Inicio > Reportajes > Repaso a la saga Castlevania – Parte 2

Repaso a la saga Castlevania – Parte 2

Continuamos con nuestro repaso a la saga Castlevania. Tras la primera entrega, donde tuvimos ocasión de conocer los primeros episodios de la franquicia, nos adentramos en más juegos que forman parte del universo de Drácula y los Belmont.

Castlevania Bloodlines 1

CASTLEVANIA EN CONSOLAS DE MEGA DRIVE

El primer Castlevania en llegar a una consola de Sega, concretamente a Mega Drive fue Vampire Killer, conocido en Estados Unidos como Castlevania Bloodlines, y que a Europa y Australia llegó censurado en 1994 con el nombre de Castlevania The New Generation. Esta entrega nos narraba el fin de la guerra entre los humanos y Drácula en el año 1897, 300 años después de la lucha de Simon Belmont en el primer Castlevania, que acabó con la derrota definitiva de Drácula a manos de un descendiente de la familia Belmont llamado Quincy Morris.

El juego se ambienta veinte años después, cuando gracias al estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Drácula resucita. Se dice que el asesinato en Sarajebo del heredero a la corona Austriaca que causó la guerra fue planeado por Elizabeth Báthory, sobrina de Drácula. La guerra dio inicio a una oscura época plagada de muertes y sufrimiento que ayudarían a Elizabeth en su ritual de resurrección.

Ahora, John Morris, descendiente de Quincy Morris y heredero del látigo mata-vampiros de la familia Belmont, tiene que recorrer Europa en busca de Elizabeth con la ayuda del lancero español Eric Lacarde, nacido en Segovia, cuyo objetivo es vengar a su mujer que fue transformada en vampiresa por Elizabeth. La mecánica de este Castlevania es exactamente la misma, con la posibilidad de elegir en cada nivel a John Morris, que lucha con su látigo, o Eric Lacarde, que utiliza una lanza. Al final del juego recorremos el castillo de Drácula en ruinas.

Castlevania Bloodlines 2

Hay que decir que esta entrega tiene muchos elementos de la novela escrita en 1897 por Bram Stoker, como la fecha de la guerra entre los humanos y Drácula, que es la misma en la que se ambienta el libro, o el nombre de algunos de sus personajes como Quincy Morris, que en el videojuego es un descendiente de los Belmont que derrota a Drácula veinte años atrás y en el libro es quien le clava la estaca en el corazón después de que el protagonista, John Harker, le cortase el cuello. Curiosamente John es el nombre del hijo de Quincy en el videojuego. Además se dice que para crear Drácula, Bram Stoker se inspiró no solo en Vlad Dráculea sino también en Erzsebet Báthory, una condesa húngara que mataba desangrando a sus doncellas y se bañaba en sangre. La propia Erzsebet fue utilizada por el sobrino-bisnieto de Bram Stoker, Drace Stoker en la secuela que publicó en 2009 llamada Drácula, el no muerto. Está claro que para crear a Elizabeth Bárthory en este juego de Castlevania se inspiraron en Erzsebet Báthory.

SEGUIMOS EN LOS 90

En 1997 aparece en la primera PlayStation uno de los mejores Castlevania: Castlevania Symphony of the Night (Akumajo Dracula X: Gekka no Yasokyoku en Japón), que funcionaba como secuela de Rondo of Blood. En él se nos contaba cómo Richter Belmont, que había vencido a Drácula en el anterior juego lanzado en 1993 solo en Japón para PC Engine, es manipulado por el sacerdote oscuro Shaft para que invoque el castillo de Drácula y se crea su señor, siendo todo parte del maléfico plan del sacerdote. Alucard, hijo de Drácula y que ya apareció como personaje jugable en Castlevania III ayudando a Trevor Belmont, despierta de su letargo tras sentir que las fuerzas del bien y del mal están revueltas. Por ello, Alucard decide ir al castillo de Drácula ayudado por la caza-vampiros Maria Renard, que ahora tiene 16 años, sin saber que tendrá que enfrentarse a un Belmont.

Castlevania Castlevania Symphony of the Night

Esta entrega mantenía el desplazamiento lateral y las plataformas pero con más elementos roleros como hizo en su día el Castlevania II de NES y una mayor libertad para recorrer el castillo de Drácula. Además su estética impresionó a pesar de ser todavía en 2D por la cantidad de detalles, efectos, colorido y fluidez de movimientos. También la música mejoraba ya que dejaba de ser el típico soniquete un tanto repetitivo y a veces molesto que caracterizaba a los juegos de NES. Sin duda Symphony of the Night es el mejor y más completo Castlevania de la época.

El siguiente Castlevania llegó en 1998 y fue Castlevania Legends, el último en aparecer en la primera Game Boy. Esta vez el juego se situaba mucho antes de la lucha de Simon, también antes de la de Christopher e incluso antes que la de Trevor, siendo una de las primeras luchas contra Drácula por parte de los Belmont protagonizada por Sonia Belmont. Un juego idéntico a los anteriores con los mismos gráficos del primer Castlevania de Game Boy protagonizado por Christopher, muy simples y en blanco y negro.

