Inicio > Reportajes > Los juegos que debería tener PlayStation Classic – La selección de Vander Fujisaki

Los juegos que debería tener PlayStation Classic – La selección de Vander Fujisaki

Llega PlayStation Classic (que estaba cantado señores…) y lo que hace Sony para que nos volvamos locos de los nervios es no anunciar todos los 20 juegos que incluirá. Eso nos da margen a nosotros, los que picamos tecla periodísiticamente, para escribir como locos y hacer mil teorías.

PlayStation Classic

De momento hay dos cosas que decir antes de que empecemos con mi selección de los 15 juegos faltantes que podrían-deberían estar en la consola. La primera: que antes de este artículo ya hemos publicado la selección de Marcos Fernández (Kooper) y que seguro que os encanta. La segunda: que los cinco juegos oficialmente confirmados son: Final Fantasy VII (aplausos, ¿se necesitan 19 juegos más?), Jumping Flash (venga… ¿en serio? si nadie lo quería en la época ni en pintura, aunque dicen que en Japón era popular), Ridge Racer Type 4 (el mejor de la saga, una auténtica flipada), Tekken 3 (buuuh, ni de lejos le llega a la suela de los zapatos a Tekken 2) y Wild Arms (enorme, infravalorado, pero perfecto, y con una música quepaqué).

Otra cosa que quería decir antes de empezar es que lógicamente (salvo sorpresa enorme) habrá diferencias regionales. Mi lista tiene algunos juegos japoneses que no salieron en Occidente, así que juego a dos bandas con la previsión del lineup occidental y del japonés (para que mi margen de error sea menor, porque yo lo valgo).

Loaded

Quienes compraran la consola en su periodo de lanzamiento original recordarán el primer disco de demos que se incluyó con la misma. Entre ellas además de las efímeras batallas de Battle Arena Toshinden (tardaba más en cargar que lo que jugabas) y los ostiazos de Destruction Derby (que molaba mil, todo hay que reconocerlo), destacaba Loaded. Brutal, salvaje, sangriento, jugable como si fuera una versión malvada y oscura de Gauntlet. Gráficamente un poco salchichero, pero la diversión que proporcionaba era de otra galaxia. Y tenía una pedazo de música alucinante. Tuvo una secuela que no moló tanto, pero el primer juego es redondo y una auténtica salvajada. El planteamiento era muy básico: tenías que escapar de una prisión llena de locos, zombis y mil bichos más a base de hacer matanzas.

Rayman

El primero, el mejor, la locura que hacía que te dieran ganas de cortarte las venas en algunos de los niveles más avanzados porque no conseguías pasártelos de ninguna manera. Delicioso, bonito, pasteloso, encantador, un juego de plataformas que tu madre conocía como “el hombre rayo” y que tú le dejabas puesto para que jugara y también se volviera un poco loca. Terminarlo sabía a gloria y con sus coloridos gráficos 2D nos dejaba ver que en la generación PlayStation no todo tenía que ser 3D (aunque terminó siendo la obsesión de los desarrolladores). Ha tenido tantas conversiones y adaptaciones que de una u otra manera seguro que lo has jugado.

Discworld

Respeto por todos los que os habéis educado aventurísticamente con Monkey Island, pero en esos tiempos yo no tenía PC y no podía jugar. En mi vida las aventuras gráficas de point & click entraron con el primer juego de Mundodisco, que era tan rebuscado que podías pasar horas dándole vueltas a los enigmas y aún así no descubrir qué absoluta locura había que hacer para avanzar. Es uno de esos juegos que satisfacen cada vez que consigues avanzar un poco y que tiene personajes tan carismáticos que no puedes dejar su historia a medias. La secuela también es muy top, pero el primero es el primero y en su primera aventura Rincewind no tiene igual.

Dragon Ball Ultimate Battle 22

Antes de salir PlayStation en Europa un servidor pasaba día y noche babeando con la versión japonesa que ya estaba disponible de importación en una tienda de la ciudad. “¿Pero has visto la intro? ¡es como la serie!” Alucinancia pura y dura. ¡Y mira qué caja, y mira qué manual de instrucciones, y mira qué gráficos, y mira mira mira, salen personajes de lo más secundarios! Por supuesto, compré el juego antes de tener la consola. Estuvo en la estantería esperando a que PlayStation llegara a España y luego a que me explicaran el truco del palillo para poder cargar juegos japoneses en la consola (ponías un palillo en el botón interno para que la tapa no se cerrara mientras el disco giraba, luego cambiabas un juego PAL por el Dragon Ball y funcionaba de lujo). Está considerado como un mierdolo tremendo por el público mainstream, pero deberían jugar a la versión japonesa para verlo en 60hz. Es otro mundo.

