Inicio > Reportajes > Ni no Kuni II Revenant Kingdom, la vuelta de la magia

Ni no Kuni II Revenant Kingdom, la vuelta de la magia

Ni no Kuni II Revenant Kingdom, traducido al castellano como El Renacer de un Reino, es la secuela de La Ira de la Bruja Blanca, una primera parte que apareció en PlayStation 3 en 2013. Con anterioridad se había lanzado en Japón Ni no Kuni Shikkoku no Madoushi, juego de Nintendo DS que lo inició todo y cuya popularidad llevó a que se desarrollara la primera entrega de sobremesa (con la que comparte historia).

Casi cinco años más tarde desde el éxito del juego en PlayStation 3 y tras un retraso de última hora (estaba previsto para el último trimestre de 2017), Level-5 vuelve a la carga y lo hace completamente en solitario, sin la ayuda del Studio Ghibli. En esta ocasión, nos plantea una historia en la que han pasado cientos de años con respecto a lo ocurrido en el primer Ni No Kuni, así como importantes novedades jugables y un renovado apartado técnico que mantiene las bases.

Una nueva aventura

El jugador se pone ahora en la piel de Evan Pettiwhisker Tildrum, quien fuera rey de la tribu del gato, enfrentada a la del ratón en la ciudad Ding Dong Dell. Un protagonista que acabó derrocado y desterrado, por lo que inicia una aventura en busca de reclamar la que fue su corona. Le acompañarán, como sucedía en la primera parte con Oliver, varios aliados.

Bajo esta premisa, una de las novedades del título será un nuevo modo de juego de estrategia en el que podremos dirigir ejércitos por diversas regiones para combatir con enemigos. Un minijuego que recuerda en cierto modo al de algunos juegos para smartphones, ya que nuestra única intervención en la batalla será indicar a nuestros efectivos qué objetivos deben atacar. El cómo será cosa suya. Aunque pueda parecer simple, cada unidad cuenta con sus ventajas y desventajas que marcan su desarrollo en la pelea. Algunos serán muy efectivos contra determinados enemigos mientras que al mismo tiempo sufrirán demasiado con otros, por lo que tendremos que pensar en cada momento qué tropas utilizamos y qué objetivo le marcamos a cada una para lograr salir airosos.

En cuanto al desarrollo normal del juego, al igual que en su primera parte, en Ni no Kuni II Revenant Kingdom el jugador recorre con libertad y en tercera persona un mundo abierto en el que explorar diferentes aldeas, pueblos y mazmorras, así como otros sitios de interés. Sigue una práctica habitual en muchos juegos de rol, especialmente en los japoneses: a través de un mapa mundial elegimos la ubicación a la que queremos dirigirnos, la cual está delimitada. Otra de las novedades radica en la apariencia de los personajes durante las travesías por este mapamundi, ya que ahora lucen un simpático aspecto SD. Solo ocurre durante esta etapa, ya que en las ubicaciones concretas y durante los combates los protagonistas estarán debidamente representados, con proporciones lógicas.

La profundidad de los combates

En estas exploraciones pueden aparecer enemigos, para los cuales el sistema de combate ha sido totalmente renovado. Si en el primer Ni no Kuni los enfrentamientos con los rivales del juego se llevaban a cabo con los clásicos combates por turnos, en esta secuela el cambio ha sido total. En El Renacer de un Reino, los combates son en tiempo real y cuentan con un gran componente de acción, dando al jugador mucho más control y poder. Los combates tienen elementos que recuerdan a títulos puramente de acción, con acciones de combate designadas a diferentes botones, como atacar, bloquear, esquivar, ataques especiales, ataques mágicos… Nada que ver con lo visto en La ira de la Bruja Blanca.

En la primera entrega, una parte muy importante de las peleas estaba en las criaturas que utilizábamos en ellas. En El Renacer del Reino tenemos el control sobre varias al mismo tiempo, aunque de manera indirecta, ya que no son personajes jugables. Para que entren en combate, debemos acercarnos a ellas cuando brillen y activar su movimiento, el cual es diferente dependiendo del tipo de criaturas del que se trate. Puede ser un hechizo de ataque, uno curativo, una barrera de protección… Elementos que mantienen la estrategia a la orden del día.

Otro de los puntos a tener en cuenta en Ni No Kuni 2 son las batallas con los diferentes jefes que aparecen a lo largo de las misiones del juego. Cada uno tiene un modus operandi diferente, con unas habilidades únicas muy concretas. Los hay que se hacen valer continuamente de nuevos aliados que le defienden durante la lucha, mientras que también aparecen los enemigos gigantescos que habrá que derrotar “por partes” para hacerles caer definitivamente.

En estos combates cobran una importancia vital los ataques especiales de nuestro personaje, así como el uso de nuestras criaturas. Aunque se ha perdido el componente puramente táctico de los turnos, que brindaban una pausa en ocasiones necesaria para trazar un plan de ataque, ahora también tendremos que decidir qué pasos seguir para lograr derribar a los enemigos más complejos. La gran diferencia, que será en tiempo real, lo que implica una dificultad y un reto mayor. Además, el escenario también entra en juego y puede ser dañado con los ataques de la batalla, condicionando nuestras decisiones y limitándolas en muchas ocasiones.

Artístico y embriagador

En cuanto al apartado técnico, Ni no Kuni II Revenant Kingdom mantiene las señas de identidad de la primera edición, con un aspecto claramente basado en la animación japonesa. Tanto el diseño de sus personajes como los innumerables escenarios del título parecen sacados de una película del Studio Ghibli, el cual trabajó codo con codo con Level-5 en La ira de la Bruja Blanca. Todo está cuidado al detalle, desde las expresiones fáciles hasta las texturas, pasando por las animaciones o los efectos de luz. El resultado es un juego muy agradable visualmente. La banda sonora sacará más de una sonrisa a los que jugasen a Ni No Kuni, ya que recupera muchos de sus temas originales y los hace “evolucionar” con nuevas versiones que encajan a la perfección con la ambientación del título. El tema principal también hace acto de presencia, así como nuevas composiciones orquestales que completan un apartado sonoro de primer nivel.

Con todo esto nos quedamos expectantes del lanzamiento de Ni no Kuni II Revenant Kingdom, que llega el día 23 de marzo de la mano de Bandai Namco, tanto en edición normal como en la edición especial King’s Edition.