Inicio > Reportajes > Los juegos que debería tener PlayStation Classic – La selección de Marcos Fernández (Kooper)

Los juegos que debería tener PlayStation Classic – La selección de Marcos Fernández (Kooper)

Con el anuncio de PlayStation Classic y sus 20 juegos la imaginación se ha disparado aprovechando que solo han anunciado 5 de esos 20 juegos. Todo el mundo piensa cuáles serían los juegos de la primera PlayStation que les gustaría ver en la pequeña consola de Sony.

¿Qué juegos podría tener PlayStation Classic?

Quedarse con 15 es muy difícil, pues el catálogo de la consola es amplio, variado y excelente y, en lo personal, no fueron pocos los juegos que marcaron al Marcos infante que todavía estaba descubriendo las maravillas de esta industria. Algunos de ellos se jugarían regular sin joystick, así que hay que ver si sacan el mando aparte o tendremos que conformarnos con la cruceta, pero he elegido 15 sin tener en cuenta la ausencia de joystick. También tengo que decir que he dejado fuera Crash Bandicoot y Spyro por los remakes que tenemos/tendremos en PS4. También hubiera elegido Resident Evil 2, pero he metido otra entrega de la saga debido al remake de enero de 2019. Dicho esto, ¡empecemos!:

Jumping Flash! 2

La primera entrega ya era imprescindible en el catálogo de PlayStation Classic, pero la segunda no se queda atrás. Un juego que no faltará en la lista de nadie debido a su… Vale, esto no se lo cree nadie, ahora sí ¡dentro lista!

Syphon Filter 2

Una saga que comenzó intentando competir con Metal Gear Solid y supo ganarse a su público por un terreno más enfocado a la acción.  El 1 y el 3 son tan buenos como el 2, pero esta entrega mantiene un equilibrio perfecto entre acción y misiones de sigilo con la posibilidad de controlar no solo a Logan, sino también a Lian Xing. El primer CD es oro puro, con Logan pasándolas canutas atrapado en las Montañas Rocosas rodeado de terroristas y con Lian Xing enferma intentando escapar de una base militar. El segundo CD no se queda atrás con más variedad de niveles y situaciones. Niveles como el del puente, el tren en marcha, la prisión, el laboratorio y tantos otros merecen ser rejugados y descubiertos por las nuevas generaciones. Un third person shooter frenético, muy peliculero, con un excelente doblaje y un multijugador local a pantalla dividida adictivo y muy divertido. Probad a poneros normas, como mataros sólo a cuchillo, yo lo hacía con mis amigos y os aseguro que pocas veces me he divertido tanto jugando con un amigo a un videojuego. Ya sólo por dar descargas eléctricas con el taser merece la pena que lo metan.

Metal Gear Solid

No podía no estar en la lista, aunque hay poco que decir ya sobre él. Una auténtica obra maestra con una historia cinematográfica impactante, con momentos dramáticos, emotivos y tensos que combina el realismo crudo de la maldita guerra y sus consecuencias, con las mejores y más alocadas japonesadas que tanto nos gustan: un cyborg ninja, un científico otaku, un robot gigante, Meryl sin pantalones, cajas para esconderse, jefes finales estridentes y muy originales –los mejores de la saga, por cierto-; un espectáculo vamos.

Kojima supo hacer una combinación de remake del primer Metal Gear de MSX y secuela de estos. adaptado a los 32 bits, maravilloso y coherente. No tiene escenas cinemáticas prerrenderizadas, pero no las necesita, todo mantiene una gran coherencia usando el mismo motor gráfico del juego, con un resultado más que satisfactorio. Aunque nos asalta una duda; si lo meten y no tenemos DualShock de salida, ¿qué será del pobre Psycho Mantis y sus poderes? ¿Se frustrará al no poder mover el mando con la mente? ¿Leerá los datos guardados de nuestra PlayStation Classic ahora que no tenemos Memory Card?