En 1999 llega a Nintendo 64 el primer Castlevania en 3D, conocido como Castlevania 64. Ambientado en el año 1852, nos cuenta la nueva resurrección de Drácula, una de sus últimas, y la lucha que libra uno de los nuevos Belmont, Reinhardt y una poderosa niña llamada Carrie Fernández, que usa una bola de energía para atacar. A pesar de ser 3D sigue siendo un juego lineal con toques plataformeros en el que recorremos el castillo de Drácula enfrentándonos a enemigos conocidos como esqueletos, murciélagos o medusas y nuevos como los vampiros. Este Castlevania tenía unos gráficos poligonales similares a Zelda, pero con entornos mucho más simples y apagados.

Castlevania Legacy of Darkness

En 1999 en Japón y Estados Unidos y en el 2000 en Europa llega también a Nintendo 64 Castlevania Legacy of Darkness una precuela de Castlevania 64 en la que el protagonista, un hombre-lobo llamado Cornell, tiene que rescatar a su hermana Ada que va a ser utilizada en un ritual para resucitar a Drácula y combinar su sangre con la de los hombres-lobo para que alcance la perfección. Gráficamente mejora un poco lo visto en el anterior, igual que Zelda Majora’s Mask mejoró respecto a Ocarina of Time, pero seguía siendo soso.

El siguiente fue lanzado en 2001 para Playstation en forma de remake del primero en su versión de Sharp X68000 con el nombre Castlevania Chronicles, por lo que Castlevania volvía a las 2D.

LLEGA GAME BOY ADVANCE

El primer Castlevania para Game Boy Advance fue Castlevania Circle of the Moon, que nos situaría en 1830, cuando comenzó una nueva cacería de Drácula. Pero esta vez los Belmont descansarían, el héroe sería Nathan Graves, el discípulo de un famoso caza vampiros llamado Morris Baldwing. Morris había vencido a Drácula hacía 10 años, pero aunque no habían pasado los 100 años requeridos para que Drácula resucitase, una sirvienta del conde llamada Carmilla le resucita. Morris es informado del ritual que Carmilla está realizando y decide viajar al castillo Austriaco junto a su aprendiz Nathan Graves y su hijo Hugh Baldwing para evitar que la pesadilla se repita. Pero al llegar al castillo, los tres personajes son atacados por Drácula, dejando aislado a Morris. Mientras, Hugh abandona a Nathan para buscar a su padre y es controlado por Drácula, lo que supondría un obstáculo para Nathan cada vez que se encontrase con el hijo del caza vampiros.

Esta entrega mantenía los elementos plataformeros en 2D de los juegos anteriores con los elementos roleros que vimos en el segundo Castlevania y que vimos siempre desde Castlevania Symphony of the Night. Estéticamente no era de lo mejor (aunque superaba con creces lo visto en las primeras Game Boy) pero su alto nivel de dificultad hizo que este Castlevania no fuese olvidado por los fans de la saga.

Castlevania Harmony of Dissonance

Ya en 2002 llegaría también a Game Boy Advance, Castlevania Harmony of Dissonance, un Castlevania situado 50 años después del segundo, con el nieto del gran protagonista de los dos primeros juegos Simon Belmont, como protagonista; su nombre: Juste Belmont, su misión: viajar junto a su amigo Max a un misterioso castillo para rescatar a su amiga Lydia, cuya alma es necesaria para resucitar a Drácula 50 años antes de su resurrección natural.

A pesar de pertenecer a la misma consola, Castlevania Harmony of Dissonance es más austero y lento que Circle of the Moon, pero con escenarios un tanto más variados, aunque eso sí, menos plataformeros. Además teníamos nuevos elementos como libros, que al conseguirlos nos darían hechizos que consumirán maná y un nuevo modo de juego llamado Boss Rush, en el que nos enfrentábamos a todos los enemigos del juego de forma continuada. Además, si metemos un código podemos luchar contra Simon Belmont.

En 2003 llega el último Castlevania de Game Boy Advance, Castlevania Aria of Sorrow, uno de los Castlevania más queridos y uno de los mejores juegos de Game Boy Advance. En él controlamos a un estudiante de intercambio en el Japón del año 2035, un estudiante llamado Soma Cruz, que al contemplar el primer eclipse solar del siglo XXI es teletransportado junto a su amiga Mina Hakuba al castillo de Drácula, Castlevania. En el castillo, Soma Cruz descubre que en realidad es una reencarnación del vampiro que parece ser murió definitivamente 100 años atrás, pero ahora un hombre llamado Graham quiere atrapar a Soma para conseguir los poderes de Drácula que tiene en su interior el chico y dominar el mundo.

Castlevania Aria of Sorrow

Esta vez el castillo era más grande y estaba mejor diseñado, con más fases plataformeras que el anterior juego de Game Boy Advance. Para superar las fases podíamos usar nuevas armas como un rifle de protones con las que acabaríamos más fácilmente con algunos de los más poderosos enemigos. Castlevania Aria of Sorrow era mucho más vistoso y más fluido que los anteriores de la Game Boy Advance. Por todo esto este Castlevania es considerado uno de los mejores Castlevania junto a Symphony of the Night.