ya no solo nos tenemos que preocupar de crear una vía de escape para los Marios, sino que además hay que tratar de que los rivales no les dañen. Así mismo, y esto ocurre desde la primera pantalla, también debemos intentar recoger todas las monedas que sea posible. Porque ya sabemos que las monedas de oro son fundamentales en cualquier juego ambientado en el mundo de Mario y compañía.

Lo que podemos hacer antes de comenzar cada nivel es mirar el escenario e intentar analizarlo para poder crear una ruta que resulte segura para los juguetes que guiamos. Hasta el momento en el que pinchamos en los Mario, estos no comenzarán a caminar, dado que simboliza como que les estamos dando cuerda. El reloj tampoco empezará a descontar segundos hasta el momento en que lo hagamos, lo cual es una tranquilidad. Tendremos que intentar elaborar rutas sólidas para la seguridad de los Marios y en ocasiones no podrán evitar un encontronazo directo con los enemigos. Si llega este momento es fundamental que hayamos podido proporcionarles un arma, como el clásico martillo de la saga, para que puedan derrotar a quienes se encuentren por el camino.

Nosotros siempre vamos a tener la oportunidad de interactuar de forma dinámica con lo que ocurre en la pantalla colocando vigas y alterando el decorado según nos convenga. También habrá que prestar atención a los objetos y elementos que haya por el camino, como muelles en los que los juguetes podrán impulsarse para llegar a partes de la pantalla que de otra manera serían inaccesibles. Así mismo, el juego contará con la presencia no solo de juguetes de Mario, sino de otros muchos de los personajes que lo acompañan en su universo, desde Luigi hasta Peach, Toad o la mismísima Pauline.

El taller nos espera

Dado que Wii U es una consola muy social, uno de los aspectos que más va a llamar la atención de este nuevo Mario vs. Donkey Kong es su taller, donde podremos dar forma a nuestros propios niveles. La intención es que luego los podamos compartir en Miiverse y que siempre tengamos diversión adicional gracias a las creaciones de los usuarios. Porque la flexibilidad del editor es tal que se van a poder crear niveles tan variados y desafiantes que posiblemente siempre haya alguno que nos sorprenda.

En el editor contamos con un lienzo en blanco en el cual personalizaremos el suelo, las paredes, las plataformas, los obstáculos, objetos, los enemigos, los personajes y prácticamente cualquier cosa que se nos pueda imaginar. Es posible desbloquear objetos, personajes, decoraciones y estilos de tema por medio del uso de las estrellas que hayamos conseguido acumular. Esto nos mantendrá muy entretenidos para intentar tener siempre más objetos con los que trabajar en nuestros propios niveles.

Después podremos compartir los niveles y se compartirán de forma simultánea entre todos los del mundo: América, Europa y Japón. La navegación entre niveles disponibles es sencilla, representándose con una imagen a modo de previsualización, con su nombre y con otros datos como la foto del Mii del jugador que lo ha creado. Cada nivel tendrá su propio apartado social donde publicar comentarios o dibujos, marcar como favorito o dar estrellas a modo de recompensa (estrellas que podremos usar para desbloquear más objetos). Y cómo no, el juego también cuenta con su propia colección de sellos decorativos.

Mario y Donkey siguen divirtiéndonos

Nintendo ha tomado las ideas más clásicas de los juegos de Mario vs. Donkey Kong y las ha adaptado de forma más que eficiente a Wii U en combinación con novedades propias de la consola. Tenemos todo el apartado social entre jugadores, que está muy bien llevado y también las funciones táctiles, con un editor que nos va a proporcionar mucha diversión. De momento nos parece una sólida continuación de la saga tal y como podíamos esperar que fuera.