Silent Hill

El mejor juego de terror de la historia. Punto. Poco más habría que añadir para justificar que esté en la lista. Un juego que supo sortear las limitaciones técnicas de PlayStation con la famosa niebla del encantador pueblecito en el que tan bien lo pasamos pasándolo realmente mal. Puzles complicados muy originales, escalofriantes criaturas que se meterán en nuestras pesadillas, entornos tétricos situados en dos dimensiones, una con la famosa niebla y la otra con oscuridad y sangre a raudales. La banda sonora es la guinda a un juego que nos hizo temblar cada vez que encendíamos la consola con el juego puesto y que todavía nos da escalofríos cuando lo recordamos. Si lo meten y no habéis jugado, un consejito, si oís interferencias de radio salid corriendo y no miréis atrás. Y si oís una sirena, entonces mejor rezad.

Resident Evil 3

Lo que nació como una saga de terror que bebía de Alone in the Dark, comenzó a derivar en un juego de acción con esta tercera entrega, aunque manteniendo los elementos de los dos primeros, como las cámaras fijas. Sería perfecto poder jugarlo tras pasarnos el remake de Resident Evil 2, que llegará en unos meses, aunque también podríamos jugarlo antes, pues Resident Evil 3 ocurre antes, durante y después de Resident Evil 2 a lo largo de la aventura.

Al contrario que en aventuras previas, en Resident Evil 3 manejamos sólo a un personaje (casi siempre), la famosa Jill Valentine, con la que recorremos Raccoon City visitando sitios nuevos y otros vistos en Resident Evil 2, una experiencia que hay que volver a vivir, y más con Nemesis pisándonos los talones, un villano mítico de los videojuegos que nos dejó a todos traumatizados. Y es que, aunque teníamos más acción y dábamos más tiros que en Resident Evil previos, Nemesis proporcionaba ese mal rollo, ese miedo y esos sustos que los zombis ya no nos proporcionaban como antaño. Nos obligaba a estar alerta y a dar algún respingo en el sofá. Además, podríamos disfrutar de algunos elementos que se estrenaron en la saga, como poder elegir entre diferentes rutas o el ya famoso modo Mercenarios, que nos picaba a mejorar nuestro tiempo y puntuación controlando a diferentes personajes vistos a lo largo de la aventura. En este caso sólo corred si oís una voz algo rugosa decir “S.T.A.R.S.”, o mejor dicho “ESTAAAAAARS”.

Dino Crisis 2

La primera entrega seguía la fórmula de Resident Evil –cámaras fijas, escenarios prerrenderizados, survival horror-, cambiando a los zombis por dinosaurios. El resultado fue fabuloso, pues enfrentarnos a dinosaurios como velocirraptores, que nos acechaban en todo momento en la oscuridad de la noche que envolvía a una base situada en una isla perdida de la mano de Dios, nos mantenía en tensión constante, aunque no llegaba a dar verdadero miedo.

Y aunque no le haría ascos, yo me quedo con el 2, una entrega que derivó a la acción, funcionando mejor que en Resident Evil, pues enfrentarnos a todo tipo de dinosaurios con todo tipo de armamento es de lo más satisfactorio. Al lado de Dino Crisis, Jurassic Park es un juego de niños. No olvidaremos fácilmente esa intro con el ataque de los velocirraptores y el T-Rex, las fases de disparo en primera persona, como la persecución de los triceratops o la fase bajo el agua. La guinda era el modo coliseo, que se desbloqueaba al pasarnos el juego. Jugar controlando dinosaurios para luchar contra otro dinosaurio controlado por un amigo es una experiencia que quiero repetir y que los que no lo hicisteis tenéis que probar.

Driver 2

Vale que GTA III revolucionó el género mal llamado sandbox, pero Driver ya supo volvernos locos en los 90, cuando GTA todavía se veía desde arriba. La historia policiaca de Tanner, la posibilidad de bajarnos del coche (algo que no podíamos hacer en la primera entrega), la cantidad de ciudades –a saber, Chicago, La Habana, Las Vegas y Río de Janeiro- y su variedad, amén de la variedad de las misiones y su elevada dificultad, lo convierten en un imprescindible del catálogo.

