Inicio > Destacado > 50 años de G.I. Joe

50 años de G.I. Joe

Hace unos días, el pasado 22 de mayo, falleció Donald Levine, el que está considerado como padre de G.I. Joe, una de esas marcas de juguetes que todos podemos reconocer. Ha fallecido justo en este año que se está celebrando el 50 aniversario de la marca, la cual debutó en el ya muy lejano año 1964 como un juguete bélico que destacaba por sus puntos de articulación. A lo largo de los años las generaciones de G.I. Joe han sido variadas, triunfando de distintas maneras. Entre los años 80 y 90 la gama de estos juguetes tuvo gran éxito tanto en las jugueterías como en televisión y más recientemente ha tomado la forma de superproducciones de acción real de Hollywood. Incluso, si echamos la mirada atrás, recordaremos que los G.I. Joe llegaron a tener una colección de figuritas de Street Fighter.

Hoy, no obstante, queremos hablar de sus videojuegos, que no han sido pocos, desde su primera adaptación en Atari 2600 hasta el más reciente debut en dispositivos móviles.

G.I. Joe: Cobra Strike

Se le ha perdido el respeto con el paso de los años debido a los cambios de generación, pero la consola Atari 2600 tuvo mucha importancia en términos de catálogo. Hace unos días comentábamos en el reportaje que publicamos sobre la historia de Spider-Man, que el primer juego del arácnido fue para la consola de Atari. Con G.I. Joe ocurre exactamente lo mismo. Se tituló G.I. Joe: Cobra Strike, aunque en Europa tuvieron la indecendencia de transformarlo en un juego de Action Man.

G.I. Joe Cobra Strike

Los desarrolladores, Parker Brothers, se inventaron modos distintos para el monojugador y el multijugador. En el monojugador teníamos que usar una barrera para bloquear los ataques de una gran serpiente que intentaba atacar a los soldados, que iban corriendo de un lado a otro de la pantalla. Mientras lo hacíamos unos cañones disparaban a la serpiente (¡cobra!). En el multijugador la diversión era mayor, dado que el segundo jugador ocupaba el control de la cobra, lo que se convertía en un competitivo de primer nivel.

Este juego se lanzó en 1983.

G.I. Joe: A Real American Hero

Dos años más tarde llega al mercado norteamericano el juego G.I. Joe: A Real American Hero, creado por Epyx para Commodore 64 y Apple II. La forma en la que representó a los personajes principales de la serie y de la gama de juguetes era exquisita, despertando el fan service de los más jóvenes de la época. Los gráficos eran bastante sorprendentes para los estándares y también destacó que tuviera dos estilos de jugabilidad.

El primero nos ponía al control de un tanque para luchar contra los miembros de cobra con una cámara superior. Lo mejor era la elección de personaje entre los distintos héroes de la gama de figuritas, y que se incluían distintos vehículos. Parecía que los desarrolladores pensaran en todo. El segundo modo era de lucha directa uno contra uno, con escenarios muy libres a nivel de movimiento. Hoy día las acciones nos parecen arcaicas, pero los combates eran muy emocionantes.

Action Force

En plena era de los ordenadores de cassette G.I. Joe llega a las tiendas en 1987 con un juego que sabe hacerse notar. Como ya era tendencia en la época, se lanza de manera multiplataforma, para intentar llegar a la mayor cantidad posible de usuarios. Lo vimos en Commodore 64, Spectrum y Amstrad CPC. La jugabilidad principal nos llevaba a controlar un helicóptero mientras disparábamos a diestro y siniestro por las pantallas. Cada una de las versiones contó con personajes distintos y una historia ligeramente personalizada para la ocasión.

Action Force

Action Force II

Un año más tarde se lanza la secuela del anterior juego: Action Force II. Como la mejor plataforma en la que funcionó el título previo fue Spectrum, la empresa Virgin Games decidió volver a encargar el trabajo a The Gang of Five, pero esta vez solo con esta versión. En este caso se quedaba el helicóptero de lado para tomar el control directo sobre el personaje protagonista, quien podía ir cambiando de arma a medida que terminaba las distintas misiones.

G.I. Joe

Aterrizamos en la era de los 8 bits con el lanzamiento de G.I. Joe en el año 1991 para la consola NES de Nintendo. Estuvieron involucrados desarrolladores japoneses, como era tendencia en la época, con el apoyo de la empresa Taxan de por medio. El resultado fue un juego que permitía jugar con seis personajes muy reconocibles, como Duke y Snake Eyes, y que nos introdujo en seis niveles llenos de acción. Para acabar con Cobra había que esforzarse, disparando y saltando como en los juegos de plataformas y acción de la época. Encaja totalmente en la definición de run and gun y tenía una gran cantidad de power-ups que ayudaban a que el desarrollo fuera más emocionante. En algunos momentos podíamos usar vehículos y también había enfrentamientos contra jefes.

G.I. Joe: The Atlantis Factor

De nuevo un pequeño margen de tiempo entre el primero y el segundo juego de la marca para una misma consola. Si el anterior título se lanzó en NES en el año 1991, esta nueva edición se pudo adquirir en 1992. Del desarrollo se ocupó también KID, que ya había creado el juego anterior, ahora la distribución estaba en manos de Capcom. El primer juego ya nos recordó al clásico Bionic Commando, pero en este caso la similitud era todavía más clara.