Bloody Roar 2

Uno de los mejores juegos de lucha de su generación y el clímax de la franquicia de hombres-animal que se dan de palos con combos interminables. Las transformaciones eran impresionantes y hasta los animales más inocentes daban una caña tremenda. Para jugar en versus había pocos juegos mejores en su época y en parte la responsabilidad la tenía su excelente sistema de combos. Era difícil elegir un personaje concreto, pero Yugo (el lobito) tenía unos combos muy potentes que normalmente dejaban al rival con una cara de asombro importante.

Parodius Forever with Me

Aquí ya empezamos con las disyuntivas de los juegos japoneses. Yo disfruté primero de la versión PAL del simplemente titulado Parodius, que llegó y besó el santo en mi casa. Veníamos de ser súper fans del juego de Super Nintendo (y de su truco de inmunidad que hacía que todo fuera menos estresante), así que lo machacamos al máximo. Con los años a Japón siguieron llegando entregas y Parodius Forever with Me es la cúspide, al menos para los fans, como yo, de Konami. A lo largo del juego hay muchas parodias-guiños y referencias a otros juegos de Konami, desde Castlevania hasta la propia saga Tokimeki Memorial (en la cual ya se hace guiño con el nombre del juego). Pero si en vez de este Parodius ponen en la consola el que llegó a Europa inicialmente, tampoco sería nada malo, dado que es uno de los shoot’m ups que partieron la pana en su momento.

Einhänder

Y hablando de shoot’m ups… ¿os acordáis de Einhänder? Qué alucinante era la historia, que retomaba la historia de Endimion y Selene del Reino de la Luna con un entorno futurista en el cual naves y robots llenaban la pantalla de disparos. El sistema de jugabilidad 2.5D acompañada por cambios y rotaciones 3D junto a una música espectacular de Kenichiro Fukui lo convertían en un derroche de originalidad que demostraba el talento de Square Soft de la época para este tipo de juegos. El nivel de dificultad era el adecuado para el género, pero lo mejor era el apartado técnico y el estilo de nave que manejábamos, que disparaba con una machine gun de gran potencia mientras también teníamos un brazo secundario.

Nightmare Creatures

Me imagino este juego de acción con monstruos terroríficos y un ritmo de violencia salvaje desarrollado con los medios de Bloodborne o similares, y alucino. Sus creadores ya fueron a la bancarrota (Kalisto Entertainment) y ve a saber quién tiene los derechos del juego, pero hicieron dos entregas y aunque pasaron un poco desapercibidas, tenían un nivel de tensión enorme. Como survivals no es que dieran mucho miedo (no eran Clock Tower vamos), pero el ritmo de combate con combos y violencia los hacía muy entretenidos. Yo no era mucho de Tomb Raider (la precisión en los saltos y dar vueltas como locos a veces…), así que vi a Nadia de este juego como la versión más salvaje de Lara Croft. El diseño de los monstruos y de los escenarios estaba muy cuidado para las exigencias de la época.

Smash Court 2 (Anna Kournikova’s Smash Court Tennis en Europa)

Algunas empresas japonesas siempre han pensado que para venderle algo a los occidentales “hay que ponérselo bonito y venderles la moto”. Eso sigue pasando en la actualidad. Si los textos de un juego son demasiado secos en la versión japonesa o los nombres de los personajes no tienen gracia, ponles un “Manolito el del bombo” en Europa y los occidentales aplaudirán con las orejas. Esto pasa/pasaba también con los juegos y con la forma de venderlos. El que considero mejor juego de tenis de todo el catálogo de la primera PlayStation, Smash Court 2, se tituló en Europa Anna Kournikova’s Smash Court Tennis y tuvo una portada y presentación terribles. Por suerte, el juego era el mismo.

Se trataba de la segunda entrega del reputado juego de tenis arcade de Namco, con una jugabilidad que lo hacía adecuado para cualquier persona y que tenía gran variedad de personajes. Namco demostraba que como con sus Ridge Racer se podía ofrecer un buen juego arcade que tuviera connotaciones realistas de forma que todo el mundo lo disfrutara (que luego venía Gran Turismo y no había ni dios que ganara una carrera).