Todo un reto que exigirá lo mejor de vosotros mismos, vuestra paciencia y vuestros reflejos agudizados al máximo, pues un choque tonto puede fastidiaros la misión. No podéis disparar al bajar del coche como en GTA, pero no le hace falta, está enfocado en la conducción, y en ese apartado lo hace de maravilla.
Sólo tenéis que perdonarle su infame doblaje español (aunque, al final, se le coge cariño a esas voces impostadas después de tantos años) y un popping de la leche que puede doler, pero que hay que entender al hablar de un juego del mundo abierto de los años 90. Si lo meten recordaremos (o descubriréis) que el ejército con las seis estrellas de GTA son unos blandos en comparación con la implacable policía de Driver 2, que irá a muerte a por vosotros a nada que les rocéis un poquitín o aceleréis más de la cuenta en su presencia. Un juegazo con el que pasé muchas horas y con el que sudé como con pocos juegos.

MediEvil 2

Como veis, las segundas partes sí fueron buenas en muchas sagas de PlayStation, y MediEvil no es una excepción. Y sí, la primera entrega posiblemente sea mejor, pero ya que vamos a tener el remake en PS4 y no se ha confirmado si incluirá el 2, no quiero dejar en el olvido esta fantástica entrega de Daniel Fortesque, que mantiene el encanto sombrío de la primera entrega con nuevos enemigos, armas, habilidades y entornos. No es tan brillante, pero no veo el momento de despertar de nuevo en el museo tras pasarme el remake.

Alone in The Dark IV: The New Nightmare

Al igual que en el caso Tomb Raider-Uncharted, tras copiar Capcom la fórmula Alone in the Dark, Atari hizo lo propio con Resident Evil tras su éxito, haciendo un reboot de la saga manteniendo solo al protagonista, Edward Carnby, pero con otro aspecto y ambientado en la época “actual”. También conservaba elementos del primer Alone in the Dark, como la co-protagonista femenina -en este caso un nuevo personaje llamado Aline Cedrac- y la incursión en una enorme y tenebrosa mansión. A mí sólo Silent Hill me ha dado más miedo que este juego, que tiene una ambientación espectacular, conservando sus elementos lovecraftianos y una dificultad considerable.

La aventura de Carnby y Cedrac se desarrolla de forma similar, pero con elementos distintos y en otro orden, por lo que jugar con cada uno para ver sus diferentes puntos de vista es imprescindible. Además, suponen experiencias diferentes, sobre todo en los primeros compases, que os absorberán tanto con uno (que empieza la aventura en los exteriores) como con otra (que comienza en el interior de la mansión).
Otra alternativa es jugarlo al mismo tiempo que un amigo o familiar que también tenga el juego, cada uno con un personaje, para intercambiar nuestros puntos de vista y vivirlo como los protagonistas, juntos ante la locura de los Morton. Yo lo hice con mi hermano (nosotros con el mismo juego y la misma consola, turnándonos) y fue realmente una experiencia muy interesante y divertida.

Final Fantasy VIII

El Final Fantasy maltratado por Square Enix y el único de la primer PlayStation sin remasterizar en PS4. Ya es mala pata siendo mi favorito. Parece ser que han perdido el código fuente del juego, como quien pierde el tarjeta del bus. Así que, o lo hacen de 0, algo harto improbable, o mejor nos olvidamos. Pero si algo nos ha enseñado la saga es a soñar y no perder la esperanza, así que, dejadme soñar con que incluyan el juego en la PS Classic y me dejen revivir la fascinante intro, la historia de Squall, Laguna, Seifer, Irving, Zell, Quistis, Edea y compañía, viajando por el tiempo y el espacio, “shippeando” –que dicen los jóvenes- a Squall y Rinoa, fascinándome con ese primer CD y su apoteósico final y, sobre todo, extrayendo, extrayendo mucho. ¿Quién no lo querría siendo el mejor Final Fantasy? ¿Qué? ¿Quién ha mencionado al VII? ¡Desenfunda tu sable pistola!

