Inicio > Avances > The King of Fighters XIV – Impresiones

The King of Fighters XIV – Impresiones

El nuevo torneo para elegir al rey de la lucha da comienzo en esta decimocuarta edición de una saga que se ha convertido en todo un clásico por derecho propio. Pronto llega The King of Fighters XIV y con él la vuelta a los gráficos 3D de una franquicia que sigue buscando su sitio en el actual mercado.

Recientemente pudimos probar la beta del juego y disfrutar del salto a la nueva generación de consolas que se producirá en exclusiva para PlayStation 4. Solo tuvimos acceso a dos modos: lucha de un solo equipo contra otro jugador, y contra la CPU. Lo primero que pudimos apreciar es que el juego llegará al menos con los menús en castellano, pero suponemos que el modo historia estará lógicamente también en este idioma (quedando saber si habrá homenaje a las traducciones clásicas de la saga en NeoGeo). Por el contrario, durante los combates los luchadores mantendrán las voces originales, cosa muy de agradecer.

El VS por equipos que tanto nos gusta

Con rapidez (porque ese día Koch Media nos había proporcionado una larga jornada de diversión) nos metimos en el modo VS. Como de costumbre, los enfrentamientos son de dos equipos de tres personajes, algo fundamental a la hora de entender The King of Fighters. Para ser una beta no definitiva ya teníamos a nuestra disposición al menos dieciséis equipos de tres luchadores, sin contar sus respectivos trajes secundarios, donde podemos encontrar algunos clásicos de la franquicia como el de Kyo Kusanagi. No pudimos evitar fijarnos en algunos de los nuevos luchadores que debutan en esta entrega, como la más que extravagante Sylvie Paula, una francesa que ha encontrado el éxito como autentica idol en Japón.

Los combates lucen lo que en su momento se denominó 2.5D, y es que, aunque tanto el escenario como los personajes se encuentran en tres dimensiones, la jugabilidad es en dos, con vista lateral (rompiendo con las versiones 3D completas que tuvo la saga en el pasado). El apartado grafico es correcto, ha llovido mucho desde el primer tráiler que se mostró, y los combatientes están bien realizados, aunque algunos de los antiguos miembros de la franquicia han llevado peor el salto al espacio tridimensional que otros. Los escenarios por el contrario son excelentes, permiten una buena ambientación sin llegar a sobrecargar, y esto fue sorprendente dado que los primeros combates los celebramos en medio de unas fiestas mexicanas rodeados de gente animándonos y muchos globos. Aunque no los catamos todos, apenas cuatro o cinco, pudimos ver bastantes escenarios que se encontraban a la espera de ser desbloqueados, así que podemos asegurar que al menos en cuanto a cantidad no resultarán escasos.

Pero vayamos a lo más importante, la jugabilidad, el titulo se controla en base a cuatro botones básicos, dos para puñetazos, y otros dos para patadas, con los cuales iremos realizando distintos combos. Contaremos con dos barras distintas durante los combates, una de ellas nos mostrará la vida que tiene nuestro luchador, y otra que se irá rellenando según avance el enfrentamiento. Cuando la primera de estas se vacíe, saldrá, según el orden que establecimos antes del combate, un nuevo luchador, o simplemente seremos derrotados si no nos quedaba ninguno en la recámara. Por el contrario, la segunda barra nos permitirá activar el Max Mode, en el cual podremos ejecutar ataques EX, o especiales que consumirán toda la barra. Cuando el combate finalice se nos mostrará al equipo campeón celebrando la victoria, y en la parte final al último personaje que se utilizó (y lo decimos para que veáis hasta qué punto es fiel a la saga).

Una prueba intensa digna de SNK

Aunque lógicamente en el modo de dos jugadores la dificultad viene dada por la habilidad que nuestro contrincante pueda demostrar, contra la CPU nos quedamos un poco fríos, y esperamos que esto se debiese a que no estábamos probando el juego completo, ya que no pudimos cambiar la dificultad. Pero esto tuvo su parte buena, y es que fue aquí donde probamos un mayor número de personajes, viendo cómo la jugabilidad cambia según a quien elijamos, y disfrutando de empotrar a nuestros contrincantes contra las paredes en el modo EX. Va a ser un título en el cual importará mucho que aprendamos a dominar a cada uno de nuestros luchadores favoritos.

En cuanto a los menús dentro del combate estos son sencillos y fáciles de usar, pero se agradecería que al consultar los combos se pudiese elegir cómo verlos, y es que, aunque es lo común en los títulos de lucha, estos aparecen indicando qué ataque tenemos que realizar, como patada uno, y no indicando el botón real a pulsar.

Un sencillo cambio ayudaría a los novatos en la saga, porque pasando del atemporal machaca botones que tan buenos resultados da, les costará memorizar los numerosos combos. Eso sí, por lo que vimos, el juego conservará los controles originales, así que no habrá problemas para los más veteranos. Nos consta también que The King of Fighters XIV incluirá en su versión final un modo entrenamiento que nos permitirá hacernos a los controles.

Contacto satisfactorio

En general The King of Fighters XIV nos causó una buena impresión como juego de lucha que pasa de los 2D tradicionales a los 2,5D más de actualidad, aunque nos hubiese gustado haber podido probar el modo historia y ver cómo funciona el online (nos reservamos la experiencia para el análisis). Por último, hay que destacar la buena respuesta que el título tiene a los controles, y es que, aunque puede parecer algo superfluo, los experimentados en los juegos de lucha lo agradecerán.