Real Bout Fatal Fury Special: Dominated Mind

Se han creado muchas versiones de Real Bout Fatal Fury, pero esta impactó en el mercado de una forma tremenda. SNK se esforzó en que la presentación en PlayStation lo convirtiera en un juego que todos los fans de la lucha quisieran tener. Añadió dos personajes. Por un lado se coló el simpático de Alfred, que venía de Real Bout Fatal Fury 2. Y por otro se incorporó a White, que era Alexander “Alex” DeLarge de La Naranja Mecánica en su máxima expresión y locura. La idea era terrible, pero ¡ey! que Fatal Fury tiene un torero, al Duende Tortuga de Dragon Ball y a mil personajes igual de absurdos, así que al final no quedaba tan mal. Respecto a la versión original del juego se revisaron los combos, se añadieron los Final Impacts y otros movimientos especiales y también hubo escenas de anime que le quedaban genial para darle impacto a la historia. Además, Geese Howard llevaba un halo en la cabeza para que quedara claro que estaba muerto y enterrado. Nunca se lanzó fuera de Japón por extraño que resulte.

Parasite Eve

¿Qué pasaba si combinabas Final Fantasy con Resident Evil? Pues que te salía una maravilla entre maravillas titulada Parasite Eve. Tuvo uno de los personajes femeninos más destacados de la generación (aunque hubo muchísimos) y la historia era digna de película de Hollywood. El sistema de combate aportaba un aire diferente a lo que estábamos acostumbrados a relacionar con un juego de terror y las cinemáticas ponían los pelos de gallina. Algunas de las batallas te dejaban no solo helado, sino con la necesidad de repetir varias veces hasta pillarles el truco. Y si tu estómago comenzaba a flaquear no era raro, porque visualmente resultaba desafiante y un poco desagradable (tenía un poco de todo). La secuela también era de lo mejorcito por mucho que el estilo cambiara y quedara perdido un poco de esa esencia oscura de la primera entrega.

Alien Trilogy

Lo mío con los FPS siempre ha sido extraño. En la época clásica, hablamos de los tiempos de oro de los PC, jugaba durante horas a los Doom clásicos, Duke Nukem y todos esos títulos inolvidables. Pero en consola se me daban fatal porque me mareaba de una manera exagerada. Eso no me impedía intentar pasarme Alien Trilogy cada dos por tres, porque el juego era estupendo. La inmersión que ofrecía cada nivel, la manera en la que los aliens tipo araña se te lanzaba a la cara para acabar contigo y esa banda sonora suave que no pegaba para nada con el desarrollo de los tiroteos, eran irresistibles. Pero cada vez que jugaba tenía el estómago revuelto y poco rato después tenía que dejarlo. Era como cuando ahora me pongo una buena sesión de PlayStation VR en un juego de los que marea de verdad. Con los años la sensación desapareció y lo pude completar.

WCW Mayhem

Para variar con los géneros tengo que elegir esta entrega del universo del wrestling de la WCW. En la época el revival de la lucha libre ya se sentía en nuestro país y estábamos volviéndonos locos con Hollywood Hogan y compañía. Este juego dejaba muy buenas sensaciones porque tenía un montón de modos de partida, posibilidad de crear tu propio luchador y un sistema de combate robusto, jugable y no enrevesado como otras entregas de la época. Las presentaciones estaban muy cuidadas y había una selección de luchadores perfecta entre los que se incluían los más jóvenes de la competición y las leyendas que todavía estaban activas por aquella época.

Mega Man 8

A día de hoy el bombardero azul está de vuelta y ya no es raro verle en las tiendas (hasta podemos considerar que le vemos demasiado a menudo), pero eso no impide que recordemos esta entrega con un cariño especial. El potencial de PlayStation se aprovechaba de nuevo con unos colores fantásticos, una velocidad de juego enorme y unos niveles muy bien diseñados que no tenían nada que envidiar a los Mega Man clásicos. Por otro lado, la intro, en su versión japonesa (porque en Occidente quitaron la canción vocal), era soberbia. La forma en la que la letra se combinaba con las escenas era tan buena como en Soul Blade (Soul Edge), que como decía Marcos en su artículo tiene una de las mejores intros de la historia (adelantada a su tiempo en realidad).

Tokimeki Memorial: Forever with You

El juego ren’ai por excelencia, uno de los títulos más vendidos en la historia de la primera PlayStation en Japón, motivo por el cual sería raro que no se incluyera en la versión japonesa de la consola. Ya había estado presente en PC Engine, pero la versión de PlayStation fue la que se convirtió en el estandarte para el juego (incluso después por rebufo llegó a ser conversionado a Super Nintendo). En este título los usuarios interpretan a un estudiante de instituto en su periplo de 3 años para combinar los estudios con la actividad física, las amistades y la búsqueda del amor. El juego permitía llegar a tener una relación sentimental con una de 12 chicas distintas, y también había conclusiones especiales: quedarse más solo que la una o ligarte a uno de tus compañeros de clase, el guaperas Rei Ijuuin.