Alundra

Si Zelda no pudo faltar en SNES Mini, para mí no debería faltar Alundra. Cierto es que no es un juego tan mítico como el del hyliano, pero sí con tanta maestría, unos combates excelentes, unos gráficos más propios de la anterior generación (y eso es un piropo, pues Alundra 2, siendo poligonal, era más feote), unos puzles desafiantes y una historia fantástica. Más lo deseo teniendo en cuenta que, de pequeño, tras resolver un puzle complicadísimo que me llevó horas, no pude terminarlo porque se me quedaba petado. Es una espinita que hay que sacar.

Soul Reaver

El Dark Souls de PS1, con permiso de Crusaders of Might and Magic. Tras manejar a Kain en Blood Omen, jugábamos con el castigado Raziel en un juego de ambiente fúnebre, oscuro, perdido en los ecos del tiempo, bailando entre dos dimensiones que nos mantienen lejos de toda cordura. Un juego complicado en el que era fácil perderse y que hacía muy buen uso de las dos dimensiones para sus puzles y combates.
Me encantaría poder volver a devorar las almas de mis enemigos caídos.

Medal of Honor: Underground

Los shooters en primera persona de aquel momento no eran como los de ahora, no nos metían en las sucias trincheras del campo de batalla ni bajo intensos bombardeos, sino en misiones más discretas donde incluso el sigilo es importante. Por algo tal vez me gustaba tanto, como gran fan del sigilo.
Y en Underground no todo era pegar tiros, también teníamos misiones en las que debíamos tomar fotografías. No falta el divertido multijugador a pantalla dividida, olvidado actualmente en pos del online. Traedlo, aunque sea como homenaje a esta saga muerta desde 2012.

Soul Blade

Me gustan los juegos de lucha, aunque no sea mi género favorito, así que, además del ya confirmado Tekken 3, me gustaría ver este antecesor de Soul Reaver con el que tantas tardes pasé repartiendo con luchadores tan variopintos como Voldo, Yoshimitsu o Cervantes. Reconocedlo, sólo por ver la espectacular intro merecería la pena.

Ronin Blade (Soul of the Samurai en Norteamérica y Shinji Daigeki Action: Rasetsu no Ken en Japón)

Tercer juego que he colocado en el puesto decimocuarto debido a mi indecisión y al amplio número de juegos que me vienen a la mente. Me he decantado, finalmente, por Ronin Blade. He metido mucho juego “mainstream”, pero también disfruté algún juego no tan recordado que me gustaría poder volver a jugar. Este es el caso de Ronin Blade, un juego muy al estilo Resident Evil, con cámaras fijas y una especie de zombis como enemigos, pero con samuráis como protagonistas (un hombre y una mujer). Reconozco que no lo jugué tanto como me gustaría, pero como fan del survival horror con cámaras fijas estilo Resident Evil (creo que se nota si repasamos mis juegos de la lista) no podía dejar fuera este. Ahora que los samuráis vuelven a estar de moda en los videojuegos, sería un buen momento para darlo a conocer más.
Como fan de la infiltración tampoco haría ascos a Tenchu, que no lo pude jugar en su día, cambiando samuráis por ninjas.

Spider-Man 2: Enter Electro

Sin duda alguna, 2018 es el año de Spider-Man (el “no me encuentro bien, señor Stark”, el videojuego de PS4, la película Into de Spider-Verse, la película en solitario de Venom, el rodaje de Far From Home…) por qué no aprovechar el tirón y meter este juego (o su primera parte). Enfrentamientos con múltiples villanos de Spidey, variados movimientos para el superhéroe, infinidad de trajes con habilidades exclusivas ¡y a Stan Lee haciendo ya sus famosos cameos! En este caso como narrador.
Como fan del trepamuros quiero este juego en mi PS Classic.

