Inicio > Reportajes > La historia de las consolas – Parte 4

La historia de las consolas – Parte 4

Seguimos con nuestro reportaje sobre la historia de las consolas. Tras Saturn y PlayStation la quinta generación todavía no había terminado, faltaba Nintendo, que en 1996, dos años tarde, llegó con su nueva consola, colaborando con compañías como Silicon Graphics para el hardware o Rare para el software y, sorprendentemente a esas alturas, sin CD, haciendo uso todavía de cartuchos, Nintendo 64.

Nintendo 64

APOSTANDO POR LOS CARTUCHOS

El hecho de utilizar cartuchos y un procesador de 64 bits (en la era de los 32) provocó que trabajar para ella fuese muy complicado, además de costoso, pues almacenar la información en los cartuchos era ya muy difícil debido a los avances tecnológicos. Con todo esto, Nintendo 64, que en un inicio se llamaba Proyect Reality y más adelante Ultra 64, perdió muchos juegos y tuvo que romper relaciones, como la de Square, provocando que juegos como Final Fantasy VII no llegasen a su consola, convirtiéndose en uno de los exclusivos de Playstation. Esto poco a poco definió a Nintendo que ofreció juegos muy concretos para un público muy específico.

Antes de meternos de lleno en los juegos hay que decir que el mando cambiaba brutalmente respecto a lo visto en Super Nintendo, alejándose por lo tanto de cualquier parecido con el de PlayStation. Contaba con, además de los botones A y B y la cruceta, cuatro botones pequeños amarillos junto a A y B para cambiar de perspectiva en los juegos, un botón y un joystick central, dos gatillos delanteros y un gatillo trasero. Más adelante, Nintendo lanzaría un adaptador para que el mando vibrase como el de Playstation.

Su gran baza fueron los clásicos de Nintendo en 3D que llamaron mucho la atención y que tuvieron gran calado entre el público como Super Mario 64 considerado como el mejor juego de Mario y por muchos el mejor juego de la historia, junto a otros también míticos como The Legend of Zelda Ocarina of Time, también considerado el mejor Zelda por ofrecer un pequeño mundo a nuestro disposición, combates ágiles, un buen número de originales mazmorras, unos gráficos en tres dimensiones sobresalientes, una historia profunda y por supuesto también por dejarnos cabalgar con Epona por Hyrule. Por su parte The Legend of Zelda Majora’s Mask no obtuvo el mismo éxito pero también está muy bien valorado. Otros juegos que también tuvieron éxito aunque quizá no tanto fueron Donkey Kong 64, Banjo Kazooie, F-Zero X, Super Smash Bros, Mario Kart 64, Turok, Perfect Dark o Goldeneye 007, un clásico de Nintendo 64. Uno de los pocos juegos que compartió con PlayStation fue Resident Evil 2.

Dreamcast

Sony dejó de competir con Sega para hacerlo con el ganador de las dos anteriores generaciones, Nintendo, que esta vez no tendría tan fácil conseguir el trono. De hecho, finalmente no lo consiguió, derrotando Sony a Nintendo con su PlayStation, una derrota que dolía más puesto que habían sido compañeras y la consola que tanto éxito había tenido podía haber sido de Nintendo. Así se cerró la quinta generación, con la victoria de Sony y su PlayStation, grandes juegos en el mercado y un cambio en la industria importante. De nuevo Sega se quedaba a la cola y Nintendo ya buscaba la forma de recuperar su trono.

LLEGA DREAMCAST

En 1997, cuando Nintendo 64 todavía era nueva en el mercado, Sega ya estaba pensando en su próxima consola, con la que por fin tendría que conseguir vencer al resto convirtiéndose en la ganadora de una generación. Así comenzó el proyecto Katana. Crearon un sistema capaz de competir perfectamente con Nintendo 64 y PlayStation, para ello ofrecía dos nuevas posibilidades bastante novedosas, un lector de GD-ROM, discos que desarrolló Sega para dificultar la piratería y la implementación de un modem para jugar online, algo que ya vimos en Saturn, pero que no estaba integrado en la consola. Finalmente, en 1998 en Japón y en 1999 en Europa y Estados Unidos, sale la nueva consola de Sega, conocida como Dreamcast, comenzando con ella la sexta generación. Dreamcast tiene éxito en un primer momento y cuenta con juegos exclusivos de gran calidad como Shenmue que contó con una segunda entrega o Resident Evil Code Verónica, la cuarta entrega de la saga.

LA SEGUNDA PLAYSTATION

Pero tras lanzar Dreamcast, Sony no desaprovechó el momento para anunciar su segunda PlayStation, que llegó al mercado en el año 2000. Después del éxito que tuvo Sony en la quinta generación, era de esperar que en la sexta pasase algo similar. Lanzaron PlayStation 2 arriesgando lo justo en el hardware, la consola era esta vez rectangular y negra y llegaría una versión más pequeña conocida como PStwo. El mando era idéntico al de la primera PlayStation, pero el oficial en vez de gris o blanco era negro. Incluía, al igual que la primera PlayStation, una ranura para memory card, un puerto ethernet para poder jugar online a algunos juegos y lector de DVD, dando la posibilidad de ver películas en la consola.

PlayStation 2

PS2 supuso todo un éxito desde el inicio y el hecho de que se agotasen todas las unidades y algunos pagasen cantidades desorbitadas en internet por hacerse con una, ayudó a que Sega vendiese mejor Dreamcast. Pero en 2001 Dreamcast no podía hacer frente a PlayStation 2 teniendo que retirarse del mercado, pues Sega estaba teniendo muchas pérdidas. A partir de ese momento Sega, la eterna segunda, decidió no volver a desarrollar consolas, centrándose desde ese momento en la producción de videojuegos, siendo Dreamcast su última videoconsola. Aunque hubo rumores de que Sega estaba desarrollando Dreamcast 2 y en 2010 en Sega dijeron que si pudiesen hacer frente al proyecto lo harían. A posteriori Sega lanzaría en Japón la consola Advanced Pico Beena, dirigida al público infantil y de gran fama entre los nipones.

Playstation 2 lo estaba teniendo fácil y los juegos derrochaban calidad por los cuatro costados: nuevas sagas surgieron como Splinter Cell, God of War, Ratchet and Clank, Jack and Daxter, Kingdom Hearts…y por supuesto clásicos que ofrecían sus mejores juegos como Prince of Persia con una nueva y brillante trilogía, GTA con San Andreas, Final Fantasy con una décima entrega muy bien valorada y un no tan bien valorado Final Fantasy XII, Residen Evil Code Verónica X, quitándole la exclusividad a Dreamcast y añadiendo algunos elementos, Silent Hill 2, para muchos el mejor juego de miedo, Silent Hill 3, Metal Gear Solid 2 o Metal Gear Solid 3, que sería exclusivo de PS2. Todos formaron parte de una gran consola que consolidó lo que había empezado su antecesora.