Inicio > Reportajes > La historia de las consolas – Parte 1

La historia de las consolas – Parte 1

41 Años, 8 generaciones, más de 34 consolas de sobremesa, una gran cantidad de videojuegos y una mayor cantidad aún de dinero invertido en nuestro hobby favorito, pasarnos horas y horas jugando a la videoconsola, ya sea buscando un tesoro, salvando princesas o, porqué no, el mundo entero. Es curioso que lo que dio pie a todo esto fueron dos palitos intentando colarse una pelota.

LOS INICIOS

Magnavox Odyssey

En 1972 el videojuego de estos dos palitos llamado Pong, desarrollado por Atari, triunfó en todo el mundo en la primera consola que existió llamada Magnavox Odyssey creada por Ralph Baer. La Magnavox utilizaba cartuchos, los juegos carecían de sonido y los jugadores debían memorizar sus puntuaciones. Posteriormente la consola sería mejorada y se lanzaría la Magnavox Odissey 200 que llevaba incorporada la pantalla de puntuación y permitía jugar a 4 jugadores. Tras el éxito de Pong, Magnavox tuvo que ceder la marca a otra compañía, ya que en su consola, compuesta por 28 juegos (todos muy simples basados en tenis, voleibol y cosas por el estilo) solo se jugaba al Pong y a Hockey.

Entonces Pong pasa a pertenecer, en 1975, a la compañía Sears que lanza una consola solo para jugar al famoso juego de los palitos, Sears Telegames Pong. En 1976 se creó un clon de esta consola llamada Coleco Star desarrollada por Coleco en la que también se podía jugar únicamente al Pong. Estás consolas forman la primera generación, el origen de una nueva forma de ocio que poco a poco se moldearía hasta convertirse en todo un fenómeno social y cultural.

En la segunda generación, Atari comenzó a destacar con su consola Atari 2600, que, como era de esperar, contaba con potentes rivales, como la sustituta de Coleco Star, ColecoVision, con el doble de colores que la Atari 2600, y la Intellvision lanzada por Mattel, que por primera vez en la historia incluía un CPU de 16 bits y la posibilidad de descargar juegos, suponiendo una gran amenaza para las grandes del momento, Atari y Coleco. Aunque también hay que destacar dos consolas desarrolladas por dos empresas que poco a poco comenzaban a abrirse camino en la industria, la SG-1000 de Sega y la TV-Game 6 de Nintendo que tuvo varias versiones desde 1977 hasta 1980, entre las que se encontraba Color TV-Game 15 con 15 títulos en su catálogo o la última versión: la Computer TV Game. Todas estas consolas de Nintendo forman parte de la segunda generación, no salieron de Japón y no tuvieron ningún éxito, pues la guerra de las consolas se disputaba entre Atari, Coleco y Mattel.

LA ERA ATARI

Atari 2600

La Atari 2600 lanzada en 1977 con el nombre de Atari VCS contó con una gran variedad de juegos, los dos palitos se convirtieron en naves destruyendo alienígenas, carpinteros luchando contra monos e incluso en los tan de moda jedis. Y es que Atari crearía juegos tan míticos como Space Invaders o Pac-Man. De hecho, Atari 2600, que no adquiriría ese nombre hasta la llegada de su sucesora en esa misma generación, la Atari 5200, fue uno de los mayores éxitos de la industria, vendiéndose durante 14 años. Coleco consiguió licenciar algunos juegos de otras compañías, como Donkey Kong de Nintendo.

Después de unos años de esplendor, los cimientos del negocio comienzan a temblar en 1983 debido a la crisis del videojuego, provocada por el exceso de videojuegos y de consolas existentes, muchos creados de forma rápida y chapucera para subirse al barco, creando grandes despropósitos que crearían un sentimiento de desconfianza en el cliente. Entre esos desastrosos juegos encontramos algunos como la versión de Pac-Man que encargó Atari para su consola o la adaptación de la película E.T, encargado para que se realizase en 6 semanas y que estuviese listo para la campaña navideña. Esto convirtió a E.T en uno de los peores videojuegos de la historia, siendo una de las causas por las que Atari entró en bancarrota. Además, en esos años la competencia de los ordenadores era muy dura, su capacidad era mayor y el precio de estos bajaba. Las empresas empezaron a quebrar, grandes del momento como Atari y Coleco dejaron de fabricar consolas, provocando que la recién lanzada Atari 5200 fracasase comercialmente. Aunque curiosamente Atari 2600 siguió vendiendo bien después de la crisis.

NINTENDO SE PONE SERIA

El panorama no pintaba nada bien y mientras todo estaba resquebrajado y nadie apostaba ya por la industria del videojuego, Nintendo, dirigida en ese momento por un joven Hiroshi Yamauchi, fallecido hace tan solo unos meses, llegó con una nueva consola, comercializada de una forma muy inteligente. Consola que daría comienzo a la tercera generación de consolas.

Famicom

Esa consola sería llamada Family Computer (más conocida como Famicom) y sería vendida no como una consola, cuya fama estaba por los suelos, sino como un juguete. Para eso aprovechó algunos complementos como un robot o una pistola que solo usaban algunos juegos y que servirían para darle una mayor apariencia de juguete. Además, Yamauchi crearía un sello de calidad Nintendo para evitar que cualquier desarrollador hiciera un juego mediocre solo para aprovecharse del negocio.

Famicom llegó al mercado con tres juegos de lanzamiento, el famoso Donkey Kong que ya había triunfado en la anterior generación con Atari 2600 y ColecoVision, Donkey Kong Jr. la segunda entrega en la que esta vez controlábamos al hijo de Donkey Kong y no a Jumpman, el futuro Mario, y Popeye cuya mecánica do juego era muy similar a la del primer Donkey Kong. En los primeros meses tuvo buenas ventas, pero enseguida tuvo que retirarse del mercado temporalmente a causa de un error en el que el sistema se congelaba al encenderse. Una vez corregido ese error, la Famicom fue de nuevo lanzada al mercado convirtiéndose en el sistema más vendido en Japón a finales de 1984.