Conclusiones

Me dejo fuera muchos y muy buenos –seguro que algunos los recoge mi compi, Vander-, pero había que elegir. Un minuto de silencio para juegos de conducción, plataformas, aventuras gráficas y estrategia que no he metido (qué me costaba meter un Need for Speed, un juego de Disney como Tarzán o Hércules, el de Bugs Bunny: Lost in Time, Broken Sword o Warcraft II). Creedme, alguno ocupó el puesto decimocuarto, pero cayeron ante la afilada katana de Ronin Blade. ¿Creéis que no me duele dejar fuera Die Hard Trilogy o…? Sí, Vander, este párrafo es una excusa para mencionar algunos también merecedores, soy débil.

Bonus track: No, no voy a hacer la enésima broma con Pepsi Man, pero pido que no olvidemos Hogs of War (el Marranos en guerra de toda la vida). Si ponen una modalidad todos contra todos y le meten bailes a lo mejor lo peta. Podrían llamarlo Hognite.

Y con esta estúpida reflexión termino mi lista apostando por un juego que creo que estará entre los 20 y otro que creo que meterá Vander en su lista. Creo que Sony meterá Klonoa y que Vander meterá Sailor Moon SuperS: Shin Shuyaku Soudatsusen. Venga, y qué demonios, el Dragon Ball Ultimate Battle 22 también. Que seguro que le recuerdan lo tiempos de Butoden y tampoco era tan, tan malo. ¿Verdad, Vander? Si no acierto nada podéis llamarme Michael Patcher.

Esperemos poder resolver la incógnita de los 15 juegos (y de si hay posibilidad de tener DualShocks) a lo largo de octubre y saber qué nos depara el 3 de diciembre nuestra coqueta PlayStation Classic. En el próximo artículo será el turno de Vander y su lista de 15 juegos.

2 Comentarios

  1. Qué cachondo eres XD. ¡Estás abonado al número 2! Me gusta tu lista porque tiene un poco de todo, desde mainstream a cosas oscuras de las que no se acuerda nadie (¿Ronin Blade? madre del amor hermoso XDD). Y por tus narices has metido el juego de Spider-Man (que por otro lado, por tema de licencias no lo meten en la Classic ni borrachos :(.

    Al maquetar el artículo he recordado una cosa… ¡Voldo en la portada del Soul Blade!!!!!! ¿Pero quién pensó “vamos a quitar al samurai de la versión japonesa para poner a este bicho en la portada”?. Espero que le despidieran (y que luego encontrara otro trabajo lejos del mundo del diseño). Alundra, buenísimo. Final 8… bueno, yo lo odié mucho al hacer la guía. Resident Evil 3, bueeeno, era muy facilón ¿no?. Los Syphon Filter se hacían muy jugables porque eran fáciles y el cable de electricidad era la risa. Pero el prota corría como si estuviera escocido XDD. Te apoyo en Dino Crisis, Soul Reaver también y MediEvil, aunque nunca terminé de ser muy fan.

    Estoy conteniéndome con las frikadas en mi lista y que sea más de mi experiencia de la época más que de la actual… ¡ya verás ya!

    • Jajajaja Ya estoy deseoso de ver tu lista.

      Una pena lo del Spider-Man, nos conformaremos con jugar al de PS4, recordando viejos tiempos.
      El FFVIII fue mi primer FF, me marcó y tengo ganas de rejugarlo.
      Logan corriendo escocido representa mi infancia, lo cual dice mucho de mi infancia jajaja
      Me vinieron más títulos «oscuros», como Shadowman, C-12 o el comentado Crusaders of the Might and Magic, pero me decanté por Ronin Blade por su ambientación y su fórmula.

      La pena es que si meten algunas de las sagas que he mencionado no creo que metan segundas partes, sino primeras (como Driver, Syphon Filter, Dino Crisis o Resident Evil), pero bienvenidas sean ^^

Los comentarios están cerrados para esta publicación