Inicio > Destacado > El final de Metal Gear Solid V The Phantom Pain

El final de Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Volvemos al final del capítulo 46

El caso, y volviendo al final del capítulo 46, vemos cómo el verdadero Big Boss habla con Ocelot sobre el plan de Zero antes de recibir un pasaporte con identidad falsa (y el nombre que nosotros eligiésemos al principio del juego) fumarse un auténtico puro (nada de Phantom Cigar) e irse con una moto. Tras esto, Ocelot va a buscar a Ahab, conocido desde ese momento como Venom Snake, Big Boss. Tras mostrarnos en una línea cronológica los acontecimientos de los 9 años en los que Venom Snake estuvo en coma, comprobamos que Zero ayudaba a Big Boss o que Eli es realmente Liquid Snake (algo con que durante el juego se especula, rechazándose la idea al no compartir el mismo ADN Venom Snake y Eli).

Tras estos datos, que llegan hasta 1984, comienza otra escena en la que vemos a Venom Snake siendo consciente de la verdad y viendo en un espejo su reflejo, el de su cara de verdad, la que nosotros creamos al principio del juego. Junto a él se encuentra un cassette con la etiqueta “the man who sold the world” en la que Big Boss se dirige a nuestro personaje contándole la verdad. Pero no le trata como un falso Big Boss, sino como un segundo Big Boss, de hecho matiza diciendo que Big Boss es ellos dos. Él se ha ganado el título, ha formado su propio futuro y ha colaborado en seguir con su sueño. Ha creado la nueva Mother Base, Diamond Dogs. Ha creado Outer Heaven. Ellos dos serán los que se encarguen de mantener el sueño de The Boss (de aquella manera), funcionando Venom Snake como un señuelo de Big Boss.

En ese momento, Venom Snake sonríe y da la vuelta al cassette que pone en un MSX. En el reverso del cassette se puede leer: Operation Intrude N313, operación en la que Solid Snake mata a Big Boss en el primer Metal Gear de MSX. Tras esta reveladora escena, vemos otra línea temporal con todos los acontecimientos importantes de la saga desde 1984 hasta 2014. momento en el que se nos desvela que al Big Boss que Solid Snake mata en el primer Metal Gear de MSX no es Big Boss sino Venom Snake, el Phantom Big Boss.

No nos queda muy claro si Venom Snake se encarga exclusivamente de Outer Heaven mientras Big Boss forma Zanzibar Land, o si Outer Heaven es dirigido conjuntamente por los dos Big Boss, ni tampoco si Venom Snake se desvía del camino de Big Boss convirtiéndose en una amenaza que Big Boss decide eliminar ayudando a su hijo Solid Snake mediante códec como comandante de FOXHOUND en el primer Metal Gear, o simplemente Big Boss cumple su papel mientras espera que Venom Snake cumpla el suyo. Lo que es seguro es que el que muere en el primer Metal Gear es Venom Snake y el que muere en Metal Gear 2 es el verdadero Big Boss, “resucitado” por EVA y Ocelot utilizando ADN de Liquid Snake y Solidus Snake y muriendo definitivamente tras desvelarle toda la verdad (o casi toda, por lo que vemos) a Solid Snake al final de Metal Gear Solid 4.

Un final muy polémico

Como veis, un final muy polémico y arriesgado como le gusta al tito Koji. Estamos seguros de que va a ser muy criticado, que va a traer más polémica que el de Metal Gear Solid 2 y que acusarán a Hideo Kojima de destruir al personaje clave de la saga. Todos esperábamos ver el descenso al infierno de Big Boss en The Phantom Pain y resulta que se trata del descenso al infierno de un “impostor”, de Venom Snake, y ni siquiera llega a realizar ese cacareado descenso. Y no solo eso, sino que redime a Big Boss de lo sucedido en el primer Metal Gear.

Os puede gustar o no, pero Kojima destroza por última vez la cuarta pared en la saga de una forma espectacular. Nos dice (manifestándose mediante Big Boss) que somos también Big Boss, que sin nosotros nada hubiese sido posible, nos da las gracias y nos hace sentir los protagonistas. Además, como señala Álvaro Alonso en su blog de Hobby Consolas, esto nos recuerda que Big Boss no es un héroe, igual que no lo era Solid Snake (algo que se empeñaba en recordar). Naked Snake no mató a The Boss, fue ella la que se dejó matar. Se convirtió en Big Boss siendo utilizado, sin merecerse tal título. Zero agrandó su leyenda, y sin Zero la Mother Base, Militaires Sans Frontières, Diamond Dogs y Outer Heaven no hubiese sido posible. Cualquiera puede ser un Big Boss si cuenta con las circunstancias apropiadas. Y lo que propició que Naked Snake se convirtiese en Big Boss fue la “scene” de Metal Gear Solid 3, el contexto histórico. Es lo mismo que sucede con Venom Snake, situado en el contexto apropiado y con un poco de sugestión y una operación facial puede convertirse en Big Boss y engordar la leyenda. De la misma manera que Solid Snake es capaz de derrotar a Liquid Snake, a pesar de que este último tenía los genes dominantes. No hay verdaderos héroes en esta historia, solo personas convertidas en leyenda que hicieron lo que creían debían hacer siempre controlados por la pasión y el esfuerzo de una persona: nosotros.

AnteriorPage 2 de 2