G.I. Joe The Atlantis Factor

Los controles eran rápidos y los saltos y acciones más variados de lo que podríamos imaginar. Cada uno de los personajes tenía sus particularidades en cuanto a movimientos, por lo que no era lo mismo jugar con un héroe que con otro. Además de los clásicos entre clásicos, se añadía Storm Shadow y Roadblock, entre otros. Fue un juego más rápido que el anterior título de NES, con muchos más saltos.

G.I. Joe Arcade

Del arcade de G.I. Joe realmente hemos llegado a publicar un retro-análisis, por lo que seguro que no os coge por sorpresa que volvamos a hablar de él. Esta máquina utilizaba un sistema de shooter sobre raíles con punto de mira incorporado y un ritmo realmente adictivo. Hasta cuatro usuarios podían combatir mientras disparaban a enemigos, tanques, objetos y otros elementos del escenario que nos pudieran recompensar.

Jugábamos con Snake Eyes, Duke, Roadblock y Scarlett y lo hacíamos partiendo de tercera persona, por lo que siempre veíamos el trasero de nuestros héroes mientras corrían. Llegó a los arcades en el año 1992 de la mano de Konami, que en aquel entonces reinaba en este tipo de juegos.

G.I. Joe: The Rise of Cobra

Damos un salto espectacular hasta el año 2009, momento en el cual se celebra el estreno de la primera película con una adaptación en forma de videojuego. Las críticas no acompañaron al juego, que se vio relegado a un marcadísimo segundo plano. Estuvo disponible de la mano de Double Helix Games en las consolas PlayStation 2, PlayStation 3, Xbox 360, Wii y PSP, mientras que en Nintendo DS hubo una versión distinta con Backbone Entertainment en el desarrollo. Los dispositivos móviles también tuvieron su propia edición e incluso ofreció un estilo bastante competente.

G.I. Joe The Rise of Cobra

Era un juego de acción sin demasiadas pretensiones que, no obstante, entretenía por mucho que gráficamente no fuera gran cosa. Su poco éxito provocó, junto a la situación del mercado, que la secuela cinematográfica no tuviera videojuego oficial en las tiendas.

G.I. Joe: The Rise of Cobra – Basic Training

Ya probada suerte en el sector móvil con el juego anterior, en este mismo año 2009 se dio visto bueno al aprovechamiento de la marca de forma más habitual en este tipo de plataforma. El juego G.I. Joe: The Rise of Cobra – Basic Training también se basaba en la película inicial, pero se fundamentaba en un circuito de entrenamiento donde debíamos practicar en batallas cuerpo a cuerpo o en tiroteos. Contó con tablas de clasificación y se lanzó de forma exclusiva en los dispositivos iOS de Apple.

G.I. Joe: Special Ops

Una jugabilidad tipo Diablo o Marvel Heroes, por poner ejemplos recientes, caracterizó a G.I. Joe: Special Ops, que llegó en el año 2012. No duró demasiado tiempo activo, pero se puede decir que fue la primera intentona social en navegador de la saga. Estuvo disponible en Facebook, donde entró en un momento en el cual la competencia ya era demasiado extrema. La propuesta era que no solo tuviera acción, sino también un claro ingrediente de estrategia.

Los combates se realizarían en arenas donde distintos usuarios podrían hacer grupos para combatir y ganar cada vez más recompensas. No hacía gala de un mal planteamiento y prometía sensaciones diferentes, pero al final no pudo ser y sus creadores prefirieron cortar por lo sano antes de perder más dinero manteniendo el juego online.

G.I. Joe Special Ops

G.I. Joe: Attack on Cobra island

Los fans sacaron provecho al motor Open Bor para crear un beat’m up de G.I. Joe, reutilizando sprites y escenarios que nos sonarán a otros juegos. Entre los niveles de acción clásica se incorporan algunos bonus donde tenemos la oportunidad de controlar un helicóptero para acabar con los oponentes. Este tipo de versiones de fans son habituales (son muchas las adaptaciones de otras series) y su distribución gratuita termina ayudándoles a causar interés.

G.I. Joe: Battleground

No es que sea muy original, pero en 2013 la saga G.I. Joe se pasó al género de las batallas con cartas en móviles iOS por medio de la eterna colaboración entre las empresas DeNA, con sus estudios canadienses, y Mobage. Parte del objetivo se encuentra en reclutar un buen grupo de héroes (cartas) para estar preparados cara al momento en el cual combatamos. Todo se cuidó al máximo, tanto el diseño de personajes como los efectos, consiguiendo ser una buena representación de la licencia tal y como la conocemos.

Los desarrolladores incorporaron más de 100 personajes, acontecimientos conocidos por los seguidores y modo online para participar en batallas muy divertidas. Los fans se encuentran con una unificación de personajes, dado que G.I. Joe: Battleground incluye tanto los de las primeras colecciones de juguetes como los de encarnaciones más recientes del universo G.I. Joe.

G.I. Joe Battleground

Y algo más

Además de estos muchos juegos, los G.I. Joe han tenido sus propias máquinas de bolsillo, juegos muy sencillos pero que tiempo atrás estaban muy extendidos entre todo tipo de usuarios. El legado de los soldados que nos ha dejado su creador, Donald Levine, es notable.