Inicio > Destacado > E3 2015: Metal Gear Solid V The Phantom Pain

E3 2015: Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Big Boss camina. Avanza sin pausa acercándose poco a poco al 1 de septiembre. En su camino pasa junto a cadáveres de soldados. Soldados a los que él mismo ha matado. Un camino que desciende a los infiernos, un camino que cambia a nuestra desnuda serpiente para envenenarla con su propio veneno. Su cara se baña en sangre y de su frente vemos lo que parece un cuerno. Un demonio torturado camina sobre una tierra en llamas y ensangrentada mientras suena el tema Elegia. Y esto es lo que encontramos en este tráiler de Metal Gear Solid V The Phantom Pain, una elegía de la vida de Snake, un grito de desesperación, un lamento, la pérdida de la fe en la patria, en la humanidad, la justicia y la paz.

Seguimos avanzando

La música, que nos evoca a Silent Hill, nos coge de la mano y nos aprieta con fuerza para que sintamos con mayor fuerza el lamento de la serpiente tentada por Eva, comenzando una sucesión de imágenes que no tardan en quedar grabadas en nuestras cabezas mientras un narrador habla sobre lo importante del lenguaje para toda patria e individuo. En este tráiler vemos algunas imágenes de Ground Zeroes como la de la presentación de Skull Face. Pero no tardamos en observar imágenes nuevas, algunas ocurridas inmediatamente después de lo sucedido en Ground Zeroes, con Big Boss en un hospital antes de entrar en coma intentando ser reanimado por varios médicos. Enseguida vemos a Master Miller lamentándose de la pérdida de su brazo mientras nos recuerdan el final de Ground Zeroes y el ataque a la Mother Base que termina, aunque no de forma definitiva, con Militares sin Fronteras.

Vemos en lo que se ha convertido Kazhuira Miller interrogando a algunos personajes como Quiet o Emmerich y en lo que se ha convertido la organización de Big Boss, Diamond Dogs, cuyos miembros son entrenados en el CQC por el propio Snake. Después de algunas escenas en la nueva Mother Base observamos varias escenas extrañas que no sabemos bien como interpretar en las que vemos a un cuerpo con una cicatriz en el vientre parecida a la de Paz cuando le introducen la bomba en el interior, y a la propia Paz con el pelo todavía largo y, lo que es más sorprendente, viva. ¿Se trata de un recuerdo o aquí hay gato encerrado? Más adelante nos cercioramos (por si no había quedado claro), de la importancia que tendrá Quiet en el juego, apareciendo de nuevo esta vez llena de sangre e inconsciente, siendo cogida por Snake en volandas para rescatarla. Otra escena inquietante es la que vemos con Big Boss observando el torso de un hombre moribundo que tiene la piel en esa parte del cuerpo extraña, como si tuviese un virus.

Lo del virus recobra más fuerza cuando, tras aparecer unas extrañas mujeres calvas de la nada (camuflaje óptico), vemos varios ¿zombis?. Para ver después unos soldados que bien podrían ser también zombis (y que ya vimos en el tráiler del año pasado), pero moviéndose de forma extraña, como si viésemos a Lisa del cancelado Silent Hills bailando una combinación de El Chiki Chiki y el Gangnam Style.

Vemos como la tierra se levanta tras Big Boss, que huye conduciendo un jeep como si algo le persiguiese bajo tierra. Las hélices de un helicóptero estrellado comienzan a destrozar a varios soldados, algunos hombres empiezan a arder y observamos a Big Boss y Quiet en un helicóptero a punto de estrellarse. En la siguiente escena contemplamos que Big Boss no solo es amiguito de Quiet, también de Skull Face, que ahora, además de un sombrero lleva un antifaz.

Momento de volver a ver a otros personajes además de Quiet como Eli, Code Talker, el misterioso anciano sabio del anterior tráiler; al que podría ser Volgin rodeado de llamas (ese mismo que vimos en el tráiler de los VGA de 2012 y en el E3 de 2013), a Ocelot, al supuesto Psycho Mantis y a Big Boss de nuevo con la cara cubierta de las cenizas de sus soldados.

Sorpresas y más sorpresas

Una vez más toca ver a Eli, el que podría ser Liquid Snake de pequeño, pero esta vez no le vemos sentado en una silla de plástico, sino en un Metal Gear que comienza a perseguir a su más que posible “padre” hasta que la enorme máquina se queda atascada entre las rocas de un pequeño cañón. Después de ver a Big Boss salvarse por los pelos le observamos disparando a gente inocente que no se puede defender, una escena que ya hemos visto varias veces antes.

Cuando parece que el tráiler ha terminado (un trailer o un juego de Kojima nunca termina cuando parece) vemos esa imagen que nos mostraron como anticipo en la que Big Boss, tirado de rodillas en el suelo rodeado de cadáveres, observa al cielo, como si suplicase perdón o clemencia. Tras ver a Skull Face desaparecer de forma extraña en la Mother Base vemos la segunda imagen que nos mostraron como anticipo en la que vemos a Big Boss, mirándose a un espejo cubierto de sangre y con esa especie de cuerno en la cabeza que no tarda en golpear con su brazo biónico, rechazando en lo que se ha convertido.

Y ¿qué es lo que vemos después? ¿Con qué termina el tráiler? Pues con una escena muy sugerente e interesante en la que vemos a Eli… ¿por duplicado? ¿Acaso es su clon? En ese caso, si Eli es Liquid Snake el que está a su lado es… Solid Snake. Las dudas se disipan cuando escuchamos a alguien decir “Les Enfants Terribles, como lo llamó Zero”. Momento en el que ciertas partes de nuestro cuerpo, inevitablemente, se ponen tan duras como el “cuerno” de Big Boss. Estamos, indudablemente, ante algo grande. La antesala de la historia de Solid Snake antes del cierre de la de Big Boss.

Nos quedan poco más de dos meses para disfrutar de uno de los candidatos más firmes a juego del año. Dos meses para cerrar la historia de Big Boss y conectarla a la de Solid Snake. Dos meses para descender a los infiernos y descubrir la verdad tras la historia de un héroe convertido en villano, la verdad tras la guerra, la venganza y el racismo. La verdad que es ocultada por una nación. La mentira tras la victoria. Verdad, venganza, victoria… en dos meses “V has come to”.