Inicio > Reportajes > Fiesta de Lanzamiento de Call of Duty: Black Ops II

Fiesta de Lanzamiento de Call of Duty: Black Ops II

Si algo se ha convertido en una tradición para la prensa de los videojuegos en nuestro país es el evento de lanzamiento que acompaña a cada nueva entrega de la franquicia Call of Duty. Activision nos tiene malacostumbrados, pero todo forma parte de la expectación que produce entre todo tipo de personas el lanzamiento de los nuevos episodios de esta respetada franquicia de FPS. Si en años anteriores pudimos ver un conflicto bélico en vivo en un campo de paintball e incluso formar parte de una operación secreta esposados y descifrando códigos, esta vez el evento nos llevó a participar en cinco pruebas distintas en las que podíamos obtener parches característicos del juego. Todo terminó, como colofón final, en un torneo de Call of Duty: Black Ops II en el que los mejores se llevaron una llamativa edición Paquete de Ayuda del juego.

El evento se llevó a cabo en un edificio de Metro situado muy céntrico en Madrid, donde como es tradición, un grupo de soldados al puro estilo Black Ops nos recibió para que entráramos en las instalaciones. Dentro, más allá de la barra de bebidas, ya imprescindible en un evento de estas proporciones, con tubitos de una sustancia naranja (un cóctel disponible con alcohol o sin alcohol) a disposición de los invitados, todo reflejaba un lugar dominado por soldados, que patrullaban por doquier. La bienvenida al evento fue responsabilidad de Tania Llasera, conocida de televisión que introdujo a los asistentes en lo que les deparaba la noche.

Activision preparó cinco actividades: laberinto láser, zona de tatuajes, área de control de drones, zona de chapas y el área de la Action Movie FX. Cómo no, no faltaban montones de televisiones con consolas instaladas para que los asistentes tuvieran la oportunidad de probar el nuevo juego de la franquicia antes de su lanzamiento.

ACTIVIDADES PARA TODOS LOS GUSTOS

Salvo la zona de los drones, todas las pruebas se encontraban en el interior del recinto, por lo que era inevitable, a la vista del frío, comenzar por lo que se encontraba más cerca. Esto era el laberinto láser, un camino lleno de lásers donde teníamos que intentar pasar sin tocar ninguno de ellos. De hacerlo los lásers se ponían de color rojo y la prueba terminaba sin éxito. El truco se encontraba en arrastrarse por el suelo como si estuviéramos en pleno entrenamiento militar.

La zona de tatuajes permitió a los invitados lucir en su brazo uno de los símbolos característicos de Call of Duty: Black Ops II. Si bien inicialmente la idea era hacer los dibujos con plantilla, aerógrafo y pintura en spray, un problema con la pintura obligó al especialista del lugar a utilizar pincel y una gran habilidad natural. Los resultados hablaban por sí solos y no fueron pocos los que se marcharon con su “tatuaje” del nuevo juego de Activision.

Las chapas personalizadas obtuvieron una gran popularidad debido a que se trataba de una actividad rápida y divertida. Posar para la cámara con la mirada hacia abajo y el mayor instinto criminal posible te permitía, tras pasar por los ordenadores de los encargados del puesto, convertirte en el protagonista de la icónica imagen de portada del juego. Los resultados, plasmados en una chapa de metal plastificada, eran divertidos y más positivos de lo que se podría haber imaginado a primera vista.

En cuanto a la aplicación Action Movie FX, se trata de una herramienta bien conocida por los usuarios de la App Store de Apple, la cual incluye cuatro posibles escenarios de Call of Duty: Black Ops II y que permitió introducirse en la acción. Con un sencillo montaje y la grabación de pocas escenas estas se combinan tal y como se hacía antiguamente en juegos del tipo de You’re in the movies.

Por último, el control de drones, ya en el exterior, dio opción a ponernos al manejo de uno de estos pequeños dispositivos, usando un iPod touch como mando. El pilotaje, rápido y muy intuitivo, posibilitó a los invitados pasar por un aro y manejar el dispositivo durante unos minutos para comprobar las múltiples opciones del aparato, que puede incluso girar en el aire.

ACERCÁNDONOS A LA CUENTA ATRÁS

Activision trajo desde los Estados Unidos al director de sonido Chris Cowell, que habló a los asistentes sobre la importancia que ha tenido la grabación de efectos para esta entrega de la saga. Cada uno de los sonidos, hasta el más mínimo, está grabado de forma independiente y real para que se represente en el juego de forma que los usuarios noten que realmente es auténtico. En el escenario, con la presentadora ya en materia, apareció el actor Jordi Mollá, invitado para que hablara sobre el personaje al que ha dado voz en el juego: el malvado Raul Menendez. Habló sobre la experiencia que había supuesto participar en el juego y como le gustaría también tener la oportunidad de caracterizar a un personaje como este en la gran pantalla, del que resaltó que le gusta que no sea un malo al uso, sino alguien con convicciones y con una meta fijada en algo a lo que aspira.

La cuenta atrás para el lanzamiento llegó mientras se disputaba un torneo para ver quiénes eran los mejores jugadores de Call of Duty: Black Ops II entre todos los asistentes, y la noche terminó, de forma inesperada, con la aparición de un grupo de zombis. Con gritos por parte de los invitados, debido a la agresividad de estos zombis rabiosos, y las exclamaciones de los soldados para que evacuáramos la zona, llegó el momento de la despedida habiendo dado ya la bienvenida a Call of Duty: Black Ops II, que desde hace minutos estaba a la venta en tiendas de todo el mundo.