Inicio > Reportajes > N3: Ninety-Nine Nights 2

N3: Ninety-Nine Nights 2

El desarrollo de Ninety-Nine Nights 2 no está siendo un camino de rosas. Tras obtener unos buenos resultados con la primera entrega, que permitió a Microsoft extender la popularidad de Xbox 360 en Japón (donde éste tipo de juegos arrasan), la saga pasó al olvido. Microsoft se desentendió de ella y ha tenido que entrar en escena Konami para que la secuela consiga una editora y garantías de su lanzamiento en las tiendas de todo el mundo. Debido a ello, Konami lo ha incorporado a la lista de juegos presentes en el Tokyo Game Show, y ya llegan las impresiones de quienes lo han probado en el evento.

El elemento principal de Ninety-Nine Nights vuelve a hacer acto de presencia: combates multitudinarios en escenarios abiertos con secuencias de combate muy violentas y espectaculares. Pero ahora la ambientación es un poco más oscura y adulta, aunque no por ello se han dejado de lado los efectos visuales, que harán acto de presencia a cada golpe que demos. Espadas con fuego, motion blur a todo trapo, explosiones, mucha sangre saliendo de los cuerpos de los enemigos cortados… todo para darle al producto un aire espectacular característico de la serie.

La demo presentada en el Tokyo Game Show permite controlar a un personaje en nivel 1, ya que como en la primera entrega, podremos aumentar de nivel a medida que consigamos experiencia matando enemigos. Éste cuenta con dos espadas duales y un buen número de técnicas de combate. Con los cuatro botones frontales del mando realizamos los movimientos más básicos, como saltar, golpea con ataque flojo, con fuerte, y esquivar, mientras que si combinamos uno de estos botones con uno de los gatillos, realizaremos las técnicas especiales que tengamos asignadas a ellos. El sistema de subida de nivel de los movimientos se basa en que cuanto más utilices un golpe, más experiencia ganará y más rápidamente subirá de categoría. Así tenemos la posibilidad de especializarnos rápidamente en una serie de ataques y mejorarlos, mientras que los que no usemos no resultarán una carga a lo largo de la partida. Como de costumbre, los movimientos especiales serán espectaculares, capaces de permitirnos lanzar grandes hechizos mágicos o incluso rodearnos por un aura destructiva que acabará con todo lo que toquemos.

Como se ha podido ver en el Tokyo Game Show, los jefes de nivel exóticos volverán a tener una gran presencia en Ninety-Nine Nights. Por ejemplo, nos enfrentaremos a una enorme planta carnívora o entre otros, a un demonio de fuego gigante con reminiscencias al Ifrit de los Final Fantasy.

Parece ser que, teniendo todo esto en cuenta, la secuela del juego recupera las bases de la primera entrega, con más movimientos y efectos especiales y un ritmo de juego endiabladamente divertido. Sólo parece haber cambiado ligeramente la ambientación, que en éste caso resulta un poco más adulta. A Japón llegará antes de terminar el año 2009, pero para verlo en Europa seguramente debamos esperar hasta el próximo 2010.