Inicio > Destacado > Star Wars en los videojuegos (2ª Parte)

Star Wars en los videojuegos (2ª Parte)

George Lucas ya había escrito el guión del episodio II, un guión que llevó el nombre de Las aventuras de Jar Jar a modo de broma, para despistar. Curiosamente un videojuego infantil de aprendizaje llevaba precisamente ese nombre. Imaginaos lo que pudo salir de ahí. En el año 2001 los juegos de Star Wars se estrenaron en las consolas de sexta generación con otro juego de naves, Star Wars: Starfighter, que llegó a PlayStation 2, Xbox y PC. En él pilotamos naves como la ya mítica T-1 antes y durante la Batalla de Naboo controlando a tres pilotos diferentes, uno en el bando de la reina Amidala, otro en el bando de la Federación de Comercio y otro que iba por libre. Tuvo una edición especial ese mismo año que mejoraba los gráficos.

Un juego de carreras basado también en el episodio I y enfocado a los niños que llegó a PS2 fue Star Wars: Super Bombad Racing, con personajes cabezones y naves pequeñitas. Entre los pilotos encontrábamos a muchos de los personajes de La amenaza fantasma como Darth Maul, Jar Jar Binks, Padme, Anakin, Obi-Wan e incluso Yoda.

Un nuevo juego de estrategia de la franquicia llegó en 2001 llamado Star Wars: Galactic Battlegrounds, ambientado en acontecimientos, no solo de la trilogía clásica y en batallas como las de Yavin IV, Hoth o Endor, sino también en los acontecimientos del episodio I y la batalla de Naboo. El juego utilizaba el mismo motor que Age of Empire II y en él debíamos hacer lo que en casi cualquier juego de estrategia, crear edificios, unidades de combate, extraer recursos…uno de los juegos de estrategia de la franquicia más recordados

En el mismo año aparece Star Wars: Rogue Squadron II: Rogue Leader de forma exclusiva en GameCube y mejorando todo lo visto en el primer Rogue Squadron de Nintendo 64. El juego se basaba en la trilogía clásica con niveles como Yavin IV, Hoth, Bespin o Endor, con una campaña oculta en la que formábamos parte del imperio y pilotábamos cazas TIE. Mejoró en gráficos, de hecho todavía hoy nos parecen impresionantes para aquel momento, y en la velocidad de los combates. Además añadió combates espaciales. Todavía hoy es considerado uno de los mejores juegos de Star Wars. Eso sí, a pesar de llegar en 2001 no había contenido de ningún tipo referente al episodio I.

El año 2001 se despidió con un juego un tanto mediocre que estaba pensado para PC hasta que se canceló y se pasó a Xbox, convirtiéndose en un exclusivo de la primera consola de Microsoft. Se trataba de Star Wars: Obi-Wan, un juego en el que controlábamos al joven jedi en tercera persona antes de convertirse en Caballero Jedi cumpliendo misiones para el consejo en planetas como Coruscant, aunque también incluía momentos de la película como la batalla contra Darth Maul en Naboo.

A pesar de lo atractivo que podría suponer controlar a Obi-Wan en sucesos ocurridos antes del episodio I, no tuvo mucho éxito debido a unos gráficos bastante malos, una jugabilidad tosca y un desarrollo un tanto irregular.

Star Wars episodio IIEn el año 2002 había llegado el momento de conocer cómo continuaba la historia al estrenarse en los cines Star Wars Episodio II: El ataque de los clones, en la que veíamos a Anakin Skywalker ya crecidito como un muchacho de veinte años, siendo aprendiz de Obi-Wan Kenobi y enamorándose de la senadora Padme Amidala. A pesar de contar con actores de la talla de Christopher Lee en el papel del sith Darth Tyranus, más conocido como el Conde Dooku (sí, en homenaje a que Lee había sido el Conde Drácula en el cine), de tener a Yoda por primera vez digitalizado y de ver cómo comenzaban las famosas Guerras Clon mencionadas por Obi-Wan en el episodio IV, con la gran batalla de Geonosis entre clones, jedis y droides como preludio de todo, El ataque de los clones es considerada la peor película de la saga, entre otras cosas por la interpretación que Hayden Christensen hace de Anakin Skywalker y de las escenas romanticonas y empalagosas entre Anakin y Padme. Esto no impidió que se aprovechara la película para hacer nuevos videojuegos.

La figura de Boba Fett en la trilogía clásica era para todos muy interesante, pues se trataba de un temido cazarrecompensas del que sabíamos más bien poco. Cuando en el episodio II conocimos que su padre, Jango Fett, descubrimos que fue el que prestó su ADN para crear un ejército de clones, por ello la figura de los Fett se volvió todavía más interesante. En el episodio II pudimos ver cómo Jango Fett moría a manos de Mace Windu (siendo decapitado, para ser exactos) bajo la mirada cargada de odio de su pequeño hijo, el único clon sin crecimiento acelerado que se convertiría en su heredero, Boba Fett. Pero todos queríamos conocer mejor la historia de Jango antes de lo ocurrido en el episodio II.

Para ello se hicieron varios cómics que contaban su historia desde su participación en las Guerras Mandalorianas, y también, en 2002 (el mismo año en el que se estreno el episodio II) se lanzó al mercado para PS2 y Xbox Star Wars: Bounty Hunter, un juego de aventura en tercera persona en el que controlábamos a Jango Fett antes de los acontecimientos del episodio II. Así, vemos cómo Jango Fett realiza trabajos como mercenario y cazarrecompensas y es elegido por el Conde Dooku para crear un ejército clon.

La idea del juego era muy buena tanto en lo argumental como en lo jugable, aunque finalmente se convirtió en un juego con un control mejorable y algo repetitivo. A pesar de ella se trata de un juego interesante y entretenido que seguro saben disfrutar los fans del personaje. Al fin y al cabo estábamos acostumbrados a manejar siempre a los protagonistas (casi siempre jedis) o pilotar naves, por lo que controlar a un personaje como Jango supuso un soplo de aire fresco. No tuvo mala acogida y hasta se hizo un cómic sobre el juego llamado Star Wars: Jango Fett Open Season.

Si os ha entrado el gusanillo os gustará saber que ha salido hace solo unas semanas para PS4 remasterizado y con trofeos.

Si en el año 2001 Starfighter aprovechaba los acontecimientos en Naboo para que controlásemos a tres pilotos de diferente bando, Star Wars: Jedi Starfighter, de 2002, aprovechaba las Guerras Clon para trasladarnos a batallas espaciales pilotando naves del ejército clon. Lo interesante del juego es que salió antes que la película, por lo que en él se desvelaron algunos elementos de ésta. Lo tenéis para comprar en la Store de PS4 con trofeos y remasterizado.

AnteriorPage 2 de 5 Siguiente