Inicio > Otras > DS > Sistemas antipiratería en los videojuegos – Parte 3

Sistemas antipiratería en los videojuegos – Parte 3

Llegamos a la tercera y última parte del repaso a los sistema anti piratería en el mundo del videojuego. En la primera parte, pudimos ver algunos de los DRM más inofensivos, en el segundo, algunos de los más agresivos y en este último, repasaremos algunos de los más curiosos. ¡Y es que todo es poco en la lucha contra la piratería!.

En una lista de DRM curiosos, no podía faltar el caso del videojuego japonés Cross Days. Este juego de citas para ordenador, hace a su vez la función de novela erótica, por lo que entenderéis, la vergüenza que supone (especialmente en una cultura como la japonesa) que la familia se entere de que juegas a este tipo de juegos.

Cross Days

Pues bien, tomando esto como base, el DRM iba mucho más allá. La versión de descarga ilegal, incluía un troyano que se instalaba en el ordenador con la instalación del juego y pedía una serie de datos a los jugadores (Nombre, número de teléfono… datos muy personales) y los colgaba en la página web, para que todos supiesen a qué estaba jugando. No contentos con esto, el juego también hacía capturas de pantallas al ordenador y las subía a la red, dejando así a la vista los archivos que tenía la persona en el ordenador (el caso más sonado fue el de un tipo que tenía un libro de literatura erótica sobre plantas).

¿Qué pasaba si el jugador quería que sus datos fuesen retirados de internet? Tenían que admitir públicamente que habían descargado un videojuego porno de forma ilegal. Y hablando de ilegalidades, ¿no estaba la empresa realizando una acción ilegal colgando datos privados en internet e instalando troyanos? Pues no, porque muy inteligentemente, lo añadieron en los términos y condiciones de uso, que evidentemente, nadie leyó… ¡Buena jugada!.

PERO AQUÍ NO ACABA LA COSA…

Otro videojuego que lanzó un DRM bastante curioso fue el videojuego Zak McKracken. Ya hemos mencionado otros juegos de este estilo en este reportaje, como Monkey Island. Aventuras gráficas con unos gráficos pixelados y sentido del humor. Pero también conocidos por su lucha implacable contra la piratería. Pues en este videojuego de LucasArts, había que introducir una especie de símbolos cada vez que queríamos volar a otra región del mapa. Si introducíamos el código mal cinco veces (parecido al sistema de bloqueo de móvil, o tarjeta bancaria), iríamos directamente a un stage llamado “cárcel pirata”, y nos meterían en prisión. Allí no podríamos hacer nada más que escuchar el diálogo de un hombre que nos sermonea desde fuera de la celda, hablándonos sobre copyright, derechos y legalidad… ¡todo un toque de moral al gamer que se atrevió a descargarlo ilegalmente!.

Zak McKracken

El videojuego Crysis Warhead también fue un ejemplo de lucha encarnizada. Este juego solo permitía instalarse cinco veces en cinco ordenadores diferentes, intentando que esta limitación viese mermada la capacidad de copia del videojuego. Pero si solo fuese este el DRM que incluye no estaría en esta sección, así que… ¿qué más hicieron? Básicamente, si el juego detectaba que era una copia ilegal, permitía jugar tan solo a la primera pantalla pero, además… las balas eran pollos. Habéis leído bien, al disparar, por nuestra pistola, en vez de balas salían pollos. Ahora puede parecer un mod como los miles que hay en el videojuego Skyrim (como los dragones con forma de My Little Pony) pero era una medida antipiratería efectiva, especialmente contando con que hablamos de un juego de guerra y que los pollos no llegaban excesivamente lejos…

Retomamos en el reportaje los juegos japoneses, pues esta vez toca hablar de Love Plus (saga de juegos de la que habéis podido leer noticias en esta web) ya que en este juego de citas para DS y 3DS, nos tocará ser todo un galán para conseguir juntarnos con alguna de las chicas del juego y hacer vida de novios. Pues bien, si tenemos una copia ilegal, la chica, una vez nos hemos hecho amigos de ella, estará continuamente cabreada. No podremos llegar nunca al noviazgo, pues literalmente no nos soportará. Pero lo más polémico de todo esto fueron las declaraciones de la empresa: “Intentas conseguir una chica gratis y te odia. Pagas por ella y jugará contigo. Esto es demasiado realista”. No nos vamos a meter a valorar la declaración, pero que cada uno saque sus propias conclusiones.

EL MÁS SONADO

No podíamos terminar el reportaje de DRM sin contar el que podía haber sido el sistema antipiratería más sonado de todos los tiempos: el que querían incluir en The Witcher 2. Al principio el juego no pensó en incluir ningún DRM, pero más tarde (y se entiende que estaría cabreado el hombre por los altos niveles de piratería) las declaraciones del co-fundador del estudio levantaron a todos los piratas gamers del asiento. Y es que, tal y como él dijo, la compañía se encontraba haciendo ciertas negociaciones con páginas de descargas de torrents, para que les pasasen los datos de todos y cada uno de los jugadores que se habían descargado el juego de forma ilegal, para enviarles una carta a casa en la que se estipulaba que debían pagar una alta suma de dinero. ¡Tendrían que haber hecho como Cross Days y haber recopilado ellos mismos los datos! Por supuesto el DRM no se llevó a cabo (hubiese sido probablemente el más rudimentario pero el más efectivo) con lo que se puede contar como una anécdota curiosa (¿y quizá como un adelanto de lo que podría llegar a ser esto en el futuro?).

CONCLUSIÓN

En estas tres partes del reportaje, hemos podido ver muchos DRM distintos clasificados también en categorías que nos han parecido las más adecuadas para definirlos de forma rápida. Nos dejamos algunos en el tintero, como el “gracias por jugar” del videojuego Final Fantasy, transformando la copia pirata en una demo, o el de las vuvuzelas de Michael Jackson, pero creemos haber escogido los que quizá, no siendo tan famosos, han sido todo un alarde de sistema de seguridad.

Y es que es increíble cómo no solo se dedicaban a destrozar la experiencia del juego algunos de ellos, sino como también intentaban concienciar al jugador contra esta lacra, así como utilizaban el propio diseño de videojuego para activar el DRM. La historia de los DRM nos ha demostrado que no se conforman con una advertencia en una pantalla en negro, no, los DRM son otra forma de arte, así como una forma de combate, contra la ilegalidad, dentro de este apasionante mundo, que son los videojuegos.