Inicio > Reportajes > Opinión: El renacer de Capcom

Opinión: El renacer de Capcom

La historia de Capcom es larga, y desde su fundación en el año 1983 ha proporcionado muchas alegrías al sector de los videojuegos. De todas formas, en los últimos años la compañía ha sufrido algunos cambios en cuanto a su filosofía que la han alejado de tener los positivos resultados que ha amasado en el pasado. Por suerte, parece que la situación por la que pasa la compañía podría cambiar dentro de poco, dado que la empresa ha revelado en uno de sus encuentros con inversores que van a llevar a cabo decisiones muy radicales para poder volver a sus líneas de éxito. Entre otras cosas, implica volver a las líneas de trabajo y la filosofía que tuvieron años atrás, antes de que su central de Osaka se viera influida por las críticas procedentes, principalmente, del extranjero. La empresa tiene que apaciguar el temporal sin algunos de sus desarrolladores más icónicos, quienes han abandonado el barco en los últimos años, pero no se descarta que Capcom pueda resurgir de sus cenizas cual ave fénix.

A la vista de lo ocurrido vamos a realizar un pequeño repaso de cuáles han sido los principales errores de la empresa en tiempos recientes y también hablaremos de lo que la compañía ha anunciado que tiene entre manos para mejorar. La buena noticia, haciendo cuentas, es que los tiempos oscuros que han rodeado a Capcom en los últimos años van a disolverse y que, todo apunta, a que recuperarán el estilo con el que triunfaron en el pasado.

SAGAS EMBLEMÁTICAS

Las principales franquicias de Capcom no han sido continuadas de manera consecuente en los últimos años. Hemos visto como MegaMan, desde que Keiji Inafune, su creador, se marchara de Capcom, entraba en desgracia y se cancelaban varios de sus proyectos. No ha habido personaje de Capcom que haya sufrido más en los últimos tiempos y hay que tener en cuenta que ni siquiera se conocen públicamente todos los juegos que se han intentado desarrollar con el personaje. Recientemente, por ejemplo, se filtró que estuvo en desarrollo una versión previa del juego a modo de FPS, lo cual hubiera sido un giro distinto para la franquicia, si bien no muy prometedor a primera vista. Esto ha llevado a que el aniversario del personaje se celebre de una de las formas más frías que podríamos haber imaginado, no haciendo justicia a la fama del héroe.

Otros juegos famosos tampoco han estado bien enfocados en cuanto a su continuidad. El desarrollo de DmC: Devil May Cry no ha dejado un mal resultado si valoramos el juego de forma independiente a la saga ya establecida por Capcom, pero no ha sido una buena demostración en lo vinculado con seguir la franquicia de la compañía. Cambiar de personaje y darle una vuelta a lo conocido ha sido algo que no ha sido bien recibido por los usuarios, especialmente por la forma en la que de manera paralela se ha seguido potenciando la imagen del héroe en su versión clásica.

JUEGOS DE LUCHA

En el año 2008 se lanzó con éxito el juego Street Fighter IV, y esto disparó el interés de Capcom por recuperar la presencia que tuvo años atrás en el sector de la lucha. Tras pasar una época calmada, este título ayudó a que el género volviera a alcanzar una gran fama. No obstante, Capcom comenzó a dilatar el sector y a comercializar una gran cantidad de títulos, unos más afortunados que otros, que han acabado, en pocos años, exprimiendo a los usuarios y volviéndoles a cansar de encontrarse con propuestas escasamente innovadoras. El poco éxito que han tenido entre los más fans títulos como Street Fighter X Tekken es una buena demostración de cómo se ha saturado la presencia de Capcom en este tipo de juego. Otros títulos recientes, como Marvel vs. Capcom 3: Fate of Two Worlds o Darkstalkers Resurrection, tampoco han logrado dejar huella de manera especial entre los aficionados al género.

EXPRIMIENDO LAS DESCARGAS

Algo que no ha funcionado a Capcom y que ha provocado las iras de los usuarios es la forma en la que la compañía ha decidido introducirse en el mercado de los contenidos descargables. La apuesta de Capcom ha sido muy fuerte en este sentido, pero no se ha materializado de una manera que complazca a los usuarios. Si bien el público está dispuesto a hacer el pago de contenidos de personalización, como skins, accesorios, canciones u otros complementos no imprescindibles, e incluso está abierto a comprar episodios alternativos, no se encuentra tan cómodo comprando DLCs casi obligatorios. El caso de Asura’s Wrath, que tuvo su final auténtico en DLC, fue uno de los más sangrantes y molestos, pero Capcom ha cometido otros errores similares, como no incluir todos los personajes en la versión física pseudo definitiva de Marvel vs. Capcom 3: Fate of Two Worlds.

RESIDENT EVIL

Y para el final hemos dejado uno de los temas más sensibles de la historia reciente de Capcom: la saga Resident Evil. Desde Resident Evil 4 se ha venido introduciendo una nueva forma de representar su jugabilidad, con cambios drásticos, en parte para satisfacer al usuario occidental y aumentar las ventas fuera de Japón. No hay que entender estos Resident Evil como títulos de baja calidad, dado que salvo excepciones han sido juegos de unos buenos resultados, pero se distancian mucho de lo que se podría esperar por parte del fan hardcore de la saga de los zombis. Que el único juego que ha triunfado en tiempos recientes entre crítica y público haya sido Resident Evil: Revelations, acabando siendo trasladado de formato portátil a sobremesa, es una buena demostración de que algo está fallando en lo referente a la filosofía adoptada con la saga.

LLEGAN CAMBIOS

A Capcom le calentaron la cabeza fuentes del extranjero asegurando que había crisis en la industria japonesa y se dejó influir tanto que cambió su forma completa de trabajar. Dejó de producir juegos en sus propias oficinas y empezó a contratar los servicios de desarrolladoras occidentales que no tienen el mismo apego por los juegos de la compañía como ellos mismos. Esto ha llevado a la desviación de muchos de los títulos de Capcom del estilo al cual se está acostumbrado y también de sus índices de calidad originales. La muy buena noticia es que la situación ha llegado a su final, y en propias palabras de Capcom, su nueva estrategia de negocio ya no da pie a que se produzcan desarrollos en manos de third partys en el extranjero. La compañía volverá a su estilo tradicional, a trabajar de manera interna y a apostar por un estilo más propio de su historial. Como resultado de esta decisión, por otro lado, Capcom ha dicho que ha cancelado multitud de proyectos que se estaban creando fuera de Japón.

Así mismo, Capcom también ha reconocido que realizará cambios en su estrategia relacionada con el mercado digital, y aunque no ha desvelado ningún tipo de información, el público espera que la compañía cambie su filosofía de los DLC. También es probable que apuesten por otro tipo de producciones para su lanzamiento en las plataformas digitales. Con este horizonte por delante es posible que en unos meses recibamos buenas noticias vinculas con Capcom. Los fans tienen los dedos cruzados.