Inicio > Reportajes > Un año de PlayStation VR

Un año de PlayStation VR

Hace unos días Sony me mandó un correo electrónico automatizado en el cual me recordaba que estaba cumpliendo mi primer aniversario como usuario de PlayStation VR. Sin duda, un momento emocionante, dado que una vez pasada la sorpresa inicial y los doce primeros meses como usuario de realidad virtual, puedo seguir diciendo sin ningún tipo de pelo en la lengua que se trata de un auténtico pasote. Y aunque como jugador siempre me ha gustado el retro y volver a los clásicos, el descubrimiento de la realidad virtual significó un punto de inflexión para mi disfrute de los videojuegos. Más allá de que la estabilidad y optimización no sea fantástica en algunos títulos (todavía me mareo con algunos) creo firmemente que la realidad virtual está dando mucho de sí.

Un año de PlayStation VR

Lo primero que querría mencionar es que no considero que hoy por hoy vayamos a cambiar el juego tradicional por la realidad virtual. Todos sabemos que esto no va a ocurrir hasta que usar un headset como PlayStation VR no tenga ningún tipo de inconveniente y sea lo más cómodo del mundo (como no llevar nada, dicho de forma clara). Pero como complemento a los juegos normales es una gran experiencia y no la compararíamos bajo ningún concepto con PlayStation Move o Kinect.

Con PlayStation VR realmente tenemos la sensación de meternos en un mundo distinto, de ver las cosas de cerca como si estuviéramos en otro lugar y de disfrutar de una experiencia única. A lo largo de este año he probado distintos juegos y experiencias entre las que hay algunas que entran en esa lista de propuestas que recomiendas sin ningún tipo de duda a quienes se estrenan en la realidad virtual. Otros juegos son para olvidar, porque está claro que no todo lo que se desarrolla en realidad virtual mola (este es un artículo optimista y positivo, así que no habrá menciones en este sentido). He podido ver lo que se avecina y lo que le espera a PlayStation VR e incluso sentir envidia de los usuarios de Vive y Oculus, porque disponen de un catálogo con juegos inéditos en la plataforma de Sony. Algo muy positivo, dado que lo que necesita la realidad virtual es competencia para mejorar día a día. Y un año después de tener el headset en casa y de comenzar a disfrutar de él, estoy más ilusionado que nunca. Tanto que aunque tengo que dividir el tiempo para jugar a juegos que no usan la realidad virtual y los que lo usan, no puedo dejar de pensar en ponerme el headset con la intención de hacer esos viajes tan alucinantes.

Probando nuevas ideas

Lo que necesita PlayStation VR y que parece que por fin se está probando, es crear juegos diferentes. Al principio todo se encasilló demasiado en la primera persona, en los shooter y en los juegos de terror. Tras estos primeros juegos solo podía recordar lo bien que lo pasé con el juego de plataformas que está incluido en The Playroom VR, donde se demostraba el potencial para hacer otro tipo de títulos en realidad virtual. ¿Por qué no se desarrollaban más juegos donde el personaje fuera visible y que no estuviéramos en una obligatoria primera persona? Con el paso de los meses se han comenzado a ver otro tipo de experiencias y juegos y eso es algo estupendo. Eso al mismo tiempo que se sigue trabajando en proyectos de gran calibre que siguen las bases de los primeros éxitos, con primera persona, shooter y terror de por medio.

Para que la realidad virtual de Sony llegue al gran público y se extienda tiene que dosificar sus juegos y experiencias. Es lógico que con una base de usuarios tan reducida no se pueden lanzar tantos juegos minoritarios o de nicho, pero es algo que le vendría muy bien a PlayStation VR. Y no hablamos de juegos exclusivos, sino de títulos que al menos estén optimizados. Por ejemplo, sería genial poder jugar a los juegos de la colección PlayLink con adaptación a PlayStation VR, de manera que se pudiera crear una experiencia de partida más envolvente. Afortunadamente, en PlayStation Store en formato digital sí que hay algunas propuestas muy atípicas.

El empuje del Black Friday

Envidia pura por los usuarios que no tengan PlayStation VR y estén pensando en adquirir el dispositivo, porque Sony lo ofrece a precio especial por el Black Friday. Entre los días 17 y 27 de noviembre se puede conseguir el headset al precio de 299 euros incluyendo en el mismo pack la PlayStation Camera, un juego triple A a elegir entre Skyrim VR y Gran Turismo Sport y el juego PS VR Worlds. Aprovechando la celebración de esta campaña de rebajas también bajan de precio varios títulos muy destacados del catálogo del dispositivo, que pasan a tener un coste especial de 19,99 euros. Entre estos se incluyen Battlezone VR y Farpoint, dos juegos que han causado mucho interés entre los muchos títulos de la plataforma. Quedamos también a la espera de saber si habrá rebajas de juegos de PlayStation VR en PlayStation Store a partir del momento en el que se inicien los descuentos del Black Friday, algo que posiblemente ocurra y que nos permita así aumentar nuestra biblioteca de juegos.

Con las ventas de PlayStation VR que se sumarán en el Black Friday seremos muchos más los poseedores de esta tecnología y lo más probable es que esto anime a Sony a seguir trabajando en exprimir esta tecnología. Aún hay cosas importantes que le pedimos a la plataforma. Por ejemplo, que la compañía lance unos mandos mejores, dado que los PlayStation Move han quedado muy caducos y no consiguen alcanzar el nivel de inmersión que le pedimos a este tipo de juegos (y el arma de Farpoint no es una solución). También nos gustaría que aumentara el catálogo de juegos en formato físico, aunque con el próximo lanzamiento de Ultimate VR Collection ya vamos a estar entretenidos durante unas semanas. Pero en cualquier caso, ¡larga vida a la realidad virtual!