Inicio > Destacado > Dragon Ball en los videojuegos (2ª parte)

Dragon Ball en los videojuegos (2ª parte)

En la primera parte de este reportaje repasamos todos los juegos de Dragon Ball desde 1986 hasta 1997, con la serie de televisión ya finalizada en el país nipón. Como pudisteis ver, llegaron juegos de lo más diverso para plataformas como NES, SNES, PC Engine, Sega Saturn o PlayStation, proliferando el género de la lucha y brillando con la saga Butoden, pero ofreciendo también juegos de rol y aventuras. Ahora nos toca repasar la “nueva” generación de juegos de Dragon Ball después del parón que hubo desde 1997 hasta 2002. En esta etapa arrancaría una nueva saga de luchas que supondría todo un fenómeno de masas en PlayStation 2 (como si no lo fuera ya por sí sola la serie). Llevamos la mitad del Camino de la Serpiente recorrido, ahora solo queda la otra mitad, con una posible bajada al infierno en algún momento.

Dragon Ball Z videojuegos

En 2002 llegaron varios juegos de Dragon Ball, siendo los primeros los de las portátiles de Nintendo. Años atrás, como vimos en el anterior reportaje, Dragon Ball había tenido dos juegos de cartas en Game Boy que llegaban hasta la saga de Freezer, y volvería a tener un juego de cartas, esta vez para Game Boy Color, llamado Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors. La empresa desarrolladora fue Banpresto, los mismos que habían hecho los Dragon Ball Z arcades de los que hablamos en la primera parte. Pero poco tenía que ver Legendary Super Warriors con los juegos de recreativas, pues, como os decimos, se trataba de un juego de cartas en el que veíamos a los personajes (monigotes propios de Game Boy Color) atacar según las cartas que habíamos utilizado y que narraba la historia desde la llegada de los saiyans hasta el enfrentamiento contra Bu, con algunas misiones en el futuro de Trunks.

El juego contaba con 48 personajes jugables contando las transformaciones, un modo multijugador que se desbloqueaba al avanzar suficiente en la historia y censura en diferentes países. Por ejemplo, en la versión europea se sustituyó la palabra muerte por derrota, mientras que en otros países el juego llegó con tacos nada habituales en Dragon Ball. Podíamos ver al Dr. Gero decir “cabrones” al ser derrotado y en la versión italiana abusaron del insulto “hijo de puta”. En España algunos textos llegaron cortados.

También en 2002 apareció un action/RPG desarrollado en America para Game Boy Advance llamado Dragon Ball Z: The Legacy of Goku. Durante el juego, enmarcado desde la llegada de Raditz hasta el combate contra Freezer, controlábamos a Goku por diferentes niveles cumpliendo misiones para personajes de relleno sin seguir mucho la línea argumental.

Tenemos lo básico, la aparición de Raditz, Vegeta, Nappa, la fuerza Ginyu y Freezer y sus respectivos combates contra ellos, pero antes de eso hay que recorrer mapas como la isla de Muten Roshi, el monte donde viven Goku y Chichi, una ciudad o el Camino de la Serpiente haciendo misiones tediosas como encontrar el juguete perdido de un niño y enfrentarnos a enemigos que no deberían ser una amenaza para el Goku adulto de esa etapa como serpientes, criaturas prehistóricas, bandidos, soldados de Freezer… y con innumerables incongruencias con la historia, como que Kaio enseñe a Goku el Kame Hame Ha o que Goku se enfrente a las cuatro transformaciones de Freezer. Los combates contra los jefes finales son idénticos a los combates contra enemigos normales, sosos y carentes de toda emoción. Sin duda, este juego estaba dirigido al público más infantil y supuso una decepción para el publico mayoritario, a pesar de que se defendió muy bien en ventas.

Basado directamente en el juego de cartas coleccionables de Dragon Ball Z llegó también a Game Boy Advance Dragon Ball Z: Collector’s Card Game, un juego que recoge cartas que van desde la saga de los saiyans hasta la de Célula y mantiene las normas del juego de cartas aparecido en el año 2000.

Pero el juego que marcaría un antes y un después de Dragon Ball Z que llegaría en 2002 a Estados Unidos y Europa y en 2003 a Japón sería Dragon Ball Z: Budokai, un juego de luchas en 2D de PlayStation 2, que llegaría también a GameCube un año después del estreno en PS2. Este juego de luchas recogía la historia de Dragon Ball Z desde la llegada de Raditz hasta la lucha contra Célula, aunque tenía técnicas de la saga de Bu y hasta a Great Saiyaman (Son Gohan vestido como un superhéroe durante en inicio de la saga de Bu). Para más inri, en la portada aparecía Spopovich, también de la saga de Bu y que ni siquiera aparece en el juego. A mayores se añadió un modo What if…? en el que villanos como Vegeta o Freezer tenían su propia historia y un final alternativo.

Los combates eran más bien simples, aunque permitían convertirnos en Super Saiyan en medio de uno. También contaba en el modo historia con algún minijuego como sujetar a Raditz con Goku mientras Piccolo carga el Makankôsappô y la posibilidad de comprar y utilizar cápsulas para obtener alguna ventaja en los combates.

Además de por su simpleza en lo jugable, se le criticó por sus gráficos poco vistosos para ser un juego de PS2, con escenarios y personajes en 3D que no acababan de lucir bien en las escenas.

Como curiosidad decir que la intro fue diseñada en 3D para todos los países, pero en América y Japón recreando el opening de Dragon Ball Z (en Japón con el tema Cha-la-head-cha-la y en América con el tema Rock the Dragon), mientras que en Europa se eliminó, utilizando para la intro simplemente imágenes de las escenas del juego mezcladas y un tema musical del juego.

En 2003 llegó Dragon Ball Z: The Legacy of Goku II, una secuela del Action/RPG de 2002 aparecido también en Game Boy Advance que partía desde donde lo dejo el otro, la historia del Trunks del futuro y la saga de Célula, añadiendo también los acontecimientos de la película de Garlick Jr. Aunque es muy similar al anterior juego por sus misiones secundarias de relleno o sus enemigos débiles como bandidos, muestra diferencias como sus personajes controlables, que ya no es solo Goku sino también Gohan, Trunks, Vegeta, Piccolo y hasta Satan; la posibilidad de volar por un minimapa para llegar a las diferentes localizaciones y menos incongruencias argumentales, además de elementos más roleros como las cápsulas para mejorar nuestras estadísticas y combates contra jefes finales un poco más interesantes (aunque similares a los del anterior).

Dragon Ball Z: Budokai no fue un juego perfecto, pero no funcionó mal en ventas, por eso en Dimps (los creadores de la saga Budokai) se pusieron manos a la obra y lanzaron en 2003 su secuela, Dragon Ball Z: Budokai 2, que sentaría las bases del futuro de la saga. Esta entrega incluía la saga de Bu que faltaba en el primero, pero no dejaron olvidada las sagas anteriores, por eso en el modo historia, que en vez estar dividido en capítulos se desarrolla en un tablero por el que nos vamos moviendo, incluye también las sagas de Freezer y Célula.

Page 1 de 3Siguiente