Conclusiones

He dejado en el tintero un buen puñado de juegos que por distintos motivos no son tan urgentes en cuanto a su recuperación. Muchos han vuelto con remakes o similares y otros no tienen tanta relevancia, aunque estaría genial verlos de nuevo entre nosotros. De Klonoa siempre me gustó más la entrega de PlayStation 2, Castlevania: Symphony of the Night ya vuelve en formato remasterizado, Street Fighter Alpha 2 ha tenido mil recuperaciones, Parappa the Rapper ya volvió en PlayStation 4, el primer Resident Evil está más que sobado, no diré Xenogears para darme el pisto y quedar de culto porque en su momento no lo jugué y no me marcó, y Grandia también ha sido anunciado para su recuperación.

¿Otros juegos que personalmente habría elegido? Bushido Blade, Bishi Bashi Special, Summon Night, Soukaigi, Policenauts, Another Mind y Disney’s Hercules… ¡pero no se pueden elegir todos! ¿Y sabéis qué sería la repanocha? Que alguien tuviera la idea de recuperar el cancelado-prohibido Thrill Kill, porque era divertidísimo.

2 Comentarios

  1. Como era de esperar, gran lista. Muy buena combinación entre juegos occidentales o mas conocidos por aquí, con otros puramente japoneses.
    Digo sí a Parasete Eve, que nunca pude jugarlo y me llama mucho. Si no me equivoco, se basaba en una novela, ¿no? Policenauts tambien me gustaría poder jugarlo.
    Vaya vicios me pegaba yo también al Alien Trilogy. Curiosamente no me mareaba, en cambio, siendo ya más mayor, juegos como Duke Nukem o DOOM clásicos en consola sí que me han llegado a marear.

    El Nightmare Creatures me suena muchísimo, tal vez lo jugué. Desde luego me gustaría hacerlo.
    Y ojalá poder jugar también a Discworld, ahora que al menos me he leído la primera novela.
    Mi primera aventura gráfica, antes de descubrir Monkey Island y otras más modernas como Runaway o The Longest Journey, fue Broken Sword en un disco de demos de PlayStation. Pero me complicaba mucho. ¿Y te acuerdas de A Sangre Fría? Una especie de aventura gráfica jodidisima.

    Para mí el Ultimate Battle 22 no es tan horrendo, o tan mierdote (por parafrasearte jaja) como le parecía al público «mainstream» y menos horrendo que el Final Bout tanto en aspecto gráfico como jugable, desde luego. Como en Super Nintendo no tuve oportunidad de jugar ningún DB, éste fue mi primer juego de la franquicia, y le tengo mucho cariño.
    También vicié mucho al Bloody Roar, muy peculiar.
    El Loaded también me suena. A los que sí jugué mucho fue al Gauntlet y a darme hostiazos en Destruction Derby jaja

    En mi apuesta al menos acerté con el Dragon Ball jaja Ahora a ver si Sony mete el Klonoa.
    Y a ver cuántos de nuestros juegos aparecen en la PS Classic finalmente ^^.

    Respuesta
    • La regla con las buenas historias japonesas es que siempre se basan en una novela XD, hasta lo más insospechado. Sí, se basa en una. Lo del mareo es digno de estudio. Si los científicos quieren hacer experimentos y la paga es buena, me puedo sacrificar por la ciencia…

      Yo empecé con los libros de Discworld después del juego. Es decir, jugué siendo niño, me volví muy loco y luego empecé a leer los libros. Una pena que solo haya 3 juegos :(. Yo al Broken jugué de eso que juegas y no juegas la verdad. El A sangre fría sí lo recuerdo, pero no lo jugué mucho, ya en esa época estaba con la cosa de los juegos japoneses e ignoraba un poco lo occidental (lo que se llama la edad del pavo-otaku).

      Ostras, el Final Bout sí que era horrible XDD. Pues el Loaded es uno de esos juegos para recuperar. No sé cómo habrá envejecido. Me da miedo ponerlo de nuevo y que me parezca una mierda. Lo curioso es que este sentimiento de “menudo pedrolo de juego, es más malo que pegar a tu padre con una almohada de Super Sonico sucia” pasa a menudo con PSX y PS2, no tanto en los 16 bits. Por eso me da miedito. El Gauntlet Legends lo mismo, me da miedo rejugarlo y que se manche el recuerdo. En general me da la sensación de que la PlayStation Classic puede ser eso, un sentimiento de “ostras, qué juegos más horribles” y pensar “al menos no tienen tiempos de carga”… A ver si me equivoco.

      Respuesta

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*